Recursos de contenidos de investigación estructurados sobre migraciones.

"Los CIE ahora no son útiles y nunca lo han sido"

 

  Nombre: Begoña González
Fecha de nacimiento: 14/12/2016
Tipo:

Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/cataluna/2016/12/11/584d2c1046163f5a4f8b4572.html

El brutal asesinato de un militar marroquí y su hijo es el crimen que lleva a Samuel Moncada, un inspector de los Mossos barcelonés, a conocer las atrocidades cometidas en la frontera sur de España. Con este escenario, y tras abordar el tema de la trata de mujeres en su primera obra, Cautivas, y las cloacas de la ultraderecha en su segunda novela, La luz del estallido, Miguel Pajares completa ahora una trilogía del género negro con Aguas de venganza, un relato sobre el tema en el que lleva más de 25 años trabajando: la inmigración y los refugiados.

¿Por qué decidió escribir novelas?
Anteriormente había escrito ensayos, pero ese tipo de libros llegan a otro público. Esta realidad es demasiado dura como para que siga quedando encerrada en círculos pequeños.
Llama la atención la cantidad de violencia policial que sufren los personajes de la novela...
Es llamativa, pero tristemente también es cierta. Aunque cada vez se consigue denunciar más gracias al trabajo que hacen muchas asociaciones en las fronteras, hay violencia policial que sigue quedando impune, muy pocos casos llegan a juicio, y los pocos que llegan enseguida son sobreseídos.
¿Y toda esa violencia realmente frena la llegada de inmigrantes?
Ni mucho menos, al contrario: eso hace que una vez llegan aquí ni se les pase por la cabeza tirar la toalla. Si no hubiera fronteras los flujos migratorios estarían más controlados, porque más gente podría volver a sus países.
Suena un poco extraño...
Sí, pero mucha más gente de la que pensamos está atrapada en España, es decir, las vallas de la frontera son tan altas para entrar como para salir. Si no, ¿cómo se explica que la población suramericana o de Europa del Este se haya reducido tanto en estos últimos años? Ellos pueden volver en avión y la mayoría tienen permiso de residencia, pero los subsaharianos que recogen chatarra han llegado aquí saltando las vallas o metiéndose en barcazas.
Y muchos acaban en los CIE.
Algunos acaban en los CIE, sí, pero estos centros no son útiles ni lo han sido nunca. Fueron diseñados para controlar los flujos migratorios, pero realmente ¿tiene algún efecto que terminen devolviendo al año unas 7.000 personas de las cerca de 700.000 que entran? Además, en esos centros hay personas retenidas que no han cometido ningún delito, y se vulneran sus derechos más básicos, como el de recibir vistas e incluso el de tener una asistencia médica en condiciones.
Entonces, ¿mejor cerramos los CIE?
Por supuesto. Deberíamos aprovechar que ahora algunos ayuntamientos y colectivos están más puestos en el tema y presionar al Ministerio del Interior para que actúe
¿Qué hay de la cuota de inmigrantes que deberíamos haber acogido durante 2016?
Bueno en primer lugar, son refugiados, no inmigrantes. Todos los gobiernos firmantes de la Convención de Ginebra, entre los que están España y el resto de países europeos, están obligados a acoger a los solicitantes de asilo, pero no hay ningún tratado que obligue a los estados a acoger inmigrantes. Debemos cuidar mucho el lenguaje que utilizamos y prestar atención al que usan los gobiernos, porque hoy en día rechazar inmigrantes incluso genera votos, pero rechazar refugiados es bastante más impopular.
¿Cree que la situación mejorará en los próximos años?
Tristemente, no veo un cambio factible a corto plazo, pero hay que seguir denunciando lo que pasa en las fronteras. Poder denunciar la violencia y las injusticias las hace más punibles y eso ayuda a acabar con ellas.