Recursos de contenidos de investigación estructurados sobre migraciones.

Radio Gaga: el altavoz de los que nadie escucha

 

  Nombre: Jorge Benítez
Fecha de nacimiento: 27/06/2017
Tipo:

Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/papel/pantallas/2017/06/19/5947932de2704edb508b45c8.html

Es la otra España: la silenciosa y corajuda. La que no sale en los medios, salvo en parpadeos lacrimógenos o en páginas de sucesos. Una España de verdad, con alegría en sus tristezas, de gente de una pieza que no habla por falta de voz, sino de altavoz. El 22 de junio el canal #0 (Movistar+) estrena Radio Gaga, un programa en el que una furgoneta convertida en estudio de radio recorre la geografía española con una misión: escuchar a gente que tiene mucho que contar.

Sus estaciones serán un centro de salud mental (León), un barrio sevillano difícil, un pueblo terminal de Teruel, una residencia asturiana donde conviven ancianos y jóvenes, un centro de acogida de inmigrantes y un instituto terapéutico para pacientes con lesiones medulares de Barcelona. El volante de esta singular autocaravana está en manos de Quique Peinado y Manuel Burque.

Quedamos con estos locutores difíciles de catalogar (afortunadamente), de perfil de LinkedIn tan versátil como extenso. Peinado es periodista, guionista, columnista de PAPEL y rostro popular de la sobremesa televisiva (Zapeando). Burque escribe, actúa y también es cómplice de Javier del Pino en A vivir que son dos días. «Cuando me llamaron pensé inmediatamente en Burque y fue guay porque la productora ya estaba interesada en él. Yo no dudé, pero me sorprendió que desde el principio nos vieran capacitados para hacerlo porque visto desde fuera parecía arriesgado... La verdad es que es un regalo para nosotros», dice Peinado.

Radio Gaga nació en Bélgica de la mano de Dominique Van Malder y Joris Hessels, unos actores que han recorrido el país en su furgoemisora para escuchar a los más desfavorecidos. Fue tal el éxito de su iniciativa radiofónica que pronto sus andanzas llegaron a la televisión con un formato documental que ha llamado la atención de cadenas de todo el mundo. «Cuando le pedimos consejo a Dominique y a Joris no dejaban de repetirnos: '¿Cómo escucharías a un amigo que te cuenta un problema? Sin juzgarle, ¿no? Pues eso hacemos nosotros. Si te tienes que quedar callado dos minutos porque no te sale otra pregunta, pues te quedas callado'. Nunca se le ha dado tanta voz a la gente que vive en los márgenes. Nadie les había dicho: háblame durante una hora y media», dice Burque.

En una cultura tan audiovisual fascina que un 65% de españoles escuche cada día la radio.
Q.P: Radio Gaga nos reafirma que la radio es la hostia. El ambientillo que hemos sacado en las entrevistas es gracias al estudio. Hay que tener en cuenta que las cámaras están lejos y que los operadores no están allí. Ese rollo de intimidad es clave para que la gente nos cuente cosas. M.B: Al principio estábamos nerviosos, pero cuando nos pusimos los cascos y la gente de afuera escuchaba el programa que se emitía, nos relajamos y empezamos a hacer lo que queríamos. Se genera un ambiente de escucha mágico. Algo increíble.
La televisión a veces cae mucho en el paternalismo cuando trata temas sociales complejos...
Q.P: Era fundamental evitar eso. Yo empatizo contigo, porque es imposible no hacerlo. Pero no estoy aquí para que llores, sino para que cuentes tu movida.. Sin olvidar que esto es un programa de tele y no somos ángeles salvadores. Hay empatía natural y cero paternalismo. M.B: Al final que Quique sea Quique y yo sea yo hace que escuchemos con naturalidad. Queríamos conocer a la persona, no nos interesa el morbo. Desde el inicio lo tuvimos claro. Por supuesto que hay momentos muy emocionantes, pero son emociones positivas. Te encuentras con historias muy duras que muchas veces te hacen recuperar la fe en el ser humano... Q.P: En estas historias tú te puedes ver allí y no por un cataclismo. Es imposible abstraerse de eso, es imposible no empatizar.

El programa radiofónico que conducen Peinado y Burque es el catalizador de cada uno de los seis episodios de Radio Gaga. No sólo son testimonios, es un cuadro del entorno de los protagonistas, de su familia, de sus vecinos. Burque lo resume así: «El invitado es la voz en off de su propia vida».

PUBLICIDAD

Este programa, producido por DLO, pretende luchar contra muchos prejuicios sociales, desde el estigma que sufren los enfermos mentales hasta los estereotipos de los habitantes de un barrio como el de Las 3.000 viviendas de Sevilla. El público podrá conocer a una mujer con una vida rota que sale adelante gracias al apoyo de un centro público, a un anciano que resume su larga vida en tres decisiones o a una inmigrante que sobrevive haciendo trenzas en un paseo marítimo. Es la dignidad de los anónimos.

¿Os habéis encontrado con alguien cuya historia os suene muy cercana?
M. B: A mí me impactó mucho la visita al centro Guttman porque mi madre es lesionada medular. Volví a vivir un tema que ya tenía integrado. La verdad es que veía a mi madre en cada uno de los invitados Q.P: Historias como la de Chari, una mujer que viene de un ambiente de drogas del Madrid de los últimos 80 y primeros 90 me toca de cerca porque yo viví en el barrio. También hay una pareja de Las Palmas con mi edad que tiene una niña que sufrió el atropello de un coche y que tiene los mismos años que mi hijo mayor. Evidentemente, son cosas que...

Radio Gaga son nuestras Historias de la radio de hoy. Desde su estudio cuentakilómetros los locutores van a ejercer la escucha activa, sin pretensiones. No buscan titulares, ni sacar temas que al invitado le resulten desagradables. Más que preguntar quieren conversar y eso es tan serio como revolucionario. Ya nos lo advirtió la canción de Queen que da título al programa: Tú tuviste tu tiempo, tú tuviste el poder/pero todavía está por llegar tu mejor momento/radio.