Recursos de contenidos de investigación estructurados sobre migraciones.

Así se vacía un barrio por culpa de la gentrificación: el caso de Lavapiés

 

  Nombre: M Fecha de nacimiento: 06/08/2017
Tipo:

Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/grafico/madrid/2017/08/06/596cdf3ee2704e07148b45eb.html

"Gentrificación, famosa palabra", decía el portavoz adjunto de Ciudadanos, Daniel González, en el pleno del distrito Centro de Madrid del 18 de mayo. Un mes antes, el concejal del distrito, Jorge García Castaño, de Ahora Podemos, cuestionaba el término: "No me gusta el concepto, no lo utilizo y creo que no es lo que está pasando". La gentrificación o elitización residencial es, en su acepción más estricta, el proceso por el que "la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor". Aunque ahora esté en boga, el fenómeno no es nuevo. Ya en los años 60 se observó en Nueva York y ha llegado a París, Berlín o, más cerca, al barrio de 'La Magdalena' en Zaragoza, 'El Cabanyal' en Valencia, el 'Barrio chino' (ahora Raval) en Barcelona o Chueca, Malasaña y Lavapiés en Madrid.

Las asociaciones de vecinos del centro relacionan este proceso con la pérdida de población. Madrid pierde habitantes desde 2010 - aunque en 2016 tuvo lugar un repunte-, pero el distrito Centro es, en proporción, el más afectado: tiene un 9% de población menos que hace siete años, cerca de 13.000 vecinos, con datos del padrón municipal. Dentro del distrito, la zona de Lavapiés - Embajadores es la que más disminuye, con una población un 11% inferior que el año en que el padrón comenzó a encoger. Aquí, los inmigrantes son los más desplazados, que pasan de ser el 33% de la población en 2010 al 24% en enero de 2017.

El siguiente gráfico muestra solo los movimientos internos en la capital cuyo origen o destino es el distrito Centro. Así, se puede ver de dónde vienen y a dónde van los vecinos de la zona, que aparece desglosada por barrios.

Teniendo en cuenta los movimientos internos, más de 23.200 vecinos se han ido de Embajadores en los últimos siete años. Mientras, otros 19.200 llegaron de diferentes distritos al barrio, convirtiéndolo en la zona con saldo demográfico interno más negativo: unos 4.000 vecinos menos. A ellos se suman los que directamente cambiaron de municipio, que dejaron una cifra negativa de 2.000 vecinos durante el periodo analizado.

El éxodo más repetido con diferencia es desde el barrio de Lavapiés -Embajadores al distrito más cercano, el de Arganzuela: más de 4.400 personas se mudaron entre 2010 y 2016. Sin tener en cuenta aquellos que decidieron cambiar de barrio pero sin salir del Centro, el siguiente movimiento más repetido, aunque de lejos (unos 1.600 desplazamientos menos), es el inverso: de Arganzuela a Embajadores. Los otros dos distritos que acogen cada vez a más vecinos de Lavapiés son Carabanchel y Puente de Vallecas.

Si bien el desplazamiento es un hecho, la elitización es menos demostrable. Desde el departamento de estadística del Ayuntamiento informan de que no hay datos disponibles de renta a nivel de barrio más atrás de 2013, por lo que no se puede mostrar si efectivamente se ha producido esta elitización en términos monetarios. Sin embargo, apuntan que el nivel de estudios "es un buen predictor de la renta". Desde 2011, primer dato disponible, hasta 2016, todos los barrios han elevado su proporción de titulados superiores. Pero unos más que otros: el ránking lo copan los distritos de Chamberí, Salamanca, Retiro, Chamartín y Centro. Concretamente en el barrio de Lavapiés - Embajadores los titulados superiores se han incrementado cerca del 9% en cinco años, cuatro puntos por encima de la media de la ciudad.

¿Y el turismo?

Tanto el presidente del distrito Centro y vecino de Lavapiés, Jorge García Castaño, como su homóloga en Barcelona, Gala Pin, prefieren hablar de "gentrificación 4.0", que incluye el fenómeno de la 'turistización'. "No se trata de un proceso clásico de gentrificación", considera Castaño. "El factor determinante es el turismo" que, añade, desplazaría a los vecinos en favor de una población flotante "No niego el fenómeno, sino todo lo contrario. Pero hay que ponerle causas concretas, ver qué tipo de problema hay. Más allá de debates teóricos", aclara Castaño.

En esta línea, para conocer la dimensión del problema, el Ayuntamiento encargó un informe sobre vivienda turística en el distrito Centro que fue publicado en mayo. En el mismo se explica cómo la gentrificación, si bien en Malasaña fue más "ortodoxa", en Lavapiés ha sido más fugaz y ya se ha entrado de lleno en un proceso de 'turistización'. Para el arquitecto Álvaro Ardura, que fue consultado para el informe, es peor "porque se genera una 'no población'; es más grave y va mucho más rápido". Al final, coincide en que los barrios 'turistizados' son aquellos que ya están en estado de gentrificación avanzada y, por tanto, preparados para acomodar a los nuevos inquilinos, fijos o flotantes. "No me imagino Lavapiés atrayendo turismo si no hubiera sido tocado durante todos estos años", afirma el sociólogo Jorge Sequera, que estudió el proceso de gentrificación en dicha zona, refiriéndose a inversión de capital público y a la proliferación de espacios culturales en busca de esa 'clase creativa' que otros llaman 'hipters' o 'yuppies'.

García Castaño asegura que los efectos se palpan día a día: "En la mesita de la entrada que suele haber en los bloques todos los días hay un anuncio de 'compro piso'. Esa compra se está destinando al alquiler vacacional, de uso turístico, y afecta de forma muy importante al [precio del] alquiler". Lavapiés tiene en la actualidad, según el portal inmobiliario Idealista, 189 anuncias de viviendas en venta y 223 anuncios de viviendas en alquiler. Es el decimoquinto barrio con mayor tasa de alquiler: el 55%. Malasaña ocupa la tercera posición, tras Ibiza (Retiro) y Arapiles (Chamberí). En cuestión de precios, Lavapiés es hoy el quinto barrio con el metro cuadrado de alquiler más caro de Madrid, por detrás de Chueca, Recoletos, Malasaña y Huertas.

El portavoz del distrito centro del Partido Popular, Julio Alonso Leal, defendía en el pleno de abril la gestión de su gobierno: "El Partido Popular a lo largo de la historia ha conseguido que el Distrito Centro sea una zona a la que la gente quiere venir, un distrito que asume turistas". Para él no es comprensible que se pretenda frenar, según su percepción, la llegada de visitantes, "con la cantidad de puestos de trabajo que generan (...). En Madrid, el turismo supone un 12% del Producto Interior Bruto, se está hablando de puestos de trabajo, de familias", expresaba.

Lavapiés, de 'arrabal' a barrio 'cool'

El sociólogo Daniel Sorando y el arquitecto Álvaro Ardura enumeran en su libro 'First we take Manhattan. La destrucción creativa de las ciudades' las cuatro fases del proceso de gentrificación: abandono, estigma, regeneración y mercantilización. Dentro de nuestras fronteras, no en todos los casos el fenómeno llegado hasta el final. Sin embargo, "fuera de España estos procesos son muy rápidos", apunta el decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, José María Ezquiaga. Alude así a casos visibles y que se desarrollaron con celeridad como los aledaños del parque de la 'High Line' de Manhattan, Nueva York, que tras su reforma, finalizada en 2014, se ha convertido en una zona costosa. "Algo parecido aquí sería la zona de 'Madrid Río', donde ha aparecido un nuevo barrio", compara Ezquiaga, quien menciona también el caso de Notting Hill en Londres, que de barrio alternativo ha pasado a ser una zona cara.

Alternativo es un adjetivo que encaja con la imagen de Malasaña o Lavapiés y que se repite en los estadios de regeneración de barrios gentrificados. La combinación de "cultura y civismo" es, siguiendo a Sorando y Ardura, el "sueño dorado de los urbanistas y los gobernantes locales". A rebufo de inercias culturales propias de la zona, el mercado inmobiliario también ha podido beneficiarse del impulso que la inversión pública ha dado a la zona.

Y es en la inversión pública donde pone el foco y la causa el sociólogo Jorge Sequera, que apunta en su tesis una "revalorización selectiva" de Lavapiés ,cuyo responsable es la administración y concretamente el área de urbanismo. El barrio es desde 1998 una de las zonas de rehabilitación preferentes. Desde el año 2003 hasta 2012, según su investigación, que cuenta con datos aportados por la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), el 46% del presupuesto público destinado a la rehabilitación se concentró en Lavapiés (sumando las aportaciones del Ayuntamiento, la Comunidad y el extinto Ministerio de la Vivienda). Hoy, el Consistorio confirma la tesis: "El modelo anterior apostaba por una "inversión muy fuerte en el centro histórico, que se ha sostenido en el tiempo, haciendo que ese centro sea tractor de la actividad pero también dando lugar a la gentrificación", explica la arquitecta Raquel del Río, asesora del Delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. Ahora, cuenta, la estrategia se basa en incrementar la inversión pero que ésta se distribuya por más zonas, con el objetivo de llegar al 42% de la población del municipio.

La también arquitecta y asesora de Calvo, Pilar Pereda, defiende que desde el ayuntamiento pelean contra la degradación de los barrios: "Nuestro Plan MAD-RE, nuestra política, va en el orden contrario, de recuperar los barrios, no de seguir invirtiendo en que el centro se convierta en esta especie de parque temático", tal y como denuncian los vecinos. Vecinos que viven en los barrios donde Ahora Madrid obtuvo sus mejores resultados: un 56% de los votos en Lavapiés y un 48% en Malasaña, y que demandan acciones.

Por su parte, el Decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, que cuenta con amplia experiencia en el Ayuntamiento y fue asesor del área de urbanismo en tiempos de Alberto Ruiz Gallardón como alcalde, entre 2005 y 2007, sostiene que la gentrificación es un producto del mercado en la que no necesariamente la administración es responsable: "Cuando una zona urbana mejora, por actuaciones urbanísticas o porque gana posiciones en el imaginario colectivo, se produce una mayor demanda de todo en ese ámbito". Coincide así con Sequera en que en el barrio de Chueca la gentrificación no vino inducida por la inversión pública, sino que es un barrio que "iba bien solo" y al que empezó a acudir gente, principalmente de la comunidad gay, con "otro estilo de vida", que lo transformaron en un barrio de moda.

"Lavapiés estaba muy mal. Pasó de ser un barrio de personas muy mayores a un barrio de inmigrantes que vivían en pisos patera. Necesitaba rehabilitación pública", opina Ezquiaga. Aunque añade que la expulsión que provoca la gentrificación es un "problema" que, en su opinión, debería solucionarse con "políticas públicas compensatorias: control de precio del alquiler y oferta de alquiler público". García Castaño coincide con ambas propuestas: "Sin duda, hay que hacerlo", asevera. "Pero será a largo plazo y más costoso. Regular las viviendas de uso turístico es más efectivo, más fácil y no es excusable".

El representante del PP, Julio Alonso Leal, observa también matices positivos en la gentrificación de Malasaña, Chueca o Lavapiés gracias a las inversiones pasadas de su grupo: "Los vecinos de Lavapiés están poco a poco consiguiendo mejorar un barrio que estaba totalmente degradado y los planes de Barrio elaborados por el Partido Popular han conseguido que el barrio empiece a respirar", se jactaba en el pleno del distrito celebrado el pasado mes de abril. Para este concejal, el problema actual es el "incumplimiento de normas" que permiten, según su percepción, Ahora Madrid y el PSOE. Concretamente, señala que las terrazas campan a sus anchas, se permiten los manteros y se reduce el número de policías, lo que hace que los vecinos "vivan cada día peor".

Precisamente uno de los objetivos fundamentales del Plan de Acción para Lavapiés del año 2005 era incrementar la seguridad. En 2009 llegó la videovigilancia y la mayor presencia policial, que se duplicó en el distrito Centro. "Lavapiés forma parte del corazón de la ciudad y con esta actuación se convertirá en un punto de interés de cara al turismo", aseguraba el entonces delegado de Seguridad y Movilidad, Pedro Calvo. El aumento de la seguridad en las zonas previamente estigmatizadas es otro de los pasos que se repiten en los procesos gentrificadores. Los barrios peligrosos ya no dan miedo. Los centros urbanos se preparan para ser consumidos y, al final del proceso, cuentan Ardura y Sorando, "la sofisticación sucede al estigma".