Recursos de contenidos de investigación estructurados sobre migraciones.

EL RACISMO INSTITUCIONAL QUE VIENE: ¿CAMBIOS LEGISLATIVOS PARA BLOQUEAR A LOS MIGRANTES EN CANARIAS?

 

  Nombre: Cristian Sima Guerra
Fecha de nacimiento: 09/05/2021
Tipo:

Fuente: Canarias Semanal
URL relacionado: https://canarias-semanal.org/art/30446/el-racismo-institucional-que-viene-cambios-legislativos-para-bloquear-a-los-migrantes-en-canarias

Como estamos comprobando los movimientos sociales, las personas que a título individual están apoyando a los migrantes africanos que llegan a las islas por vía marítima y los propios migrantes, hasta ahora España ha incumplido su propia legislación de extranjería utilizando la excepcionalidad que supone el Estado de alarma que continua vigente. Esta excepcionalidad y el covid 19 se utilizan como coartada para incumplir normativas como que los migrantes deben estar, como máximo, 72 horas en los macrocampamentos (que debido a sus condiciones calificamos sin exagerar de campos de concentración) y, sobre todo, para encarcelarles en Canarias e impedirles moverse por el territorio español una vez obtienen el NIE. Y para llevar a cabo esta criminal política racista las excusas son el coronavirus, las restricciones sanitarias y el estado de alarma.

 

 

   Sin embargo, si el Estado de alarma se desactiva el 9 de mayo, el gobierno no podrá ya, al menos con tanta facilidad, utilizar la excepcionalidad  para seguir incumpliendo esta legislación. Es decir, España no podrá contar con el mecanismo del Estado de alarma para bloquear y encarcelar migrantes en el archipiélago. Por esta razón, el gobierno va a necesitar un nuevo mecanismo que  les permita mantener el bloqueo. Y de momento todo parece indicar (aunque podemos estar equivocándonos) que ese mecanismo va a ser legalizar el bloqueo de migrantes en Canarias a través de la reforma de la ley de extranjería. ¡Y hoy Escrivá, del ministerio de migraciones, acaba de anunciar una reforma de dicha ley!

 

 

 

     Debemos adelantar, para que no nos pille por sorpresa luego, que la jugada, de llevarse a cabo, será la clásica maniobra del PSOE. Primero, se presentará un borrador progresista de la reforma de la ley de extranjería, con una elevada apariencia de progreso y anti-racismo. Luego, en esa reforma de elevada apariencia progresista meterán, en la letra pequeña y de forma disimulada, mecanismos que en la práctica les permitirán bloquear a los inmigrantes legalmente en nuestras islas. Eso significa que no va a ser una ley que diga abierta y explícitamente que será para bloquear a los inmigrantes. No, no son tontos. Más bien será una ley que incluso contendrá muchos aspectos positivos y hasta progresistas que irán acompañados, de algún modo, de unas exigencias o requisitos especiales para que los migrantes puedan ir desde Canarias a España. Requisitos que serán prácticamente imposibles de cumplir para la gran mayoría de los migrantes, y así seguirán encerrados aquí, pero ahora con todo el peso de la ley. Además, estos aspectos positivos de la ley harán que los medios progresistas "le den buena prensa" a la reforma de la ley de extranjería (y habrá hasta algún opinador muy decolonial y muy racializado que nos contará en sus artículos lo buena y necesaria que será esta ley, al fin y al cabo, los estómagos agradecidos y los Tío Tom siempre están ahí para ser buenos servidores de la burguesía) y, es más, con toda seguridad veamos a Unidas Podemos respaldar esta nueva infamia. El clásico del PSOE. Te vendo social-liberalismo y racismo puro, pero disfrazado de progreso, derechos y avance. Casi que me recuerdan a Joe Biden, oiga.

 

 

   Este es el nuevo racismo institucional que se viene: la legalización de este nuevo recrudecimiento del racismo institucional contra el migrante, que podrá verse bloqueado y hacinado en macrocampamentos con respaldo legal. Si no paramos esta nueva gesta reaccionaria del "gobierno más progresista de la historia" podremos acabar como en Grecia, donde desde hace 5 años (¡desde 2016!) se bloquean refugiados, desplazados y migrantes. Precisamente porque Grecia hizo justo esto: a través de sus acuerdos con Turquía, Grecia reformó sus leyes migratorias y comenzó a aplicar requisitos especiales en las islas, de modo que legalmente puede bloquearlos en ellas e impedir su entrada al continente. De ser cierto lo que exponemos, se aproxima un recrudecimiento legalizado del racismo que, tras contar con el apoyo de la ley, con toda seguridad tendrá "legitimidad" para aumentar su brutalidad contra el migrante. Y encima veremos que el actual gobierno tendrá la cara de hacer todo esto en nombre del progreso y de parar a la ultraderecha.