Recoge informaciones sobre cursos de formación destinados al profesorado.

Cepaim lanza la campaña solidaria #SinCasaCovid19 destinada a los "asentamientos chabolistas" de la Región

 

  Nombre: Marivçi Martçinez
Fecha de nacimiento: 25/04/2020
Tipo:

Fuente: Murcia Economñia
URL relacionado: https://murciaeconomia.com/art/68829/cepaim-lanza-la-campana-solidaria-sincasacovid19-destinada-a-los-asentamientos-chabolistas-de-la-region

Cepaim se constituyó el 5 de mayo de 1994, como Consorcio de Entidades para la Acción Integral con Migrantes, en un intento de articular una estructura en red entre organizaciones del tercer sector de acción social, especializadas en los procesos de integración de las personas inmigrantes y refugiadas que se conocieron años antes en el marco de la Red Europea Puzzle. Hoy entrevistamos a su presidente, Juan Antonio Segura, quien nos cuenta la amplia labor que realizan actualmente.

[Img #69770]

Para quienes no lo conozcan, ¿Qué áreas de actuación son las que trabaja actualmente en su fundación?. 

Efectivamente, Cepaim nace en mayo de 1994 como un consorcio de entidades sociales para dar respuesta ante  la necesidad de articular en España, una estructura estatal de coordinación entre actores diversos,  en un intento de aglutinar y coordinar a entidades del tercer sector de acción social, con la administración local. El consorcio Cepaim se transforma en fundación en 2008, en un intento de  impulsar un nuevo proceso de articulación de una entidad fuertemente consolidada a nivel estatal, con capacidad de abordar con más capacidad los múltiples factores que afectan a la sostenibilidad de las entidades del tercer sector de acción social. 

En este camino hemos vivido grandes hitos que han marcado nuestra forma de trabajar, nuestras metodologías y nuestras estrategias de intervención. Hoy la centralidad de nuestro trabajo y las ideas fuerza que guían nuestras intervenciones son la interculturalidad, la convivencia, la justicia social, la participación, la cohesión social, la transparencia  y la igualdad.

Fundación Cepaim desarrolla su acción social en ocho áreas de intervención que van desde la acogida humanitaria, la acogida de refugiados y la acogida temporal de personas en situación de calle, contando con unas  3.000 plazas de acogida en toda España, de las cuales 600 están en la Región de Murcia.

La Fundación Cepaim es hoy una organización no gubernamental sin ánimo de lucro con ámbito estatal e internacional integrada en la Red Española de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión y en la Plataforma del Tercer Sector de Acción Social. ¿Cuál es su ámbito de actuación a nivel nacional, a cuantas personas se les presta servicio?.

Fundación Cepaim cuenta en estos momentos con 36 centros territoriales abiertos en las Comunidades Autónomas de la Región de Murcia, Andalucía, Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña, Madrid, Castilla y la Mancha, Castilla y León, Extremadura y la ciudad autónoma de Ceuta. Una organización en donde desarrollan su labor social unas 1.500 personas, de los cuales 900 son profesionales contratados y el resto personal voluntario,  atendiendo en 2019 de forma individual a  más de 35.000 personas en el marco de los servicios y programas encuadrados en sus ocho áreas de intervención, habiendo participado en acciones grupales  más de 90.000 personas en toda España.

En la Región de Murcia, cuentan con varias sedes. 

Nuestra fundación tiene unas raíces muy murcianas, por lo que nuestra implantación en la Región es muy significativa, manteniendo en esta Comunidad algunos de nuestros servicios centrales a nivel estatal en los ámbitos de la gestión administrativa y laboral de la entidad. En estos momentos contamos con centros de trabajo abiertos en Murcia ciudad, Beniajan, Cartagena, Lorca, Molina de Segura, Alguazas, Lorca y Torre Pacheco, teniendo prevista la apertura de un nuevo centro en la ciudad de Totana. Contamos en la Región de Murcia con 291 profesionales contratados, acreditando la capacidad de generación de empleo que tiene a presente y a futuro la atención a las personas. En 2019, a nivel regional hemos trabajado a nivel individual con 8.359 personas y han participado en acciones grupales unas 10.000 personas.

Imagino que la crisis por el coronavirus también os está afectando como fundación. ¿A qué personas les está afectando más la crisis?.

La crisis del coronavirus nos está afectando a nivel global, como país, como  región y  a todos los actores sociales que intervenimos a nivel socioeconómico, incluidas las organizaciones sociales del tercer sector de acción social, entre las cuales se sitúa la Fundación Cepaim, pero una vez más, esta crisis está afectando en mayor medida a las personas más vulnerables de nuestra sociedad, a las personas y familias que aún no habían salido de las consecuencias de la crisis de los años 2007 y 2008 y que ahora se enfrentan a esta nueva crisis con menos recursos y con menos opciones de salir airosos. Hablo precisamente de las personas y familias con las que viene trabajando la Fundación Cepaim.  

Si con anterioridad a la crisis del coronavirus que estamos viviendo, la Región de Murcia presentaba unos indicadores socioeconómicos débiles en el contexto estatal y europeo, con una tasa de pobreza y exclusión social del 32,7% de nuestra población, por encima de la media nacional que se situaba en el 26,1%. Con un 7,1% de población en condiciones de pobreza severa y un 5,5% en una situación de privación material severa. Si antes del coronavirus 3 de cada 10 personas de esta región estaban en situación de riesgo de pobreza y exclusión social, 2 de cada 10 tenían un trabajo precario que no les permitía salir de la pobreza, si un 15% de nuestra población sufría pobreza energética y 3 de cada 10 menores de 16 años estaban en situación de pobreza y exclusión social. Es evidente que esta pandemia y sus consecuencias van a situarnos como región ante unos indicadores socioeconómicos peores a los ya de por si presentábamos.

¿Cuáles son las principales carencias, necesidades y problemas que están surgiendo con el coronavirus?.

Esta crisis nos esta permitiendo hacer visibles muchas realidades sociales injustas que permanecían ocultas en el anonimato del olvido, pensando que solo afectaban a las propias personas en situación de pobreza y exclusión social, pero que no era algo que nos podía afectar al conjunto de la ciudanía y a todos nos incumbía. Hoy sabemos que retos sociales como la pobreza y la exclusión social nos afectan a todos y todos estamos llamados a abordarlos y trabajar de forma conjunta por buscar y desarrollar soluciones. Este virus nos está haciendo recuperar la visión sobre realidades olvidadas, permitiéndonos por un momento ponernos en su situación y saber que también a nosotros nos puede pasar, de no actuar frente a sus causas.

Hablo de las personas sin techo, de la realidad de los asentamientos chabolistas, que hay gente que no puede quedarse en casa, porque no la tiene, que no puede lavarse las manos, porque no tiene acceso al agua, que contamos con miles de personas trabajando en economía sumergida, en el cuidado de nuestros familiares, en la agricultura o en servicios, personas que ahora no tienen nada y que tampoco pueden acceder a las ayudas. Estamos descubriendo la importancia de los servicios públicos, como la sanidad, la educación y los servicios sociales, la importancia del trabajo esencial de las ONGs, como actores que intervenimos en el ámbito sociosanitario.

Estamos aprendiendo que no podemos recortar la calidad de los servicios públicos en aras del objetivo del déficit público, que para tener unos servicios sociales de calidad y una sanidad de calidad, es necesario una fiscalidad justa y progresiva, que no podemos olvidar el cuidado de nuestro planeta y de nuestro entorno, que es necesario repensar nuestro modelo de crecimiento, para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo inclusivo sostenible, para nosotros y para las generaciones futuras. Ojalá y todos estos aprendizajes no caigan en la habitación del olvido cuando todo esto pase.

¿Un ejemplo claro lo podemos encontrar en personas que no poseen una vivienda  digna, hacinamiento,  no cuentan con los medios necesarios especialmente de higiene por ejemplo acceso al suministro de agua potable, etc?

Hoy que escuchamos por todos lodos esa necesaria recomendación de quedarnos en casa, es necesario que recordemos que hay miles de personas que carecen de una casa en condiciones de dignidad en donde quedarse.  Unos cuatro millones y medio de personas sufren la exclusión residencial, habitando infraviviendas en barrios degradados, segregados, olvidados,  sin condiciones de habitabilidad mínimas para pasar el confinamiento ante el coronavirus. Pero de ellas, casi 15.000 personas lo hacen en asentamientos chabolistas en entornos rurales o urbanos, con chabolas hechas de plástico y enseres abandonados, en cobertizos, naves abandonadas u otras instalaciones precarias.

No podemos permitir que las personas que residen en asentamientos chabolistas, permanezcan ni un minuto más, fuera de la protección del escudo social ante el coronavirus, ya que, las precarias condiciones materiales en las que residen; aisladas, sin acceso al agua, al saneamiento o la electricidad, en hogares que son ruinas, construidos con desechos; constituyen un ecosistema óptimo para la propagación del virus.

Desde Cepaim estamos pidiendo una intervención inmediata en los asentamientos, una realidad que no ha surgido con la epidemia del Coronavirus, sino que es permanente en España y también en la Región de Murcia, durante demasiados años, en los cuales no hemos sido capaces de poner en marcha una estrategia integrada y participada por los diversos actores implicados en esta lacra. Por el contrario, en determinados momentos, ha parecido una realidad invisible que nadie quería ver, nadie quería intervenir. Ante la pandemia del COVID19, es urgente una intervención inmediata en los asentamientos, garantizando la reubicación de los más vulnerables, el acceso al agua, la desinfección de las zonas, el reparto de kit de higiene y alimentación, la información y la atención a necesidades básicas.

¿Qué otros problemas son los que estáis encontrados en este Estado de Alarma?.

En el actual contexto de Declaración del Estado de Alarma, son muchas las personas inmigrantes con un permiso de residencia y trabajo en vigor que han perdido sus empleos por este motivo, tanto de forma definitiva como a través de Expedientes de regulación, que requieren de unas mínimas cotizaciones a la Seguridad Social para poder garantizar su renovación. Es necesario que todo el tiempo que dure la Declaración del Estado de Alarma se considere  como tiempo cotizado a los efectos de la renovaciones de autorizaciones de residencia y trabajo.

No podemos olvidar en el actual contexto la especial vulnerabilidad de las mujeres víctimas de violencia de género que se están viendo obligadas a convivir con su maltratador durante el confinamiento. Es necesario tener en consideración situaciones de especial vulnerabilidad, como es el caso de mujeres víctimas de trata, las mujeres solas con personas dependientes (ascendientes o descendientes) a cargo, mujeres que viven en el medio rural o las que están viviendo en asentamientos chabolistas. Especial mención precisan las mujeres empleadas de hogar que trabajaban en economía sumergida y se han quedado sin trabajo y sin ingresos.

La brecha digital es otro de los condicionantes que se convierten en un gran obstáculo para muchas personas en situación de vulnerabilidad. Ninguna de las medidas o recursos que se implementan desde las administraciones o desde las entidades sociales puede dar por hecho que las personas más vulnerables cuentan con dispositivos telemáticos o acceso a internet. Nos estamos encontrando con muchas familias en situación de vulnerabilidad que con hijas e hijos escolarizados a su cargo que no tienen recursos en casa para seguir las indicaciones y deberes que les remiten a casa desde su profesorado

Estamos trabajando en un contexto de emergencia sin suficiente material de prevención, nos faltan mascarillas y guantes para nuestros profesionales y para las personas y familias que acogemos.

¿Qué consecuencias futuras va a acarrear esta crisis?.

Se nos avecina una crisis social y económica para el conjunto de la sociedad y de forma especial para los colectivos sociales más vulnerables, sin precedentes en nuestra historia reciente, que va a requerir de un plan de reactivación social y económica que impida dejar solas a las personas,  familias y sectores  más afectados. Un plan que deberá contar con la participación e implicación de todos los agentes sociales, económicos y políticos, sin fisuras, en alianza, pensando en la región, en las personas y en las familias. No podremos salir de esta crisis con las mismas recetas del pasado, estamos obligados a reinventarnos, a cambiar las preguntas y las respuestas.

Estamos muy preocupados por las consecuencias sociales y económicas posteriores a la finalización de esta pandemia para el conjunto de la sociedad y de forma especial a las personas más vulnerables con las que venimos trabajando desde Fundación Cepaim. Esta crisis supondrá un antes y un después para la acción social, para los servicios públicos, para el tercer sector de acción social, para nuestras empresas, para la forma de gobernar, para la forma de relacionarnos.

Consideramos necesario garantizar la participación de las organizaciones que integramos el tercer sector de acción social en la definición e implementación de las medidas de recuperación de la economía una vez finalizada la crisis, de forma que hagamos posible que estas llegan a las personas y a las familias, al igual que a las entidades sociales. Si en la crisis del 2008 rescatamos a las entidades financieras, ahora toca hacerlo con las personas y las familias.  Es necesario que las inversiones al estimulo de la economía alcancen al tercer sector de acción social, el cual se va a ver seriamente afectado en su sostenibilidad, siendo un actor esencial en la provisión de servicios sociosanitarios a la población más vulnerable de nuestra sociedad y a la cohesión social y territorial.

Recientemente el Comité de Coordinación Territorial de la Plataforma del Tercer Sector (PTS), formado por las 10 mesas y plataformas territoriales ha reclamado a los gobiernos autonómicos diálogo real y efectivo para afrontar la crisis social que está produciendo el Covid-19 en cada región de España y atajar así los problemas reales de la ciudadanía. ¿Cuáles son esos problemas?.

El Comité de coordinación territorial de la Plataforma del Tercer Sector de acción social en España es el espacio de articulación del tercer sector a nivel estatal, en donde vamos analizando las consecuencias que esta crisis está teniendo para las personas y las familias, en donde vamos identificando y coordinando nuestras respuestas y propuestas. Desde donde pedimos a las administraciones públicas de los tres niveles que nos tengan en consideración como un actor fundamental para la salida de esta crisis y un aliado en el planteamiento de necesidades y soluciones, en el marco del dialogo civil.

En un contexto de crisis sanitaria como el actual, resulta más necesario que nunca que las intervenciones que se lleven a cabo, se hagan en un marco preciso de coordinación entre los distintos niveles de la Administración Pública. Esta crisis ha puesto de relieve el gran problema del déficit de las políticas sociales y la descoordinación entre los tres niveles de la Administración Pública y de esta con el resto de agentes sociales y económicos. Es tiempo de cambiar la mirada y remar juntos, no es tiempo de acusaciones, de reproches o de indicar lo que había que haber hecho, cuando ante esta crisis nadie tenía las respuestas y todos tenemos las preguntas.

El pasado miércoles 8 de abril, el Centro de Fundación Cepaim en Cartagena, recibió una donación de mascarillas realizadas por la Asociación de la Mujer de La Aljorra. Un total de 50 mascarillas realizadas por la misma asociación, para repartir a los equipos de emergencia de Cepaim Cartagena que en estos momentos se encuentran desarrollando. ¿Esta crisis está mostrando la solidaridad del pueblo español y de la sociedad murciana?

Esta crisis esta haciendo emerger lo mejor y lo peor del ser humano, mientras el miedo al contagio destapa algunas actuaciones injustificadas de personas que quieren protegerse individualmente, sin darse cuenta que de esto o salimos juntos o no salimos; son cientos los gestos que estamos teniendo de solidaridad por parte de las propias personas y familias que tenemos acogidas en diferentes dispositivos que quieren colaborar, ayudarse  entre ellos y a sus vecinos, las personas inmigrantes o refugiadas con formación sociosanitaria que se están ofreciendo para sumarse en residencias o hospitales. Por parte de personas, empresas y asociaciones con las que venimos trabajando que en estos días nos están haciendo donaciones  en especie de productos de primera necesidad o dinerarias, las empresas que nos han cedido plazas de acogida, los videos de apoyo que nos están llegando de los propios equipos y de las personas acogidas, las llamadas de apoyo y solidaridad. Miles de gestos que nos dan fuerza y nos emocionan, convirtiéndose en una epidemia de solidaridad que ojala y venga para quedarse y no sea solo una brisa en una tarde de invierno.

Ante la falta de medios de prevención para seguir realizando nuestro trabajo de atención a las personas y a las familias que tenemos acogidas, de reparto de alimentos, de kits de higiene, de productos desinfectantes, de tarjetas monedero para compra de alimentos por las familias, de información y acompañamiento psicológico; han sido varias las personas y entidades que como la asociación de mujeres de la Aljorra  nos han fabricado mascarillas de tela, incluso las personas que tenemos en casas de acogida están colaborando con la fabricación de mascarillas o compañeros que las fabrican en impresoras 3D para los hospitales. Esperamos y deseamos que esta ola de solidaridad venga para quedarse y no nos pase como con la acogida de refugiados, que al principio todo el mundo lo quería y después nos hemos olvidado de ellos.

Desde Cepaim se han lanzado muchas campañas. Gracias a una de las últimas se ha conseguido la recaudación de fondos para la obtención de los primeros kits de higiene y los suministros básicos para que las personas que viven en asentamientos chabolistas puedan protegerse frente a la COVID-19.

Fundación Cepaim  apuesta siempre por las campañas  de sensibilización social . Por ello ante esta crisis, hemos puesto  en marcha, coincidiendo simbólicamente con en el Día Mundial de la Salud la campaña #SinCasaCovid19 con un doble objetivo, por un lado  poner de relieve la realidad de las personas que malviven en condiciones extremas en asentamientos chabolistas,  naves abandonadas y otras situaciones que es urgente atender y proteger frente al Covid19. Personas que están siendo olvidadas y silenciadas que no pueden quedarse en casa, porque no la tienen, malviven lejos de las poblaciones, carentes de agua corriente, electricidad, en condiciones que ningún ciudadano reconocería como propias de este país.

Como se encargó de señalar en el mes de febrero, el Relator especial sobre pobreza extrema y derechos humanos de Naciones Unidas. Y por otro recaudar fondos para poder seguir abordando y ampliando la intervención inmediata en los asentamientos chabolistas, rurales y urbanos, garantizando la reubicación en viviendas normalizadas, el acceso al agua, a duchas, lavandería,  la desinfección de las zonas, el reparto de kit de higiene, alimentación, realización de pruebas de diagnóstico y atención a necesidades básicas.

La campaña de recogida de fondos se ha lanzado para dar respuesta a la dura, inhumana e insostenible situación de los asentamientos.

La población que habita en ellos, presenta una especial vulnerabilidad frente a la infección por COVID19, representando un grupo de alto riesgo que requiere de una respuesta adaptada y extremadamente urgente para poder incidir de forma efectiva en la prevención y control de la propagación del virus hoy, pero mañana para erradicar esta lacra de nuestra sociedad una vez finalizada la pandemia y el estado de alarma, con medidas más estructurales que permitan el realojo de personas de asentamientos en viviendas modulares, arrendadas o adquiridas con esta finalidad.

La campaña esta disponible en la web: http://sincasacovid19.com/ , en la que se puede,  además de hacer una donación en la cuenta ES33 2038 3058 5160 0028 13 29,  conocer el trabajo que realizan los equipos de Fundación Cepaim ante el estado de alarma causado por el COVID19.

También rostros famosos  como el director de cine, Pedro Almodóvar ha colaborado con vosotros para recaudar fondos contra la COVID-19. ¿Verdad?.

Desde Cepaim venimos realizando una doble apuesta. Por un lado la consideración de la cultura y el deporte como estrategia de inclusión social y por otro la generación de vínculos con el tejido empresarial para desplegar acciones de Responsabilidad Social. Por ello, esta campaña nace apadrinada por personas significativas del mundo de la cultura, como Pedro Almodovar, Mabel Lozano, Alfonso Albacete, Fernando Iglesias, Pedro Alonso, Pepe Viyuela, Muerdo, Roberto Lavella, Rafael Doctor y un largo etcetera; con personas representantes de los medios de comunicación, como Rosa Pérez o Paco Tomás y del mundo del deporte, como el entrenador Duda;  acreditando el compromiso social de la cultura, el deporte y los medios de comunicación.  A la vez que con empresas y entidades colaboradoras de Fundación Cepaim que desde su  responsabilidad social se están queriendo comprometer con esta campaña, haciendo su aportación.

Queremos crear una ola de solidaridad con las personas más olvidadas de esta crisis, las que malviven en asentamientos chabolistas urbanos y rurales que están desprotegidas ante las consecuencias de la pandemia. Desde aquí animo a las empresas murcianas a seguir apoyándonos.