El corto, que cuenta con más de 2.000 visualizaciones y se puede ver públicamente en el canal de Fundación Adsis, tiene como fin "desmontar los principales bulos e ideas preconcebidas que existen sobre las personas que llegan a las costas canarias en situación administrativa irregular".

Para ello, a través de Tomy, un personaje de ficción que representa a un joven canario que se tropieza con la cuestión migratoria en su día a día, se dan a conocer los prejuicios más comunes que se representan sobre el colectivo migrante, según ha informado Fundación Adsis en nota de prensa.

Además, en el corto se podrá escuchar al joven migrante Laye Konate, quien hace un testimonio donde expone que las intenciones con las que llegó "eran estudiar, tener un trabajo y poder ayudar" a su familia, apuntando que "si fuera por gusto", vendrían en avión y no en patera, "porque hay gente que se sube en patera sabiendo que puede perder la vida".

Este testimonio, junto al de otras personas que dan a conocer su historia, pretende hacer reflexionar sobre los estereotipos racistas que sufren.

Asimismo, participan en este vídeo voces expertas de distintos profesionales que tratan con el colectivo como la del periodista y técnico en Migraciones Txema Santana; la abogada de extranjería Loueila Mint El Mamy; el capellán del Centro de Internamiento de Extranjeros Barranco Seco Antonio Viera; o la psicóloga de la Asociación Hestia, Beatriz Vega. Además de responsable del Proyecto de Alfabetización MERAKI de Fundación Adsis, Abrah Suárez.

Ellos intentan generar conciencia y pensamiento crítico en los ciudadanos a través de preguntas como "¿Quién no tiene un antepasado que ha sido migrante?" "¿Por qué no podemos vivir en comunidad con las diferentes culturas que hay?".

El vídeo de docuficción 'Migrar la mirada' ha contado con la financiación del Cabildo de Gran Canaria y con la colaboración de la Agencia de Marketing Digital Alegando, la Asociación Hestia y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

En cuanto al Proyecto de Alfabetización MERAKI es una iniciativa impulsada por el voluntariado de Fundación Adsis en Canarias que ofrece atención integral a jóvenes migrantes con escasos niveles de alfabetización, siendo su objetivo dotar al colectivo de las herramientas básicas del idioma, de la cultura, de las TICs, así como de sus derechos y deberes.

Todo ello se acompaña de un mínimo asesoramiento en cuestiones administrativas y de recursos de atención que les acerque a alcanzar una vida digna, con calidad, lejos de la exclusión. El proyecto nació en agosto del 2020 y desde entonces MERAKI ha atendido a 57 personas migrantes residentes en Las Palmas.