Trabajos de investigación agrupados por temática
Los datos que reflejan el dramático futuro de una población española cada vez más envejecida

 

  Nombre:
Fecha de nacimiento: 14/10/2018
Tipo:

Fuente: El Economista
URL relacionado: https://www.eleconomista.es/economia/noticias/9443025/10/18/Los-datos-que-reflejan-el-dramatico-futuro-para-la-poblacion-espanola-cada-vez-mas-envejecida.html

En el año 2033 España contará con 49 millones de habitantes, de los que uno de cada cuatro tendrá 65 años o más. Una población más envejecida, más defunciones que nacimientos, pero con un incremento del saldo migratorio que permitirá que la población aumente. Ese es el escenario al que se enfrenta España en los próximos años, según las 'Proyecciones de población 2018', publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, España ganará 2,3 millones de habitantes en los próximos 15 años, hasta los 49 millones de personas residentes, lo que supone un incremento del 5,1%. Este incremento, que se producirá siempre que se mantengan las tendencias demográficas actuales, vendrá provocado por el elevado saldo migratorio, que será positivo durante todo el periodo proyectado.

A más largo plazo, la proyección del INE, realizada por un grupo de expertos en demografía, indica que la población crecerá en España hasta el año 2048, cuando alcanzará los 49,7 millones de habitantes. A partir de ese momento, empezará a caer ininterrumpidamente hasta 2068, cuando la población se verá reducida hasta los 48,3 millones de personas.

El descenso de la natalidad y el envejecimiento poblacional provocarán que en España se produzcan más defunciones que nacimientos durante los siguientes 15 años, lo que provocará un saldo vegetativo negativo.

Evolución de los nacimientos

El número de nacimientos continuará reduciéndose hasta 2022, manteniendo la tendencia iniciada en 2009. Sin embargo, a partir de 2023 comenzará a incrementarse, debido a la llegada a la edad fértil de generaciones más numerosas, nacidas a partir de la segunda mitad de los 90.

Así, en 2033 la cifra anual de nacimientos ascenderá hasta los 304.718, lo que supone un 3,5% más que en la actualidad. Pese a todo, en el total del ciclo se producirán un total de 5,7 millones de nacimientos, lo que supone un 15,8% menos que en los 15 años previos.

Más hijos por mujer

El número de hijos por mujer ascenderá hasta 1,41 de media en 2033, ligeramente por encima del 1,31 actual.

En cuanto a la edad media para tener el primer hijo, se mantendrá en torno a los 32 años a lo largo de todo el periodo proyectado, similar a los 32,1 años actuales. Este dato presenta ligeras diferencias entre los casos de las madres españolas, que tienen el primer hijo a los 32,7 años de media, y las extranjeras, que experimentan la maternidad por primera vez a los 30 años. Si se proyecta hasta 2067, la edad media en el que las españolas tienen su primer vástago aumenta hasta los 33,3 años, mientras que las extranjeras se quedan en los 30,7 años.

Mayor esperanza de vida

Mientras tanto, la esperanza de vida se incrementará en 2033 hasta los 82,9 años en el caso de los hombres y los 87,7 años para las mujeres. De la misma forma, una mujer que alcanzase la edad de 65 años en 2033 viviría en promedio 24,4 años más, frente a los 23 años de supervivencia actuales. En el caso de los hombres, se incrementaría de 19,1 años a 20,7.

Pese al incremento de la esperanza de vida, el número de defunciones continuará creciendo durante todo el periodo proyectado, debido al envejecimiento de la población. Entre 2018 y 2033 fallecerán más de 6,5 millones de personas, un 14,8% más que en los 15 años previos. En 2032 morirán 471.621 residentes, frente a los 421.269 registrados en 2017.

Si la proyección se alarga hasta el año 2068, la esperanza de vida en el caso de las mujeres se eleva hasta los 90,7 años, mientras que para los hombres asciende hasta los 86,3.

Saldo migratorio positivo

El saldo migratorio volvió al terreno positivo en 2016, tras seis años en negativo, y mantendrá la tendencia al alza durante los próximos 15 años. En 2017, España recibió 532.482 inmigrantes, mientras que 367.878 personas abandonaron el país para residir en el extranjero, dando pie a un saldo migratorio positivo de 164.604 personas.

En los próximos 15 años el saldo seguirá siendo positivo, con 3,4 millones de población ganada en el periodo por las migraciones. Sin embargo, la proyección -que este año actualiza su metodología-, presenta importantes diferencias en el ciclo. Así, entre 2018 y 2022 España ganará 1,3 millones de habitantes en sus intercambios de población con el extranjero. La tendencia se mantendrá en los siguientes años, pero irá reduciéndose ligeramente el volumen.

Una población más envejecida

El proceso de envejecimiento se recrudecerá en los próximos 15 años. De mantenerse la tendencia demográfica actual, la pérdida de población se concentraría en el tramo e edad de entre los 30 y 49 años, que se reduciría en 2,7 millones hasta 2033, lo que supone un 18,8% menos.

Además, el descenso de la natalidad provocaría que en 2033 haya 1,1 millones menos de menores de 15 años que en la actualidad, lo que representa una caída del 17% respecto al nivel actual.

El incremento generacional se producirá en la parte superior de la pirámide de población. Así, en 15 años habrá 12,4 millones de personas en España mayores de 64 años, 3,4 millones más que en la actualidad, lo que supone un incremento del 38,1%. De esta forma, los mayores de 65 años, que actualmente representan el 19,2% del total de la población, alcanzarán en 2033 el 25,2%.

La edad media no dejará tampoco de aumentar. La proyección hasta 2068 indica que se elevará desde los 43,4 años actuales, hasta los 49,3 años en 2057, época en la que se estabilizará hasta el final del ciclo.

La población centenaria no dejará de crecer en este periodo. En España hay actualmente 11.248 personas de más de cien años, una cifra que se elevará hasta los 46.390 dentro de 15 años.

Diferencias entre CCAA

La evolución de la población presentará importantes diferencias entre las Comunidades Autónomas. Baleares (22,2%), Canarias (17,2%) y Madrid (12,9%) serán las regiones en las que más crecerá el número de habitantes; mientras que en el lado contrario, Castilla y León (-8,6%), Asturias (-8,5%) y Extremadura (-6,6%) serán en las que más va a caer la población.

De mantener las tendencias actuales, todas las CCAA registrarán un saldo migratorio positivo, aunque con diferencias entre ellas. Canarias y Baleares aumentarán su población en un 168,1 y un 152,1 por mil, respectivamente. En Extremadura, Castilla - La Mancha, Castilla y León, La Rioja, Murcia, Cantabria y Asturias el saldo será inferior al 40 por mil.

En cuanto al saldo vegetativo, Melilla y Ceuta registrarán los porcentajes positivos más altos. Murcia, Madrid, Baleares y Cataluña, en mayor o menor medida, también registrarán más nacimientos que defunciones. En el resto de CCAA el saldo vegetativo será negativo.

Migración interna

En cuanto a la migración interior, Baleares, Navarra y Madrid serán las regiones que más población atraerán del resto de España, en términos relativos a su tamaño. Por contra, Ceuta, Melilla, Castilla - La Mancha, Extremadura y Castilla y León registrarán los saldos migratorios interautonómicos más negativos.