Trabajos de investigación agrupados por temática
¿Por qué ha descendido el flujo de pateras este año?

 

  Nombre: Chema Rodríguez
Fecha de nacimiento: 24/03/2019
Tipo:

Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/andalucia/2019/03/22/5c93e3ac21efa0b32f8b4592.html

Las cifras avalan al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. El número de inmigrantes en pateras llegados a las costas no para de descender desde enero. En el primer mes del año se registraron 4.104 llegadas de extranjeros por vía marítima, un cifra que en febrero se redujo espectacularmente hasta sólo 936 y en marzo, hasta el día 17, habían arribado a las costas nacionales 451.

Ésas son las cifras oficiales que publica el Ministerio del Interior regularmente y que coinciden, sin demasiadas diferencias (aunque las hay), con las estadísticas de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, Acnur.

Pero el anuncio de Grande-Marlaska el miércoles en Málaga podrían tener -de hecho tienen para algunos expertos- una explicación muy lejana al cambio de tendencia insinuado por el ministro.

De hecho, desde diversas organizaciones, como Cruz Roja o la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía se constata ese descenso, pero con matices. Fundamentalmente en lo que respecta a que se pueda interpretar como un punto de inflexión. Más bien, a tenor de lo que piensan algunos expertos consultados, el mes de febrero, con cifras muy bajas de pateras, podría ser poco más que un espejismo.

Eso es lo que piensa, por ejemplo, Diego Boza, profesor de Derecho de la Universidad de Cádiz y portavoz del área de inmigración de Pro Derechos Humanos. Antes que hablar de un punto de inflexión, habría que analizar, dice, factores que explicarían la bajada registrada el pasado mes. Factores físicos, como las condiciones climatológicas que se dieron casi todo febrero en el Estrecho de Gibraltar, con un viento de Levante que hacía mucho más peligrosa la travesía, y factores políticos y policiales al otro lado, en el lado de Marruecos.

Boza apunta a una mayor presión de las autoridades sobre las bolsas de inmigrantes, sobre todo subsaharianos, que esperan en ese país embarcar hacia la Península Ibérica. Incluso habla de "redadas" como las que se produjeron a finales del año pasado y que denunció la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

El mismo Ministerio del Interior coincide, en parte, con el portavoz de esta ONG y justifica el descenso por la "relación productiva" del Gobierno con Marruecos, lo que se habría traducido en un mayor control de sus fronteras.

Fuentes de Interior consultadas por este periódico hacen hincapié en la apuesta por una más profunda relación países del sur y destacaron las numerosas visitas a países de origen de la inmigración que ha llevado a cabo Grande-Marlaska desde que accedió al cargo, en especial a los "muchos" contactos que ha habido con Marruecos.

En cualquier caso, a Diego Boza le parece un "análisis simplista" el que hizo esta semana el ministro a su paso por Andalucía, a quien pidió "responsabilidad" insistiendo en el que el fenómeno migratorio no está, ni mucho menos, cerca de desaparecer.

En este sentido, el portavoz de Pro Derechos Humanos de Andalucía instó a esperar, al menos, hasta después del verano para poder realizar un análisis más certero de la situación. Siempre sin perder de vista, añade, que 2018 fue un año "excepcional" con un pico de inmigración en el que influyó, y mucho, la llegada de marroquíes en una proporción que no se había registrado desde hacía años.

Miguel Domingo García, de Cruz Roja Española, cree igualmente que 2018 fue un año extraordinario en lo que a llegada de pateras se refiere. "El año pasado fue excepcional", asegura. Y lo mismo sucedió en los meses de febrero y marzo, con cifras inauditas.

Un año de récord

Según los datos recopilados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 51.000 personas llegaron a Andalucía en pateras procedentes del norte de África el año pasado, de un total de 56.480. Con este dato, la comunidad se sitúa como la mayor receptora de inmigración irregular del país, ya que el cierre de fronteras en otros estados como Grecia o Italia ha multiplicado la cantidad de inmigrantes que pretenden acceder a Europa a través del sur de España.

En el caso de Andalucía la cifra de la inmigración irregular se triplicó respecto al año anterior, 2017, cuando se contabilizaron un total de 17.614 personas a bordo de 803 pateras o embarcaciones precarias similares. Ya entonces el dato suponía un crecimiento exponencial respecto a 2016, pues el número de migrantes llegados en patera había aumentado un 185%.