Información discográfica sobre migraciones y piezas musicales
Yotuel: "Olé España y sus cojones, cómo se portó con nosotros"

 

  Nombre: Luis Alemany
Fecha: 24/01/2021
Tipo:

Fuente: El Mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/papel/cultura/2021/01/22/60093ddb21efa07c038b466f.html

La Habana, 1976. Cantante, compositor, actor y modelo. Fundador de Orishas, residente en Miami y ahora, cantante de una nueva versión del 'Soy rebelde' de Jeanette junto a su mujer, Beatriz Luengo, y Omar Montes.

¿Se acuerda de la primera vez que estuvo en España?
¡Me pagaron con pesetas!
¿Cómo fue aquello?
A nosotros nos había firmado un francés que vivía en España y que nos llevó a París en 2000. Y, cuando estábamos en París, nos dijo: «No; ustedes se vienen a España porque es aquí donde van a arrasar». No teníamos visados y la única manera de entrar en España era en tren.Lo que no nos dijeron era que era un tren que tenía 152 paradas. Salimos de París un viernes de noche y llegamos a Atocha el miércoles.
¿Y luego qué tal?
Me enamoré de España. Fue un flechazo.Yo estaba en París, con un idioma y unas costumbres que no entendía. Y, de pronto me vi en Madrid y la gente me decía: «Venga, tío, hostia, coges el metro en Sol y llegas». Y yo pensaba: bendito sea este país. Aquí me quedo. Llevo fuera de España desde 2009, entre Argentina y EEUU. No sé si ha cambiado mucho. Pero aquella España de los 2000 era una cosa tan rica... Me traje a mi ex mujer cuando me dieron el permiso y mi primer hijo nació en Madrid.
Entonces, ¿usted llegó siendo pobre?
Pobre y cubano, un puto inmigrante sin dinero ni papeles. Y encima negro. Y siendo pobre, la atención que me dieron fue increíble. Mi ex mujer parió en una habitación maravillosa en el Gregorio Marañón, con un cuidado de lujo. Me rompieron los esquemas, porque en Cuba nos decían que el capitalismo era cruel, que nadie daba nadie por nadie... Pues, olé España y sus cojones cómo se portó con nosotros.
¿Mejor ser pobre en España que en Francia?
Es que si en España fui pobre, en Francia fui casi un mendigo. Nadie me acogió y yo tampoco quería liar a nadie. Me metía en el McDonald's a esperar que se quedara una bandeja con sobras para cogerla. Dormí en el metro. Hoy no me da miedo a decirlo: detrás de este negrito hay mucho sufrimiento, la vida no ha sido fácil.
Ahora tiene hijos a los que no les va a faltar nada. ¿Qué les va a contar?
El mayor tiene 20 años y tiene muy presente mi historia. Le digo «no voy a dejar que te pase esto pero es importante que sepas que esto existe. Aprovecha las oportunidades».
Cuando Orishas empezaron a salir en la tele me caían fatal porque veía los vídeos y pensaba: si este es el modelo de belleza masculina del siglo XXI, estoy acabado.
Fíjese que ese problema lo tuvimos con los grupos españoles underground, los Frank T y demás, que siempre ponían poses como de un rollo estadounidense, así como oscuros, y nos veían y pensaban: «¿Y estos, de qué van? Y no íbamos de nada, íbamos con nuestro azúcar, nuestra fiesta... Metíamos un sonido que nos daban por locos y ahora lo usa todo el mundo.
Otro prejuicio: La canción que cantan ahora, la de Jeanette, yo la cantaba con los amigos de juerga, para burlarnos de la música de nuestros padres. Bueno, pues la puse esta mañana y qué pedazo de canción.
Porque seguro que usted era un rebelde sin causa. Luego, la vida nos enseña esa causa que nos faltó. Puede que yo tuviera ese mismo prejuicio con Soy rebelde. Pero se la escuché a Bea [Luengo] al piano y me tocó mucho. Bea y yo fuimos dos rebeldes que nos ayudamos a encontrar la causa.

La última pregunta

La vida de mi mujer tampoco ha sido de color de rosa. Ella también dio vueltas. Pero lo de Cuba es difícil superarlo. El primer dinero que cobré en España lo gasté en la carnicería: quise comprar libras y libras de carne y el hombre me dijo: "Tranquilo, mañana hay más".