Información discográfica sobre migraciones y piezas musicales
Guns NRoses elimina una canción con lenguaje racista y homófobo de su disco

 

  Nombre: B.T.
Fecha: 13/05/2018
Tipo:

Fuente: El País
URL relacionado: https://elpais.com/cultura/2018/05/08/actualidad/1525791056_921336.html

"Inmigrantes y maricas, no tienen sentido para mí. Vienen a nuestro país y piensan que harán lo que quieran". Esa frase, traducida al español, cantaba Axl Rose en la canción One in a Million desde que se estrenó en 1988 con el álbum G N' R Lies. Sin embargo, tras el anuncio de la reedición del disco Appetite for Destruction, que incluirá hasta 79 temas, la banda Guns N' Roses ha decidido no contar con este.

Tras su lanzamiento, la polémica siempre ha acompañado a este tema. Tanto es así, que el propio Axl Rose tuvo que explicar en 1988 porqué utilizaba en la canción la palabra nigger ("negro" en español, aunque suele conllevar una connotación peyorativa): "¿Por qué los negros se entienden y dicen 'negro', pero cuando un hombre blanco lo hace, de repente es una gran derrota? No me gustan los límites de ningún tipo. No me gusta que me digan lo que puedo y lo que no puedo decir. Usé la palabra 'nigger' porque es una palabra para describir a alguien que es básicamente un dolor en tu vida, un problema. La palabra 'nigger' no significa necesariamente negro ".

Sin embargo, en 1992, el cantante añadió que estaba "cabreado con algunas personas negras" que intentaban robarle y quería insultarles a ellos "en particular". Con respecto a los versos que hablaban de inmigración, Rose explicó: "Mucha gente de países como Irán, Pakistán, China, Japón, etcétera, consigue trabajo en tiendas y gasolineras y luego te tratan como si no pertenecieras a aquí". Mientras que para la palabra "maricón" sostuvo que la había usado en base a "experiencias muy malas con homosexuales", incluido un intento de violación.

Los titanes del rock de la década de los 80 no han querido comentar nada sobre la decisión de no incluir One in a Million, pero, según apunta el diario británico The Guardian, parece haber sido motivada por la letra de la canción, que presenta un lenguaje racista y homófobo.