INFORMACION SOBRE LAS MIGRACIONES DE ARAGON

Un solicitante de asilo en España: "Si estoy enfermo en Libia, no puedo ir al hospital porque soy negro"

 

  Nombre: Nicolás Alba
Fecha: 18/06/2019
Tipo:

Fuente: El mundo
URL relacionado: https://www.elmundo.es/espana/2019/06/18/5d08d4d721efa026268b4743.html

CEAR presenta su informe "Las personas refugiadas en España", en el que destaca que nuestro país sólo acepta una de cada cuatro solicitudes de asilo

"Estuve un año y cinco meses en Libia y había hombres armados para guardarnos". Éste fue uno de los testimonios que Souleymane Barry, solicitante de asilo de Guinea Conakry, ha emitido con motivo de la presentación del informe Las personas refugiadas en España y Europa, elaborado por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

El inmigrante guineano, que llegó a Barcelona en el Open Arms el pasado 4 de julio de 2018, ha narrado las vejaciones sufridas hasta llegar a territorio español: "Si estoy enfermo en Libia, no puedo ir al hospital porque soy negro". Barry es uno de las 54.065 nombres que engrosan la lista de solicitud de asilo en España en 2018, según los datos de Eurostat y del Ministerio del Interior recabados por CEAR. Una cifra que marca un récord en España. En 2017, las peticiones se situaban en 31.120, casi 23.000 menos que el año pasado.

Venezuela fue el país que más solicitudes de asilo presentó en 2018 con 19.280 a causa de la crisis política, económica y social, según recoge el informe. A pesar de este éxodo masivo de ciudadanos venezolanos y de inmigrantes provenientes de otras partes del mundo, el estudio afirma que España sólo acepta a una de cada cuatro personas que piden regularizarse como asilados o refugiados en nuestro país.

El segundo lugar lo ocupa otro país latinoamericano: Colombia. Pese al acuerdo de paz alcanzado con las FARC desde 2016, el aumento de esta peticiones de refugio de ciudadanos colombianos "tiene que ver con la falsa paz y con las bandas criminales, que en sitios determinados están extorsionando y amenazando a muchas personas", explica Paloma Favieres, directora de políticas y campañas de la CEAR. Esto se traduce en que 8.650 personas pidieron asilo, muy lejos de las cifras venezolanas y superando ampliamente a la tercera nacionalidad con más solicitantes: Siria, con 2.775 personas.

Además, CEAR resalta que nuestro país es el cuarto país de la Unión Europea con más solicitudes de protección internacional, tras Alemania, Francia y Grecia. Y en 2018, "España se convirtió en la primera ruta del Mediterráneo", comenta Estrella Galán, directora general de la CEAR. En concreto, el 54% de los emigrantes que cruzaron el mar llegaron a nuestras costas; el 19% lo hicieron por Italia, cuya restrictiva política migratoria está controlada por Matteo Salvini, y el 26% restante, entraron a través de Grecia.

La CEAR demanda regulación y solidaridad

La CEAR asegura que los 102.890 expedientes acumulados en los últimos años pendientes de resolución por la Oficina de Asilo y Refugio suponen "la prueba más evidente de que es necesario un refuerzo firme y urgente del sistema de asilo para dar respuestas a la realidad que se vive en el país, que se encuentra entre los primeros de Europa en número de solicitudes". Por ello, reclama a Pedro Sánchez un Pacto de Estado por el asilo "en coherencia" con los pactos mundiales ratificados por España.

Galán, durante la presentación del estudio, ha asegurado hasta dos veces en el evento que son "malos tiempos para los derechos humanos" ya que "los grupos extremistas han llegado a las instituciones". Además, no sólo ha criticado la presencia en las administraciones públicas de partidos abiertamente antiinmigración, como es el caso de Vox, sino que ha acusado a las fuerzas de izquierdas de "aminorar la defensa de los derechos humanos por miedo a los resultados electorales".

"España siempre ha sido un país de emigrantes, en los años 60 y 70 las clases trabajadoras se iban con las maletas de cartón", ha recordado el presidente de la CEAR, Carlos Berzosa, que ha insistido en que "siendo un país de emigrantes, ahora tenemos que ser generosos con los que recibimos".