INFORMACION SOBRE LAS MIGRACIONES DE ARAGON

La cara más amarga de los campamentos de acogida

 

  Nombre: Ingrid Ortiz
Fecha: 28/02/2021
Tipo:

Fuente: Canarias 7
URL relacionado: https://www.canarias7.es/politica/cara-amarga-campamentos-20210228125650-nt.html

La factura de la acogida en las instalaciones militares canarias es alta y paga el doble quien está en situación de vulnerabilidad

Canarias debía dar respuesta rápida a una situación insostenible. De los hacinados en Aguineguín se pasó al alojamiento en hoteles y no fue hasta principios de este año cuando se empezaron a abrir los seis macrocampamentos prometidos para reubicar a unos 7.000 inmigrantes. Un proceso que culminará en las próximas semanas. Sin embargo, la perspectiva de varias organizaciones y partidos políticos coincide en que se ha «improvisado» y que la solución no ha mejorado necesariamente las condiciones de acogida desde aquellas imágenes en el muelle del sur grancanario. «Las medidas hay que evaluarlas por sus consecuencias y lo que hemos visto es que se ha creado un nuevo perfil de vulnerabilidad, que es el de las personas en situación de calle», indica Txema Santana, portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). «Tienen muchas incertidumbres sobre si desde esos lugares van a favorecer su devolución, por ejemplo, y se niegan a ser trasladados». Algunos, cuenta, abandonan este recurso simplemente porque la convivencia les resulta imposible: «Estamos hablando de cientos de personas, a veces más de mil, recluidas en un mismo lugar, con distintas realidades y en unas condiciones que ya hemos visto que son bastante precarias».

«¿Me dejarán salir o me expulsarán? ¿Cuándo podré trabajar?», son las preguntas que se hacen desde los centros

Inundaciones, frío, reyertas, menores camuflados entre la multitud por retrasos en las pruebas de determinación de edad, deficiencias en el sistema eléctrico... La situación en los campamentos no ofrece demasiadas garantías, lo que ha llevado a un grupo del acuartelamiento de Las Raíces a dormir a la intemperie en protesta por estas condiciones. El resultado se traduce en comedores sociales cada vez más desbordados de inmigrantes que intentan sobrevivir sin un techo o en desafortunados incidentes como el del magrebí que dormía entre la basura y esta semana acabó en el camión del servicio de recogida de residuos de San Bartolomé de Tirajana.

«Todo esto tiene que ver con personas que no están en una situación de acogida como estaban antes y es preocupante. Hay más exposición a vulneración de derechos y la salud mental se degrada con más facilidad», apunta Santana. «¿Cuánto tiempo van a estar aisladas esas personas? ¿Para qué? Son preguntas que nos hacemos nosotros, pero las de ellos son otras. ¿Me dejarán salir o me expulsarán? ¿Cuándo podré trabajar?», añade. Precisamente, lo que peor están procesando es el «bloqueo» del Gobierno y todo ello genera un impacto psicológico con el que tienen que lidiar. Es lo que el portavoz llama una «inmovilidad involuntaria» que echa por tierra los sueños de una vida mejor.

Por eso motivo, desde CEAR insisten en la necesidad de agilizar los traslados de solicitantes de asilo a la península, independientemente de su origen, ya que les consta que ha habido ciertas «dificultades» para algunas nacionalidades. Aseguran que a partir de octubre el escenario se ha «alborotado» y reclaman orden para gestionar a esta situación. «No se trata de poner infraestructuras o CATE para que la gente duerma. Son personas y como tal deben ser atendidas y escuchadas».

Las acciones del Gobierno se sienten «lentas» y a golpe de denuncias que elevan las organizaciones

Más allá del miedo y las condiciones de vida que rodean a los migrantes en las instalaciones de acogida, numerosas organizaciones han elevado quejas por la vulneración de sus derechos fundamentales. El abogado del secretariado de migraciones de la Diócesis de Canarias, Daniel Arencibia, ha acudido hasta en siete ocasiones al Defensor del Pueblo, una institución que sabe que va «lenta» pero que es de los pocos recursos disponibles para hacer frente a dichas situaciones. «Constantemente me llegan quejas, pero lo que intentamos es que las nuestras beneficien a todo el colectivo. No se trata de frivolidades», apunta.

Entre los escritos que ha presentado desde el pasado año está la denuncia por los hacinados en el muelle de Arguineguín, la presencia de menores en el CATE de Barranco Seco, la ausencia de una oficina de desaparecidos (que también ha dado cuenta a Naciones Unidas), las detenciones de más de 72 horas o la negativa a viajar a la península para los solicitantes de asilo. Esta última, de momento, es la única a la que se ha dado resolución mediante un recordatorio de deber legal al Gobierno.

Por su parte, la directora general de CEAR, Estrella Galán, se ha lamentado de que el Ejecutivo permita la libre circulación solo «a golpe de denuncia, lo que evidencia el incumplimiento de sentencia del Supremo». De hecho, esta semana, junto al coordinador de la comisión en Canarias, Juan Carlos Lorenzo, trasladaron doce propuestas en el Senado para abordar el fenómeno migratorio de forma integral, que no solo abordan las mismas cuestiones que Arencibia, sino que también exigen políticas coordinadas y campañas de sensibilización.