Testimonios orales de migrantes, historias de vida complementadas con la galería de retratos.
Mariano Combalía Pérez, Bajo tres banderas

 

  Nombre:
Fecha de nacimiento: 11/11/2011
Tipo: Testimonios escritos


Marino Combalía Pérez., hijo de Constancio Combalía Marco (casa Cantarero o La Tejería) y Pascuala Pérez Idoype (casa el Cayo), nació en Uncastillo en febrero de 1918, en el seno de una familia de arraigadas ideas socialistas. El mayor de los siete hermanos, fue testigo en su infancia y juventud de la vida cotidiana y de las algaradas populares en la villa. El estallido de la Guerra Civil llevó a Marino a huir del pueblo en compañía de su hermano menor Francisco. En los montes ya se hallaban escondidos su padre Constancio Combalía Marco, sus tíos Eugenio Combalía Marco y Víctor Pérez Idoype y varios de sus primos (Silvano, Miguel,…). Tras escapar de una primera batida de los falangistas, a mediados de agosto vio morir a su tío Eugenio y su padre fue malherido en Gabardilla. Finalmente, junto a una veintena de uncastilleros, en septiembre de 1936 consiguieron cruzar el río Gállego y llegar hasta las líneas republicanas en Laguarta (Huesca), incorporándose a la centuria de Los Ciervos. Posteriormente, incorporado a la 27 División Carlos Marx estuvo en diversos frentes, siendo herido en dos ocasiones, en el Alto Aragón y en Teruel. Mientras tanto su hermano Francisco, miembro de la 127 Brigada Mixta Roja y Negra de la 28 División, murió en los ataques contra Zuera del verano de 1937. Marino pidió su ingreso en el Instituto de Carabineros hacia finales de 1937, siendo destinado al frente de Teruel y a continuación anduvo por diferentes puntos de Cataluña. En febrero de 1939 se vio obligado a refugiarse en Francia como cientos de miles de españoles, siendo internado en el campo de Argelès-sur-Mer. Allí se enteró que su padre se hallaba en el de Saint Cyprien, consiguiendo reunirse con él. Tras estallar la Segunda Guerra Mundial, ambos se alistan a la fuerza en una Compañía de Trabajadores Extranjeros (C.T.E.) destinada a la construcción de un hangar de hormigón para el montaje de aviones en Nevers, en el centro de Francia. En junio de 1940, durante la confusión de la derrota francesa, ambos volvieron a separarse. En los posteriores cuatro años de guerra, Marino se ve obligado a trabajar para empresas alemanes y franceses dependientes de la Organización Totd en diversos lugares como Lorient, La Rochelle, Châteauroux, Royan o Saintes. Al final de la Segunda Guerra Mundial se desplaza a París, donde obtiene trabajo en la fábrica Renault, y de nuevo consigue reunirse con su padre y con otros uncastilleros.

Después de la derrota nazi y debido a su delicada salud decide marchar a Sudamérica. Por su condición de refugiado político logra viajar a Brasil en diciembre de 1946. Tras unos duros comienzos como camarero en el nuevo continente, se instala definitivamente en Río de Janeiro (1949). En 1953 se casó con Mercedes Mayán Cancela, una gallega emigrada a Brasil, y el matrimonio tuvo dos hijos, Ivor y Marina. Con mucho esfuerzo consiguió montar diversos locales de ocio nocturno, tres de ellos en Río de Janeiro (Olé, Dominó y Moulin Rouge), que le permitieron gozar de una existencia más propicia de la que había tenido hasta entonces. Marino rehizo su vida en Río de Janeiro, donde residió hasta su muerte acaecida el 31 de marzo del año 2000. Siempre recordó su Uncastillo natal, e incluso intentó reconstruir a su familia rota por la Guerra Civil. Dos de sus hermanos (Pepita y Constancio) se instalaron con él en Río de Janeiro, su madre también vivió allí durante varios años y, finalmente, su padre se trasladó a Brasil en 1963. Sin embargo, hasta el año 1962 Marino no pudo regresar a España, a Uncastillo, 23 años después de concluida la Guerra Civil y tan sólo una vez nacionalizado como ciudadano brasileño. Muere en Río de Janeiro en el año 2000