Testimonios orales de migrantes, historias de vida complementadas con la galería de retratos.
Refugiados en tu habitación

 

  Nombre: Alfonso L. Congostrina
Fecha de nacimiento: 27/05/2018
Tipo:

Fuente: El País
URL relacionado: https://elpais.com/ccaa/2018/05/25/catalunya/1527272209_047948.html

Laura Román miraba la televisión junto con sus hijos de siete y nueve años un día cualquiera de febrero de 2017. Las imágenes de familias de países en conflicto huyendo del horror —por el peaje de Grecia— impactaron a los menores. "Ese día decidimos ofrecer una habitación, que tenemos libre, para aquellas personas", recuerda Laura. Comenzó entonces una pequeña lucha en internet para, de alguna manera, aliviar sufrimientos y que alguna de aquellas víctimas pudiera instalarse en Barcelona.

En plena resaca de la manifestación que sacó a la calle a 160.000 personas en Barcelona exigiendo a España su deber de acoger a refugiados, Román localizó una página de Facebook de una plataforma bautizada Refugees Welcome. Comenzó entonces una serie de ciberconversaciones que acabaron, meses después con Valentyna Shabetia —una refugiada de origen ucraniano— instalada en la habitación del piso del barrio barcelonés de la Sagrada Familia que tenían reservada para una víctima de la barbarie.

El coordinador de Refugees Welcome en Cataluña, Jaume Buch, recuerda perfectamente como pusieron en contacto a Valentyna y Laura. Buch explica que la entidad nació en Belín de forma casual. "Una pareja publicó en las redes sociales que tenía una habitación y se la ofrecía a refugiados. Fue en 2014, el ofrecimiento se hizo viral y poco después se puso en marcha la plataforma que pone en contacto a personas que quieran convivir con refugiados. Ahora Refugees Welcome está presente en 16 países, 13 de la Unión Europea más Australia, Canadá y Japón". En España la plataforma inicia su camino en 2015, aunque en Barcelona la entidad no comenzó a acoger hasta después de la manifestación de febrero de 2017.

Buch describe a grandes rasgos como funciona la plataforma: "Tanto las personas refugiadas, como las que ofrecen una habitación rellenan unos formularios", comenta. "Es parecido al meeting", ironiza Román. El coordinador asegura que no es un proyecto destinado a las emergencias sino que los refugiados, que optan a las habitaciones compartidas, llevan meses en España. "No gestionamos familias de refugiados, los pisos en Barcelona son como son", asegura. Tampoco es una entidad que acoja a menores no acompañados, ni perfiles "inestables". El proceso es parecido al de una agencia matrimonial. Cuando dos perfiles coinciden es cuando aparece un voluntario de la asociación que hace el papel de intermediario. Se realizan varias reuniones y en el caso de que ambas partes apuesten por la convivencia se marca un mínimo de seis meses. "Es indispensable que la persona refugiada pueda pagar un alquiler para garantizar la relación de horizontalidad en la convivencia", remarca Buch.

Valentyna lleva un año viviendo en la casa de Laura. Es periodista y se está reciclando en florista. Laura ha decidido alargar la convivencia: "Quiero dejarla encarrilada". Por el momento, en toda Cataluña se han llevado a cabo 15 convivencias de este tipo.