Histórico de artículos

04 de Agosto 2008
Zapatero y Rajoy negocian los contenidos de su primera entrevista


A escasas fechas de su primera reunión en la nueva legislatura, el presidente del Gobierno y el líder del PP se proponen alcanzar objetivos coincidentes pero tienen prioridades diferentes para los asuntos que habrán de abordar en ese encuentro. Se impone, pues, una negociación previa entre ambas partes, que no ha hecho más que empezar y que tendrá que concluir con un orden del día compartido.

José Luis Rodríguez Zapatero quiere aprovechar este primer encuentro para renovar los órganos constitucionales, una asignatura que tienen pendiente los dos grandes partidos desde hace más de año y medio. Mariano Rajoy relega este asunto a un segundo plano porque quiere plantear al Jefe del Ejecutivo la oferta de acuerdo para afrontar juntos la actual crisis económica, que ya formuló públicamente el pasado domingo.

Tras conocerse la fecha de la esperada entrevista -que se aplazó a causa de los congresos que celebraron PP y PSOE este mes de Julio-, el líder de la oposición tomó la iniciativa para situar los problemas económicos en el frontispicio del encuentro. El presidente del Gobierno salió al quite este lunes desde París, donde reprochó a su interlocutor que tiene otras tareas atrasadas, como la renovación del Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional algo que le parece perentorio y prioritario abordar cuanto antes.

La nueva número dos de los socialistas pidió, expresamente, a Rajoy que "desbloquee las negociaciones" para renovar el CGPJ y el Constitucional.

Sin acuerdo


La secretaria general del PP, Dolores Cospedal, fue tajante al asegurar que, hoy por hoy, no se dan las circunstancias para que Rodríguez Zapatero y Rajoy puedan resolver este antiguo asunto. "No existe todavía un punto de partida para la renovación", aseguró en rueda de prensa. Sin embargo, enfocó todas las baterías de su discurso de oposición hacia la crisis económica y las dificultades que atraviesan las familias y empresas españolas como consecuencia del encarecimiento de las hipotecas, el incremento de los precios, el aumento de la morosidad y el crecimiento del desempleo.

"Quien tiene que hacer los deberes es el Gobierno", replicó.

Insistió en que la situación económica requiere atención prioritaria e indicó que el Ejecutivo debe "gobernar y poner en marcha las medidas más oportunas y eficaces para salir de la crisis", además de "aceptar las propuestas del PP".

"Espero que la entrevista no sea un diálogo de sordos", deseó Cospedal, "porque no se me ocurre que un presidente del Gobierno pueda no querer hablar de medidas económicas para salir de la crisis". "Sería muy grave", añadió.

Entre los asuntos de preferencia del partido opositor está la reforma de la Justicia, que Mariano Rajoy pretende que los grupos parlamentarios acuerden antes de reunirse con el presidente del Gobierno. De hecho, el PP se propone arrancar compromisos presupuestarios del Gobierno para modernizar la Administración de Justicia, al mismo tiempo que pactan la renovación de los órganos Constitucionales.

Leire Pajín no descartó que Rodríguez Zapatero y Rajoy aborden cuestiones económicas y alegó que el PSOE es "muy consciente de las serias dificultades que están pasando las familias de este país".

La dirigente socialista dejó claro que el partido se ha impuesto la tarea de tranquilizar a la opinión pública y demostrar que el Ejecutivo se está ocupando de buscar soluciones a sus problemas.

"El PSOE tiene la obligación de explicar a todos los ciudadanos las medidas del Gobierno", dijo saliendo así al paso de los recientes sondeos que ponen de manifiesto la opinión negativa de los ciudadanos sobre la gestión gubernamental ante la crisis.

En todo caso, la secretaria del partido del Gobierno tendió la mano al PP para acordar asuntos "fundamentales en los que el entendimiento común beneficie a los ciudadanos".

Rajoy también se prepara para abordar con su interlocutor en La Moncloa la política de inmigración o las relaciones exteriores.

Además, se reunirá próximamente con los presidentes y alcaldes del PP para fijar los criterios a seguir en la reforma de la financiación autonómica y municipal. Sin embargo, los socialistas no creen que ése sea el foro más adecuado para tratar este asunto que será objeto de negociación entre el Gobierno central y los autonómicos.



Fuente: COLPISA. Madrid
URL relacionado: http://www.heraldo.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.18356

Material Multimedia Relacionado