Histórico de artículos

15 de Junio 2008
Las peticiones de inmigrantes para volver a sus países aumentan por la crisis


Un proyecto vital frustrado. Un sueño que se hace añicos y que parece imposible de rehacerse ante una desaceleración económica que comienza a hacer mella. Una situación desesperada que cada vez sufren más inmigrantes.

Así se percibe por parte de entidades como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Cruz Roja, que informan y gestionan sobre programas de retorno voluntario para casos vulnerables. A los beneficiarios se les paga el billete, y dependiendo de las circunstancias, alguna otra ayuda individualizada. Las peticiones aumentan.

A lo largo de 2007, regresaron a sus países de origen a través del proyecto de la OIM siete extranjeros (cuatro de Chile, dos de Honduras y uno de Nicaragua). En lo que llevamos de 2008 ya han vuelto cinco personas. Las cifras no son llamativas, pero reflejan una dura realidad."El número de solicitudes ha aumentado considerablemente en los últimos meses debido a la actual situación económica", admite Carmen Peñalba desde la OIM.

En la Casa de las Culturas del Ayuntamiento de Zaragoza, donde se atienden y estudian por parte de los trabajadores sociales los casos que luego se remiten a esta organización, también se está notando esta mayor demanda. Si durante 2007 se tramitaron 15 expedientes, de los que tres condujeron a un retorno efectivo, en estos últimos cinco meses y medio ya se han formalizado 12. Las comarcas han requerido información sobre el mismo a la DGA.

El perfil de los candidatos se corresponde con el de un latinoamericano, mayoritariamente de Bolivia, Argentina, Brasil y Chile, que ha dejado a sus hijos al cuidado de familiares.

Un inmigrante sin papeles que lleva por lo menos seis meses en España, padece diabetes y se encuentra enfermo, no tiene ninguna posibilidad de trabajar y su familia sigue en su lugar de nacimiento. Este podría ser un caso de los que se atienden en el programa de retorno voluntario de Cruz Roja para situaciones de gran vulnerabilidad, sobre todo relacionadas con dolencias graves, malos tratos y ancianos, que se valoran de forma pormenorizada. En Zaragoza Cruz Roja facilitó el pasado año la vuelta de seis casos. Este 2008 ya se han contabilizado otros dos por enfermedad y hay varias familias y usuarios en lista de espera.

Además de enfermedades físicas y psíquicas, empiezan a detectarse "otras casuísticas", asegura la trabajadora social y responsable del programa de inmigrantes, María Dolores Ortega. "Cada vez más acuden personas sin papeles, a los que se les han denegado incluso teniendo una oferta de empleo y que no tienen ningún ingreso económico", explica. En la Cruz Roja de Teruel se contabilizó un único retorno a Brasil.

¿Tienen la oportunidad de regresar? Frente a la concesión del Estado español, existe el compromiso de no volver de manera irregular. Desde Cruz Roja, María Dolores Ortega deja claro que no se firma ningún contrato, pero la ayuda que reciben constará en su historial. "Francamente las personas que están retornando no están para volver", recalca.

Lo que sí se está notando es que muchos llegan para informarse sobre el plan de retorno anunciado por el ministro de Inmigración, Celestino Corbacho, con medidas como la acumulación de las prestaciones que hayan generado en su actividad laboral en un pago único. La gente no tira la toalla, trata de luchar, pero esperan poder aferrarse a esta iniciativa si las cosas no mejoran.



Fuente: Heraldo Digital
URL relacionado: http://www.heraldo.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.15324

Material Multimedia Relacionado