Histórico de artículos

21 de Julio 2008
El río fronterizo que anima el turismo tras la despoblación


El Noguera Ribagorzana, el encajonado río pirenaico que separa y une a Aragón y Cataluña desde que Jaime I situara en él la raya fronteriza en el siglo XIV, está jalonado por embalses que suman capacidad para almacenar 1.090 millones de metros cúbicos cuando en un año medio no bajan más de 640. Hay pantanos para parar el río entero y tres cuartos de otro.

Que este río esté hiperregulado se debe al impulso de su aprovechamiento hidroeléctrico por el ingeniero Victoriano Muñoz desde Enher, la Empresa Nacional Hidroeléctrica del Ribagorzana. Hoy tiene quince centrales en su cauce, aunque solo un pantano, el de Santa Ana, es de titularidad estatal. Desde él, mediante un sifón que entró en funcionamiento en los años 70, reciben un abastecimiento complementario --habitual en las últimas años campañas-- las 45.000 hectáreas de la zona baja del Canal de Aragón y Cataluña, que incluye, además del área leridana del sistema, parte de los municipios oscenses de Fraga y Zaidín.

RECURSOS: Los 640 hectómetros cúbicos anuales que deberían llegar al Segre bajan en la práctica a 564 por varias causas: el efecto regulador de los embalses, la explotación hidroeléctrica y la detracción para riegos. Y el cambio climático "puede plantear una reducción de los recursos hídricos durante el siglo XXI del orden del 10%-15%" en la cuenca --un tercio es de alta montaña--, indica la Documentación previa del Plan Hidrológico.

La mayor parte de los ríos principales de la cuenca "tienen gran parte de su caudal derivado por canales", indica el informe, que señala como excepciones el tramo de la cabecera a Baserca y el de la central de El Pont de Suert a Escales. Eso causa "cambios drásticos" del regimen fluvial. Y genera incumplimientos de los caudales de seguridad, con "tramos críticos" entre Baserca y Senet y del contraembalse de Escales a la cola de Canelles. En Puente de Montañana, en esta última zona, los fallos se registran casi 300 días al año.

La cuenca del Ribagorzana comparte con las vecinas del Cinca y el Ésera los acuíferos de Cotiella-Turbón, la Litera Alta y el Sinclinal de Graus, además del Macizo Axial Pirenaico, de varios de cuyos pozos y manantiales se abastecen algunas poblaciones.

ECOLOGÍA: La cuenca incluye en su orilla oscense zonas protegidas como el congosto de Sopeira --habitado por nutrias y con "la única población conocida" de borderea chouardi--, la sierra del Castillo de Laguarres, los Yesos de Barbastro y las Lagunas de Estaña, un peculiar complejo de tres cubetas --y una cuarta ya colmatada-- poblado de encinas, enebros, quejigos y coscojos en el que habita el vertigo moulinsiana, un molusco prácticamente inexistente en Europa.

Los cuatro grandes embalses del Ribagorzana --Baserca, Escales, Canelles y Santa Ana-- presentan un riesgo medio-bajo de sufrir eutrofización, una degradación de la calidad del agua por el exceso de nutrientes, aunque solo el último ha sido declarado zona sensible. Por el contrario, la calidad ecológica del agua es buena fuera de ellos, según los datos que recoge la Confederación Hidrográfica del Ebro.

EL MEDIO HUMANO: La cuenca del Noguera Ribagorzana perdió el siglo pasado el 27% de su población, en un proceso "mucho más pronunciado en la parte aragonesa que en la catalana" y que se aceleró en los años 60 con la construcción de los embalses, que tuvo como consecuencia el abandono de varios pueblos de la Litera Alta y la Baja Ribagorza.

El sector servicios es el predominante en la economía de la zona oscense de la cuenca. Entre otras razones, por la explotación turística de la zona, que tiene una de sus vertientes en las actividades recreativas relacionadas con el agua. Una es la pesca, con ocho cotos que suman una extensión de varios miles de hectáreas. Otra, el piragüismo y la espeleología en Canelles, Escales y Santa Ana. Y una más, el ráfting y los descensos en canoa por aguas bravas entre Montanuy y Escales. Los embalses de cola de Canelles y Escales "crearán unas masas de agua a cotas casi fijas" que permitirán "rentabilizar actividades de vela, esquí, remo, esquí acuático y navegación a motor", anuncia el informe



URL relacionado: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=427049

Material Multimedia Relacionado