Las Migraciones en Aragón

13 de Diciembre 2011
Declaraciones de sobre que los presupuestos Dolores Serrat Los presupuestos no mermarán la calidad de la educación



 Dolores Serrat es la consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón. Nos encontramos en su despacho, a dos semanas de la publicación de los Presupuestos Generales de Aragón del 2012, momento en el que se anunciarán los recortes llevados a cabo por el Gobierno para afrontar la brutal deuda a la que hacemos frente. Con la mirada puesta en la educación Serrat nos explica los proyectos que guarda en su agenda y el modelo por el que apuesta para hacer de los jóvenes estudiantes aragoneses, profesionales de futuro.

VERÓNICA CRESPO.-La pregunta que todos los ciudadanos se hacen es cómo va a influir la crisis en la educación. ¿Cómo se va a llegar a más con menos?

DOLORES SERRAT.- A la hora de preparar los presupuestos hemos intentado tocar lo menos posible todo lo relacionado con servicios. Estamos convencidos de que la educación es la clave del futuro. Así que los ajustes que se hagan no afectarán a lo que reciben los escolares, en todo caso influirá en estructura pero no bajará la calidad.

V.C.-España está a la cabeza de Europa en cuanto a fracaso escolar. ¿Cómo el nuevo gobierno y en concreto su consejería va a solucionar este lastre?

D.S.- Soy partidaria de apostar por el esfuerzo. Esto significa que la política de ‘para todos café’ o ‘todo vale’ se debe terminar. Hay que exigir esfuerzo tanto a alumnos como a profesores. Por ello se debe incidir en la formación del profesorado, que se adapte esa formación a las características de los estudiantes, que pueden ser cambiantes en diferentes zonas del territorio. Pero algo fundamental es que los alumnos estén motivados, que tengan ganas de aprender. Hay que hacer el aprendizaje como algo atractivo. Desde aquí vamos a trabajar en la línea del esfuerzo y del reconocimiento de ese esfuerzo mediante la instauración de algún tipo de premio. Quien se esfuerza tiene que ser compensado.

V.C. -En Cataluña se quiere dotar a los profesores de autoridad pública. ¿Veremos algo parecido en Aragón?

D.S.- Existe un primer esbozo de la Ley de Autoridad del profesor. Creemos que en la escuela es necesario el orden. Quien preside el aula es el profesor y tiene que tener algún tipo de autoridad y de control. Eso sí, hay que diferenciar la autoridad del autoritarismo.

V.C.- ¿Cómo va a ser el trabajo con los centros privados y concertados esta legislatura?

D.S.- Nuestras dos apuestas en educación son: la libertad de elección y la calidad. Ello nos lleva a hablar de la igualdad de oportunidades. Existe una red única (lo dice la Ley Orgánica de Educación) que la forman los centros públicos y los privados y concertados. Hay que dotarles entonces de los mismos medios y las mismas exigencias.

V.C.-Imagino que el objetivo ahora es mantener el nivel de los privados y al mismo tiempo potenciar la calidad de lo público…

D.S.- Exacto, el objetivo es la calidad de lo público. Esto pasa por adaptar las necesidades educativas a la realidad social. Entendemos que habrá que afrontar una revisión del currículum, un 33% de los objetivos pueden ser impulsados por la comunidad autónoma. Nosotros apostaremos por las humanidades, en concreto por la Historia y la Geografía de Aragón y los conocimientos, claro está, en humanidades del resto de España. Otro elemento importante es pensar en la educación integral, no solo la destinada a conocimientos y habilidades, sino en la convivencia y al reconocimiento de la personalidad de cada uno de los alumnos. Hay que reforzar esa personalidad para que cada persona encuentre su sitio en el mundo. Yo siempre digo que no hay alumnos mediocres sino personas que no han encontrado su sitio. Hay personas que son mejores en arte y otras en matemáticas, pero hay que ayudarles a encontrar ese elemento que les hace especial.

V.C.-¿Qué mejoras necesita la educación pública?

D.S.- Hay que tener claro que el nivel educativo de Aragón, aunque lejos de la media europea, está por encima del resto de España. A partir de ahí creo que es importante reforzar los contenidos básicos: la lectura y la escritura los primeros ciclos de educación primaria, el refuerzo de las humanidades y la lógica en secundaria… Otro ámbito que hay que potenciar es la Formación Profesional adaptándola a las necesidades del territorio. Mejorar la atención a alumnos con necesidades especiales es otro tema, o el cambiar los requisitos para acceder a los PCPI y que los alumnos pudieran entrar a los 14 años… Son muchas las cosas que se pueden hacer, por eso hay que ordenar los programas de política educativa.

V.C.- Los idiomas será otro punto fuerte que potenciar…

D.S.- Son fundamentales. Cuando hablamos de bilingüismo deberíamos hablar de plurilingüismo. Es algo importante que tiene que ver con la formación del profesorado y sobre todo con los futuros profesores. Ahí entra en juego la colaboración con la universidad. Sería imposible establecer planes de plurilingüismo si los profesores no son plurilingües. Ahora se exige el nivel B en inglés para el máster de secundaria y tendremos que pasar a exigir el C.

V.C.-La prioridad ahora es insertar a los nuevos graduados en empresas de la región para disminuir el paro juvenil y mantener a esta generación en la comunidad. Tarea algo difícil, ¿no cree?

D.S.-Uno de los grandes problemas es el desempleo de nuestra sociedad y dentro él, el desempleo juvenil. Que el 48% de jóvenes no puedan acceder al empleo es un muy grave y eso implica la coordinación de todos los sectores. Por una parte debemos adaptar los FP a las necesidades de empleabilidad de las empresas, es decir, dotar la oferta educativa según sea la oferta empresarial. A largo plazo también hay que plantearse las titulaciones universitarias. Que los titulados de Aragón puedan encontrar trabajo en las empresas de la comunidad.

V.C-Para terminar hablemos de inmigración. Muchos colegios registran porcentajes altos de población inmigrante, estoy lleva a unas aulas heterogénea en cuanto a niveles educativos de sus alumnos, algo que baja la calidad. ¿Cómo combatir este problema?

D.S.- En primer lugar creemos que la mejor forma de integración es la normalización, y cuando ponemos la etiqueta de inmigrante ya estamos discriminando. Es necesario que los centros no se conviertan en guetos. La norma de escolarización de división por zonas hace que haya colegios que acumulen más alumnos de origen extranjero que otros. Esto puede solucionarse modificando los modos de escolarización. El alumno de origen inmigrante necesita en primer lugar un refuerzo extra para el idioma y luego colocarlo en su nivel educativo. Esto llevaría a replantear algo que trasciende de las comunidades autónomas como son las etapas escolares. Que un estudiante a los 12 años tenga que pasar obligatoriamente a secundaria sin los niveles exigidos puede generar frustración y un alumno que llega a clase frustrado genera problemas. Hay que promocionar por conocimientos y no por edad.

 Dolores Serrat es la consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón. Nos encontramos en su despacho, a dos semanas de la publicación de los Presupuestos Generales de Aragón del 2012, momento en el que se anunciarán los recortes llevados a cabo por el Gobierno para afrontar la brutal deuda a la que hacemos frente. Con la mirada puesta en la educación Serrat nos explica los proyectos que guarda en su agenda y el modelo por el que apuesta para hacer de los jóvenes estudiantes aragoneses, profesionales de futuro.

VERÓNICA CRESPO.-La pregunta que todos los ciudadanos se hacen es cómo va a influir la crisis en la educación. ¿Cómo se va a llegar a más con menos?

DOLORES SERRAT.- A la hora de preparar los presupuestos hemos intentado tocar lo menos posible todo lo relacionado con servicios. Estamos convencidos de que la educación es la clave del futuro. Así que los ajustes que se hagan no afectarán a lo que reciben los escolares, en todo caso influirá en estructura pero no bajará la calidad.

V.C.-España está a la cabeza de Europa en cuanto a fracaso escolar. ¿Cómo el nuevo gobierno y en concreto su consejería va a solucionar este lastre?

D.S.- Soy partidaria de apostar por el esfuerzo. Esto significa que la política de ‘para todos café’ o ‘todo vale’ se debe terminar. Hay que exigir esfuerzo tanto a alumnos como a profesores. Por ello se debe incidir en la formación del profesorado, que se adapte esa formación a las características de los estudiantes, que pueden ser cambiantes en diferentes zonas del territorio. Pero algo fundamental es que los alumnos estén motivados, que tengan ganas de aprender. Hay que hacer el aprendizaje como algo atractivo. Desde aquí vamos a trabajar en la línea del esfuerzo y del reconocimiento de ese esfuerzo mediante la instauración de algún tipo de premio. Quien se esfuerza tiene que ser compensado.

V.C. -En Cataluña se quiere dotar a los profesores de autoridad pública. ¿Veremos algo parecido en Aragón?

D.S.- Existe un primer esbozo de la Ley de Autoridad del profesor. Creemos que en la escuela es necesario el orden. Quien preside el aula es el profesor y tiene que tener algún tipo de autoridad y de control. Eso sí, hay que diferenciar la autoridad del autoritarismo.

V.C.- ¿Cómo va a ser el trabajo con los centros privados y concertados esta legislatura?

D.S.- Nuestras dos apuestas en educación son: la libertad de elección y la calidad. Ello nos lleva a hablar de la igualdad de oportunidades. Existe una red única (lo dice la Ley Orgánica de Educación) que la forman los centros públicos y los privados y concertados. Hay que dotarles entonces de los mismos medios y las mismas exigencias.

V.C.-Imagino que el objetivo ahora es mantener el nivel de los privados y al mismo tiempo potenciar la calidad de lo público…

D.S.- Exacto, el objetivo es la calidad de lo público. Esto pasa por adaptar las necesidades educativas a la realidad social. Entendemos que habrá que afrontar una revisión del currículum, un 33% de los objetivos pueden ser impulsados por la comunidad autónoma. Nosotros apostaremos por las humanidades, en concreto por la Historia y la Geografía de Aragón y los conocimientos, claro está, en humanidades del resto de España. Otro elemento importante es pensar en la educación integral, no solo la destinada a conocimientos y habilidades, sino en la convivencia y al reconocimiento de la personalidad de cada uno de los alumnos. Hay que reforzar esa personalidad para que cada persona encuentre su sitio en el mundo. Yo siempre digo que no hay alumnos mediocres sino personas que no han encontrado su sitio. Hay personas que son mejores en arte y otras en matemáticas, pero hay que ayudarles a encontrar ese elemento que les hace especial.

V.C.-¿Qué mejoras necesita la educación pública?

D.S.- Hay que tener claro que el nivel educativo de Aragón, aunque lejos de la media europea, está por encima del resto de España. A partir de ahí creo que es importante reforzar los contenidos básicos: la lectura y la escritura los primeros ciclos de educación primaria, el refuerzo de las humanidades y la lógica en secundaria… Otro ámbito que hay que potenciar es la Formación Profesional adaptándola a las necesidades del territorio. Mejorar la atención a alumnos con necesidades especiales es otro tema, o el cambiar los requisitos para acceder a los PCPI y que los alumnos pudieran entrar a los 14 años… Son muchas las cosas que se pueden hacer, por eso hay que ordenar los programas de política educativa.

V.C.- Los idiomas será otro punto fuerte que potenciar…

D.S.- Son fundamentales. Cuando hablamos de bilingüismo deberíamos hablar de plurilingüismo. Es algo importante que tiene que ver con la formación del profesorado y sobre todo con los futuros profesores. Ahí entra en juego la colaboración con la universidad. Sería imposible establecer planes de plurilingüismo si los profesores no son plurilingües. Ahora se exige el nivel B en inglés para el máster de secundaria y tendremos que pasar a exigir el C.

V.C.-La prioridad ahora es insertar a los nuevos graduados en empresas de la región para disminuir el paro juvenil y mantener a esta generación en la comunidad. Tarea algo difícil, ¿no cree?

D.S.-Uno de los grandes problemas es el desempleo de nuestra sociedad y dentro él, el desempleo juvenil. Que el 48% de jóvenes no puedan acceder al empleo es un muy grave y eso implica la coordinación de todos los sectores. Por una parte debemos adaptar los FP a las necesidades de empleabilidad de las empresas, es decir, dotar la oferta educativa según sea la oferta empresarial. A largo plazo también hay que plantearse las titulaciones universitarias. Que los titulados de Aragón puedan encontrar trabajo en las empresas de la comunidad.

V.C-Para terminar hablemos de inmigración. Muchos colegios registran porcentajes altos de población inmigrante, estoy lleva a unas aulas heterogénea en cuanto a niveles educativos de sus alumnos, algo que baja la calidad. ¿Cómo combatir este problema?

D.S.- En primer lugar creemos que la mejor forma de integración es la normalización, y cuando ponemos la etiqueta de inmigrante ya estamos discriminando. Es necesario que los centros no se conviertan en guetos. La norma de escolarización de división por zonas hace que haya colegios que acumulen más alumnos de origen extranjero que otros. Esto puede solucionarse modificando los modos de escolarización. El alumno de origen inmigrante necesita en primer lugar un refuerzo extra para el idioma y luego colocarlo en su nivel educativo. Esto llevaría a replantear algo que trasciende de las comunidades autónomas como son las etapas escolares. Que un estudiante a los 12 años tenga que pasar obligatoriamente a secundaria sin los niveles exigidos puede generar frustración y un alumno que llega a clase frustrado genera problemas. Hay que promocionar por conocimientos y no por edad.



Fuente: http://aragonliberal.es
URL relacionado: http://aragonliberal.es/noticias/noticia.asp?notid=56047

Material Multimedia Relacionado