Histórico de artículos

08 de Octubre 2008
La inversión en el plan de inmigración roza los 75 millones


Según Pedro Coduras se trata de una estimación presupuestaria "prudente" y "razonable", y que contempla un gasto "asumible" por los distintos departamentos implicados. El resumen de las previsiones, incluido en la memoria económica, refleja que, como es lógico, Educación engloba la mayor cantidad, 32.250.623 euros, seguida de Servicios Sociales y Familia, con 18.074.500 euros. Por lo que se refiere al resto de áreas, Hacienda y Empleo abarca 12.907.208 euros; Obras Públicas y Urbanismo, 6.484.600 euros; Salud y Consumo, 4.188.912 euros y Política Territorial y Justicia, 971.080 euros.

Pedro Coduras recordó que en esta cantidad se incluyen las aportaciones del Gobierno central, como es la proveniente del fondo especial para la acogida de inmigrantes y el refuerzo educativo. Este año la contribución del Ministerio de Trabajo e Inmigración asciende a 6,9 millones de euros, cantidad que incluye la partida destinada a los menores desplazados de Canarias.

El aumento de la inversión, que supone un incremento del 134% , hay que relacionarlo también con el bum del colectivo inmigrante. Si en 2004 residían en la comunidad aragonesa 53.478 extranjeros, en estos momentos este número se eleva a 159.953, según los datos de finales de junio de 2008. Los rumanos son el grupo más numeroso, con 60.238 habitantes, seguidos de lejos por los marroquíes (18.268) y los ecuatorianos (12.363). En Aragón hay un total de 106 nacionalidades diferentes representadas.

El nuevo plan integral para la convivencia intercultural en Aragón, como pasa a denominarse, determina un conjunto de 158 medidas que giran alrededor de tres líneas estratégicas: acogida, inclusión y convivencia. Dos de las novedades que incluye son la creación de una oficina contra la discriminación y por la igualdad de trato, en colaboración con la dirección general de administración de Justicia y los colegios de abogados, y un observatorio permanente sobre extranjería. También se contempla la puesta en marcha de un servicio de traducción telefónica, que actualmente funciona en 34 centros de enseñanza y que quiere extenderse a servicios sanitarios y de empleo.

Otra iniciativa consiste en facilitar a los inmigrantes que llegan sin ningún tipo de acreditación un documento que permita su acceso al sistema de salud de forma temporal, con el objeto de asegurar que sean asistidos.

Acerca de los plazos para la aprobación del plan, el director general de Inmigración señaló que podría debatirse en las Cortes de Aragón a lo largo de noviembre, y así recibir luz verde antes de fin de año.



Fuente: Heraldo.es
URL relacionado: http://www.heraldo.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.26599

Material Multimedia Relacionado