Las Migraciones en Aragón

04 de Marzo 2012
La Universidad en general está decrepita, hay muchas carecinas estructurales y a nivel de profesarado


Zaragoza.- Claudia Lorente Pañart (Cariñena 1992) es estudiante de primero de Historia del Arte, desde que llegó a la Universidad ha formado parte del Colectivo de Estudiantes Progresistas de Aragón (CEPA) y en diciembre de 2011 decidió dar el salto y se convirtió en la presidenta del Consejo de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza.

Como presidenta, su propósito es que los estudiantes comiencen a ser realmente escuchados en el centro universitario, que haya una mayor preocupación por los campus periféricos y que nadie se quede parado cuando se ataque a la educación pública.

Pregunta.- Acaba de ser elegida presidenta del Consejo de Estudiantes, ¿por qué ha decidido meterse en esto?
Respuesta.- Llevo dos años en la Universidad, aunque sea mi primer año de carrera en Historia del Arte. Ya el año pasado entendí que lo que conocemos como Universidad pública están intentado llevársela a su terreno ciertas personas y no podemos consentir que eso ocurra, con lo cual decidí empezar a trabajar en asociaciones y colectivos universitarios. Este año di el paso porque sentí que ya estaba preparada para ser la presidenta y planteé mi candidatura. Me mueve la motivación de que los estudiantes conozcan cómo es la Universidad por dentro, cuáles son sus formas de participar y que tengan alguien en quien puedan confiar.

P.- ¿Le quita mucho tiempo?
R.- Sí que quita tiempo, pero si te organizas puedes compaginarlo bastante bien con los estudios. Lo bueno que tiene el Consejo es que no estoy yo sola. A la hora de dar la cara, de ser la portavoz, sí, pero para hacer gestiones, reuniones etc. estamos siete personas por lo que nos repartimos el trabajo y no hay ningún problema.

P.- ¿Cuál es el funcionamiento?
R.- Somos delegados o subdelegados de clase elegidos por los compañeros. Hemos sido elegidos en el Pleno de la Delegación de la Facultad y, finalmente, en el Plenario del Consejo de Estudiantes, que es donde planteé mi propuesta. En el Consejo hacemos reuniones, utilizamos mucho Internet (porque hay gente de Huesca, de La Almunia), reuniones con las delegaciones, con el Vicerrectorado de Estudiantes, etc.

P.- ¿Considera que se les tiene en cuenta lo suficiente?

R.- No, la Democracia en la Universidad no es lo que a los estudiantes -al menos a los implicados- nos gustaría. Por ejemplo, en las elecciones a rector que se celebran en abril el voto de un profesor vale el de 50 estudiantes. En el Consejo de Gobierno la representación de los estudiantes es testimonial, que tengamos voz y voto no significa nada. Uno de los objetivos en esta etapa del Consejo es conseguir que se nos oiga más y se nos haga más caso; sobre todo ahora que se nos viene encima un nuevo recorte a la educación pública que no vamos a poder afrontar, porque los estudiantes vamos a ser los que vamos a pagarlo.

P.- Respecto a esto, ¿ahora se está hablando de subir las tasas?
R.- Es un ejemplo, y es algo muy grave de lo que la gente no se está enterando. Deberíamos hacer una campaña y debería tener una resonancia y un eco en toda la sociedad. Ahora vamos a pagar los estudiantes, pero es que nuestros padres nos pagan la Universidad. Esto se paga con nuestros impuestos ya, no nos pueden hacer pagar dos veces.

P.- ¿Qué es lo más urgente para ustedes?
R.- Aparte de la Democracia en la Universidad, queremos que se tenga en cuenta a los campus periféricos. Parece que la Universidad pública sólo está en Zaragoza y tenemos campus en otros lugares a los que no se ayuda nada. Además, tenemos otra Universidad privada, que es muy respetable que esté, pero en el Claustro universitario se aprobó que no se iba a permitir la implantación de titulaciones en la USJ que ya estuvieran en Huesca o Teruel y ahora mismo se están haciendo gestiones para que se impartan. Otro problema son las infraestructuras, la Facultad de Educación, que ya han empezado a construir, se va a quedar parada; y en Filosofía y Letras hace poco se cayó el techo. Pero si nos planteamos lo de Filosofía y Letras, parece que sólo hace falta dinero para eso, y no, la UZ en general esta decrépita y hay muchas carencias estructurales, a nivel de profesorado y de implantación de Bolonia. A todo esto hay que darle una salida y con los presupuestos no se la van a dar, hace falta una movilización general y por mucho que los estudiantes nos movilicemos, no valdrá de nada si los padres, los profesores, y el resto de la ciudadanía, no se da cuenta de que esto les afecta, porque los que estudiamos allí somos parte del futuro de Aragón.

Universidad

P.- ¿Cómo está viendo la adaptación a Bolonia? ¿Ha cambiado mucho la forma de dar clase?
R.- El problema con Bolonia es que tenía cosas que estaban bien para la docencia y la pedagogía, pero no hay dinero para implantarlo. Una de las cosas que dicen es que los grupos tienen que ser de 30, pero eso no se puede hacer si faltan aulas y si las que hay son de 200 personas. Todo se reduce al dinero, todo lo bueno que tiene Bolonia no se puede aplicar. Los estudiantes notan que ha cambiado la metodología docente y que la UZ no ha acabado de adaptar bien los grados. Por ejemplo, las licenciaturas de cinco años ahora son de cuatro, con lo que hay materias que las han unido en un cuatrimestre cuando eran anuales. La UZ lo que ha hecho es crear una Comisión de Evaluación de Grado y allí los profesores y estudiantes van dando su opinión, quiero decir que se han establecido mecanismos, pero con eso no basta.

P.- ¿Cuál es el nivel educativo de la UZ?
R.- Es una Universidad buena dentro de España; por ejemplo, la Facultad de Veterinaria es la mejor de España y la tercera de Europa. El problema que hay con lo de la calidad o la excelencia es que se hace una elitización de las universidades, si unas son Campus de Excelencia y otras no, lo que conseguiremos es que desaparezcan muchas universidades públicas. Si a Zaragoza le dan el Campus de Excelencia y a otra universidad no, esa otra acabará desapareciendo porque se va a destinar más dinero a Zaragoza, tenemos que aspirar a que todo el mundo pueda disfrutar de esa educación y cuanto más cerca de casa mejor.

P.- ¿Los universitarios llegan con suficiente nivel a la Universidad?
R.- Creo que no estoy capacitada para responder esa pregunta, pero pienso que debería haber un cambio en la educación en general, no depende tanto de la Universidad sino de la Primaria y la Secundaria. En mi opinión, no se le da la importancia que tienen a los maestros y profesores. Estamos formando personas que son el futuro.

P.- ¿Qué piensa de la política universitaria del Gobierno de Aragón?
R.- No es cosa de partidos, la DGA lleva varias legislaturas que no hace mucho caso a la UZ, muchas veces le criticamos al rector, pero quien tiene que poner el dinero es la DGA, porque parece que la Universidad es una entidad autónoma, pero no se puede autofinanciar. No es cosa ni de PP ni de PSOE, pero el PP ya ha demostrado con sus actos lo mucho que le importa la Universidad pública.

P.- Ya hemos hablado de la implantación de Ciencias del Deporte en la USJ y ahora se habla de Psicología.
R.- Ya se ha visto con Ciencias del Deporte, si se lo proponen lo implantarán. El problema es que una Comunidad como Aragón, que ya tiene mucha población concentrada en Zaragoza, si le quitas Huesca y Teruel, se van a quedar todavía mas despobladas. Mucha gente de Valencia, Soria o LLeida, que venga a estudiar, dirá: “ahora la tengo en la privada, que me va a costar mas o menos lo mismo y estoy en Zaragoza, pues me quedo”. Pero es algo que no afecta solo a la Universidad, afecta al motor de desarrollo y a toda la economía de Aragón.

P.- ¿Cuál es el grado de implicación de los estudiantes a la hora de movilizarse?
R.- El paso por la Universidad es corto y los problemas se dan salteados. Con Bolonia la gente salió mucho a la calle y ahora se nos viene encima la Estrategia Universidad 2015 que es la continuidad a Bolonia. La gente que entra nueva viene de los institutos, normalmente de un clima tranquilo, y tardan en enterarse de lo que les afecta. Hace falta un trabajo desde el Consejo de Estudiantes y desde los colectivos universitarios que es importante para concienciar a la gente de lo que va ocurriendo.

Juventud

P.- Últimamente han aparecido movimientos (en su mayoría juveniles) como el 15 M o las revueltas en el mundo árabe, ¿qué opina de esto? ¿Se está despertando la juventud?
R.- Creo que estamos en un momento de crisis y los más afectados somos los jóvenes, las mujeres y los inmigrantes. Ahora ya estamos viendo que la crisis nos afecta porque a nuestros padres les echan a la calle, nosotros no encontramos trabajo, nos suben las tasas en la Universidad, son cosas que van haciendo que la gente tome conciencia, pero esa conciencia hay que canalizarla, no basta con manifestarse, una manifestación sólo sirve si sabes hacia dónde vas.

P.- ¿Qué futuro laboral ve por delante?
R.- Yo estoy en Historia del Arte, precisamente, las Humanidades es algo que están esquilmando, no tienen salida. Pienso que la gente no debería guiarse tanto por lo que tiene salida o no, sino por lo que les gusta hacer, porque luego trabajaremos de lo que nos salga. Animo a la gente a que estudie lo que quiera y que sepan que la Universidad no es la única salida, hay grados superiores, FP, que parece que no tienen la misma categoría que la Universidad y eso es un error.

P.- Como resumen, ¿Cree que todo va a derivar en que la educación pública sea cada vez peor o incluso que va a desaparecer?
R.- Si la gente no se moviliza y si las cosas siguen así, si, y no solo la Educación, también la Sanidad, y todo lo que se ponga por delante, porque estamos en crisis y tenemos que abrir los ojos. 



Fuente: http://www.aragondigital.es
URL relacionado: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=92658

Material Multimedia Relacionado