Histórico de artículos

04 de Octubre 2008
Un inmigrante trató de cruzar la frontera de Melilla oculto en el salpicadero de un coche


Un inmigrante trató de llegar a España cruzando la frontera de Melilla oculto en el doble fondo del salpicadero de un coche, donde permaneció durante algunas horas totalmente aprisionado en el pequeño hueco, por lo que se encontraba en muy malas condiciones físicas. Fue encontrado por la Guardia Civil cuando realizaba "una primera revisión ocular sobre la zona del maletero", informó un portavoz de la Guardia Civil. Sin embargo, fue al abrir el capó cuando observaron "cierta irregularidad", por lo que ante las sospechas sometieron el vehículo a "un exhaustivo registro" que les llevó a desmontar la zona del salpicadero, donde localizaron un doble fondo muy bien construido. En su interior se encontraba el inmigrante, un varón, "completamente aprisionado" y sin apenas aire para respirar.

Los agentes de la Guardia Civil procedieron al registro de un vehículo que pretendía acceder a Melilla procedente de Marruecos, ocupado por una persona joven. Cuando comenzaron una primera revisión ocular "sobre la zona del maletero, tras su apertura, no observaron nada anormal", según informó un portavoz de la Benemérita. No obstante, fue cuando registraron el capó del vehículo cuando "apreciaron cierta irregularidad que les hizo levantar sospechas".

Desmontaron toda la zona del salpicadero, donde localizaron un doble fondo muy bien construido. Aunque "todos los posibles huecos de acceso habían sido tapados para que no se pudiese ver el interior", detectaron que allí podría viajar una persona, por lo que procedieron a su desmontaje, y fue cuando efectivamente comprobaron que "dentro había una persona". Rompieron inmediatamente el doble fondo, puesto que peligraba su "integridad física, ya que era tan hermético el habitáculo que en esas condiciones apenas podría coger aire", apuntaron las mismas fuentes.

Completamente aprisionado


La persona que viajaba en el interior del salpicadero iba "completamente aprisionada", por lo que al ser rescatada presentaba un muy mal aspecto físico, con síntomas de entumecimiento en todo su cuerpo y respiración agitada por la falta de ventilación. Le tuvieron que ser practicados primeros auxilios, y posteriormente fue trasladado en ambulancia al Centro de Salud de la ciudad, donde fue estabilizado tras sufrir "mareos".

El inmigrante era de origen subsahariano, joven, y decía proceder de Eritrea. Será puesto a disposición del Cuerpo Nacional de Policía a efectos de aplicación de la legislación vigente en materia de extranjería. El conductor del vehículo era marroquí, natural y vecino de la ciudad de Nador, tenía 25 años y respondía a las iniciales B.Y. Pasará a disposición judicial en calidad de detenido como supuesto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros -tráfico de inmigrantes-.



Fuente: OTR/PRESS. Madrid
URL relacionado: http://www.heraldo.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.26277

Material Multimedia Relacionado