Las Migraciones en Aragón

11 de Abril 2012
No vamos a hacer un Plan Estratégico como si fuera una carta a los Reyes Magos


Zaragoza.- Velar por las personas y trabajar de forma coordinada con asociaciones y entidades sociales son los dos objetivos principales con los que Cristina Gavín se ha puesto a la cabeza de la Dirección General de Bienestar Social y Dependencia. Un área que no sólo tiene que enfrentarse al reto de la dependencia, sino que también está en el punto de mira como consecuencia de las residencias privadas de ancianos en las que se han abierto expedientes sancionadores por irregularidades.

Esta licenciada en Filología Inglesa, máster en Administración y Dirección de Servicios Sanitarios y máster en Documentación y Sistemas de Información Sanitaria trabaja con decisión y seguridad para ofrecer un mejor servicio a las personas que demanden ayuda de su Departamento.

Pregunta.- Aunque tiene experiencia en el área de Servicios Sociales, ¿le ha costado adaptarse a la Dirección General?
Respuesta.- He trabajado en temas de gestión y el objetivo de mi Dirección es gestionar procedimientos y un presupuesto, además de trabajar en colaboración con las personas. Para mí el cambio ha estado en tener más responsabilidad en tres ámbitos diferentes.

Uno de los servicios de la Dirección es resolver el grado y nivel de dependencia, cuya resolución mandamos al IASS. También llevamos el servicio de inmigración, que trabajamos con asociaciones y entidades. Además, de nosotros depende la planificación y ordenación de los servicios sociales, donde también entra la acreditación y registro de centros y entidades sociales.

P.- ¿Está siendo la crisis un lastre para gestionar todos estos aspectos?
R.- Es un lastre, pero hay que trabajar con más efectividad. Tenemos lo que tenemos y, por ello, hay que innovar y utilizar la imaginación para conseguir la optimización de los recursos. Lo que queremos es poner la dependencia en su sitio y cumplir la Ley.

Por ejemplo, en Aragón, casi un 62% de las prestaciones económicas están vinculadas al entorno familiar. En la mayoría de los casos estarán justificadas pero, en otras ocasiones, puede que el recurso idóneo no sea que te cuide un familiar, sino que el dependiente requiere cuidados un poco más especializados como, por ejemplo, la ayuda a domicilio, un centro de día, etc. Vamos a tratar de equilibrar las ayudas y posicionarnos en la media del resto de España, que está en el 40%.

P.- Es inevitable preguntarle por las residencias privadas a las que se les ha abierto un expediente sancionador por irregularidades. ¿Hay novedades al respecto?
R.- La novedad es que seguimos trabajando para que nuestros mayores encuentren las mejores condiciones posibles. Además, ya son ocho los centros con sanciones de cierre, aunque hay que recordar que esto no significa que vayan a cerrar.

P.- ¿Considera que este tema ha tomado un cariz demasiado político?
R.- A mí me ha dado esa sensación, pero de puertas para dentro de la Dirección General hemos tratado de transmitir que la parte política no debe afectar al funcionamiento del servicio. Nuestros funcionarios van a seguir haciendo el trabajo que tienen encomendado desde hace años.

P.- ¿Se ha puesto ya en marcha el Plan de Inspección de Residencias?
R.- Se ha puesto en marcha desde el momento en el que hemos establecido un protocolo de actuación con la Dirección General de Salud Pública. Queremos protocolizar todos los cuerpos inspectores y tenemos la relación de todas las entidades públicas y privadas.

Sin embargo, el plan en sí no está aprobado porque hace poco las entidades sociales aportaron sus ideas para el Plan y ahora estamos analizando esas sugerencias. Una vez incluidas las citadas propuestas, el Plan se aprobará dentro de unos días.

P.- Y hablando de planes, ¿en qué punto se encuentro el Plan Estratégico de Servicios Sociales?
R.- Este Plan va muy bien porque contamos con la participación de entidades sociales y locales. Nosotros lo que hemos hecho es trabajar con diferentes áreas del Departamento y desarrollar un trabajo interno tomando ideas de otras comunidades autónomas. El objetivo del programa es proteger a las personas que necesitan atención en los servicios sociales.

Los encuentros con las entidades sociales se dividirán en cinco grupos de trabajo que se reunirán antes de que empiece Semana Santa. Después de las reuniones, evaluaremos las actuaciones propuestas y las incorporaremos dentro del Plan Estratégico.

Se incorporarán todas las prestaciones en las que todos estemos de acuerdo y que conlleven un presupuesto que nos podamos comprometer a cumplir. No vamos a hacer un Plan Estratégico como si fuera una carta a los reyes magos, si no que tiene que recoger propuestas que se cumplan. Es decir, todo lo que pongamos lo vamos a hacer, y si no lo podemos cumplir, no lo pondremos. Además, el Plan será evaluado anualmente para realizar los cambios que creamos convenientes.

P.- En cuanto a dependencia, ¿están ya todos los datos actualizados?
R.- Todavía no, pero por un aspecto técnico. Hemos dado de alta dependientes en el sistema aragonés pero aún no están dados de alta en el sistema informático de Madrid. El problema es que no tenemos efectivos suficientes para meter datos en la base de datos, pero desde el Imserso se han puesto a nuestra disposición para hacer una carga masiva. Calculamos que estaremos al día a finales del mes de abril.

P.- Sobre las valoraciones en dependencia, ¿hay ya homogeneización?
R.- Se lleva trabajando en la homogeneización desde el principio porque detectamos diferentes procedimientos en las tres provincias en cuanto a las valoraciones. Lo que hemos hecho ha sido iniciar reuniones periódicas para establecer el mismo procedimiento en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Además, queremos poner en marcha un sistema informático único donde todos los servicios provinciales incorporen los mismos datos en el sistema informático. No hay que olvidar que el problema técnico que tenemos con Madrid proviene de la incorporación de estos datos a los sistemas.

P.- En diciembre comenzó un curso gratuito para cuidadores de personas dependientes. ¿Se seguirán llevando a cabo estas iniciativas?
R.- Es una exigencia de la Ley de la Dependencia y, por el compromiso que tenemos con los cuidadores, vamos a seguir haciendo estos cursos. Aún no hay un programa fijado para 2012 pero habrá jornadas de formación en las tres provincias para que los cuidadores sepan cómo cuidar bien de sus dependientes.

P.- La inmigración es otra de las competencias de su Dirección General. ¿Cuál es la situación de los 172.000 inmigrantes de la Comunidad?
R.- Es cierto que desde hace meses hay menos inmigrantes en las comarcas pero hay que seguir trabajando en su integración porque somos todos ciudadanos. También estamos pendientes de la formación y creación de empleo, ya que estos aspectos influyen en la integración de estas familias, que también son aragonesas. Desde la Dirección General no hay servicio directo en cuanto a la prestación de servicios pero trabajamos con todas las asociaciones relacionadas con la inmigración.

P.- ¿Cuáles son las prioridades en este área?
R.- Vamos a priorizar las subvenciones que den continuidad a las actuaciones. No queremos proyectos muy establecidos y que duren, por ejemplo, de enero a junio, sino que vamos a tratar que tengan continuidad. También vamos a primar los proyectos en red.

P.- A nivel personal, ¿qué reto le gustaría cumplir a la cabeza de la Dirección General?
R.- Velar por las personas creando un buen sistema de bienestar social. Para ello es muy importante la coordinación con entidades sociales y locales que están al servicio de las personas, ya que ahora estamos un poco descoordinadas. Gracias a esta coordinación llegaremos a saber cuál es el servicio idóneo que requieren las personas que demandan servicios de la Administración.



Fuente: http://www.aragondigital.es
URL relacionado: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=93755

Material Multimedia Relacionado