Las Migraciones en Aragón

04 de Julio 2013
Aragón recibe menos trabajadores de los que "exporta" a otras comunidades



Aragón mantiene, atendiendo a entradas y salidas, un saldo negativo de trabajadores con el resto de comunidades autónomas. A lo largo de los tres primeros meses del año, un total de 7.896 profesionales censados en otras provincias se afincaron en Zaragoza, Huesca o Teruel con un nuevo contrato bajo el brazo.

Por contra, hasta 11.134 personas afincadas en Aragón dejaron la Comunidad por motivos laborales. Estas cifran arrojan un saldo negativo en 3.238 trabajadores y colocan a Aragón como la cuarta autonomía que más trabajadores 'exportó', solo por detrás de Castilla-La Mancha, Castilla y León y Extremadura. Se trata de una tendencia similar a la de los últimos años.

El destino laboral de los 'exiliados' laborales aragoneses lo centran las dos provincias más pobladas del país: Madrid y Barcelona. La primera aglutina algo más del 30% de los trabajadores que se buscan la vida fuera de la Comunidad. Por su parte, la principal provincia catalana recibe una cuarta parte del total.

Las provincias limítrofes se llevan otro buen porcentaje. Navarra recibe en torno al 15% de los aragoneses que buscan empleo en otras autonomías, la capital valenciana un 13% y la provincia tarraconense acoge un 7%, debido principalmente a su mercado turístico estacional.

El principal desajuste entre los trabajadores que entran y los que salen se genera en el sector servicios, que arroja un saldo negativo en Aragón de 2.556 personas (la mayor parte en las provincias de Zaragoza -2.215- y Huesca -2.741-). Más moderada fue la pérdida en los sectores agrícola y pesquero, de los que se marcharon 763 profesionales más que los que llegaron.

Por provincias, la de Huesca es la que ostenta una mayor tasa de movilidad (21,36%). Durante el primer trimestre del año entraron 2.439 trabajadores y salieron 2.539. Le sigue Teruel, con una tasa del 17,14% y un saldo negativo de 146 trabajadores. Zaragoza cierra la clasificación con una tasa de movilidad del 10,63% y una diferencia negativa de 2.948 asalariados.

Mayor movimiento en verano

El perfil del trabajador aragonés que abandona su casa es el de "un hombre, de entre 25 y 44 años y con estudios secundarios", explica Ana Royo, consultora de Randstad en Zaragoza. Los contratos que rubrican en otras comunidades son "de varios meses de duración", y estos se disparan especialmente durante la época estival.

Precisamente, el tercer trimestre del año pasado lideró la tasa anual de movilidad interna, con 452.322 desplazamientos a nivel nacional. Atrás quedó el cuarto trimestre (443.436) y el segundo (429.610). Durante el primer trimestre de este año (347.494) se ha registrado una cifra inferior al del año pasado

Isaac Avilés es zaragozano, tiene 23 años y está licenciado en Periodismo. Ahora reside en Madrid, donde tras cursar un máster ha encontrado trabajo en una emisora de radio. "Hace un año, en julio, se me agotó la beca con la que estaba y empecé a ver que era imposible que saliera nada. Solo me surgía la posibilidad de realizar prácticas y siempre de escasa duración".

Este panorama empujó a Isaac a buscar otra vía: "Si no encontraba un trabajo con una duración mínima, me planteaba volver a estudiar". Al final, ha logrado combinar ambas opciones. "Desde luego, el trabajo no viene a la puerta de tu casa", sentencia este zaragozano, que no descartaría marcharse a otra ciudad si fuese necesario. "Tal y como está la situación, me da igual Zaragoza, que Cádiz o La Coruña. Hoy en día, el lugar de residencia se escoge en función del trabajo y no por el cariño que se tenga a un sitio u otro", concluye.

Fuente: heraldo.es
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/economia/2013/07/04/aragon_recibe_menos_trabajadores_los_que_exporta_otras_comunidades_240592_309.html

Material Multimedia Relacionado