Las Migraciones en Aragón

03 de Agosto 2013
La presencia de nicaragüenses se duplica en Zaragoza en cinco años



Cuando Abraham Castellón, nicaragüense, llegó a Zaragoza hace diez años, en la capital aragonesa vivían unos 70 compatriotas. Hoy residen cerca de 5.000 nicaragüenses y es uno de los pocos colectivos de inmigrantes cuya presencia sigue creciendo en tiempos de crisis. En cinco años, su presencia se ha duplicado, según los últimos datos del padrón. Son el sexto colectivo más numeroso de extranjeros en la ciudad, tras rumanos, marroquíes, ecuatorianos, chinos y colombianos. "Había estado varias veces en Zaragoza de gira, tenía un grupo de teatro y soy cantautor. En 2003, un amigo me consiguió un trabajo en Ejea y vine con mi mujer y mi hijo de un año. Aquí estamos bien, vivimos en Quinto, trabajo mucho, en una granja de cerdos y sigo con la música como hobby", cuenta Abraham Castellón, de 40 años, procedente del departamento de León. Abraham acaba de presentar su segundo disco, 'Sones y razones', del sello Mago Fermín. En sus canciones siempre hace referencia a la experiencia de los emigrantes, a la identidad, a la nostalgia de su tierra. Su canción 'Los recoge babas', del último disco, está siendo un gran éxito en las radios y televisiones de Nicaragua. "Muchos compatriotas allá piensan que soy rico y famoso. Yo vivo modestamente. A mí no me ha faltado trabajo, pero la vida del emigrante es dura", cuenta. "Algunos se hacen fotos con carros y casas que no son suyos para presumir de lo bien que les va aquí. Es mentira y eso solo sirve para mantener el engaño de que aquí es fácil vivir y conseguir trabajo", critica. Abraham tiene otros ocho hijos en Nicaragua, de entre 15 y 25 años, a los que ha ido mandando dinero durante este tiempo. Y cuenta con orgullo que ya es abuelo. En Zaragoza viven 4.703 nicaragüenses, según los últimos datos del padrón del 1 de enero de 2013. En 2008 eran 2.358. La Asociación de Nicaragüenses en Aragón estima que en Aragón viven entre 7.000 y 7.500 'nicas' (calificativo popular para los nicaragüenses). "Mucha gente no se empadrona porque no tiene papeles y tiene miedo", apunta Lester Gaitán, vicepresidente de la asociación y dueño del bar Valió la pena, en el barrio de San Pablo. El número de mujeres nicaragüenses en Aragón triplica al de hombres y la mayoría se dedica al servicio doméstico. Entre los hombres, ahora hay muchos en paro. "Pese a la crisis en España, los nicaragüenses siguen viniendo. Los nicaragüenses emigran por la situación económica y social de su país. Zaragoza es una ciudad cómoda y segura, aquí hay una gran comunidad de 'nicas' y nos apoyamos mucho unos a otros", afirma Lester Gaitán, de Managua. Él tiene 44 años, vino solo en 2006 y cuando consiguió trabajo y papeles trajo a su mujer y sus tres hijos. Ahora le han concedido la nacionalidad española -como a Abraham- y está esperando el trámite de jurar la bandera. Ahora Lester y su familia están a punto de abrir el primer restaurante nicaragüense en la ciudad, en la calle de Conde Aranda. "El bar se nos ha quedado pequeño y queríamos abrir un restaurante, con espacio suficiente para actuaciones y otras actividades culturales. Ofrecen comida típica nica, como carne asada al carbón, enchiladas, tacos, gallopinto (arroz y frijoles) y frescos (zumos) de frutas traídas de allá. "El restaurante se llamará igual que el bar: Valió la pena. Porque valió la pena venir de allá, todos los esfuerzos que hemos hecho. También porque los clientes que vienen al bar dicen que vale la pena esperar un poco y probar nuestra comida", asegura.

Fuente: heraldo.es
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza_provincia/zaragoza/2013/08/04/la_presencia_nicaraguenses_multiplica_zaragoza_cinco_anos_244075_301.html

Material Multimedia Relacionado