Las Migraciones en Aragón

21 de Agosto 2013
Apenas medio millar de emigrantes aragoneses regresan cada año



La emigración (obligada por la elevadísima tasa de paro) de cientos de aragoneses no va acompañada, de momento, por un fuerte movimiento de retorno. Apenas 494 regresaron a casa a lo largo de 2012. Una cifra baja, más aún que la de un año antes, cuando retornaron un total de 572, según se desprende de las bajas consulares de españoles residentes en otros países.

La tendencia a la baja del número de oscenses, zaragozanos y turolenses que toma un avión de vuelta choca de frente con la de quienes recorren el trayecto inverso. Solo en la primera mitad de este año han cambiado de país de residencia un total de 706 aragoneses, tal como se desprende del censo electoral de españoles en el extranjero. Ya son 28.311 los nacidos en la Comunidad que residen en otro estado, de los que se calcula que casi 10.000 lo hacen como consecuencia directa de la crisis.

Entre los emigrantes retornados se encuentran dos tipologías mayoritarias: aquellos que no colman sus expectativas en el extranjero y vuelven para no tener que acarrear con los gastos de vivir fuera de casa y los que lo hacen tras encontrar un empleo en España.

En el primer grupo se encuentra Guillermo Jimeno, un arquitecto zaragozano de 27 años que probó suerte hace poco más de un año en la capital alemana: "Fuera, en el extranjero, las cosas tampoco están tan fáciles. Hay quien tiene suerte y encuentra un buen trabajo, pero sin un nivel alto del idioma no puedes hacer demasiado".

Para Guillermo, que volvió hace unos meses a Aragón, existe "una idea equivocada de lo que hay en otros países". "La gente piensa que vas a tener un buen sueldo desde el principio, pero en muchos casos solo se ofertan puestos de becario, en los que te pagan menos de 400 euros. Al principio aguantas, por aquello de ganar experiencia y currículum, pero luego ves que no tiene sentido emigrar para estar incluso peor".

Mejor suerte corrió el también zaragozano Juan Segura. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, marchó a mediados de 2012 a hacer prácticas en una empresa belga. "Después de trabajar en España con una beca y quedarme en el paro decidí marcharme. En ningún momento dejé de buscar trabajo en España y, especialmente, en Zaragoza a través de internet. Tuve suerte y me llamaron para trabajar aquí".

Ahora, aunque gana "lo justo para alquilar una habitación" y darse "algún capricho", Juan tiene la suerte de estar en su tierra. "Y con un trabajo que me llena", remata. 

Fuente: heraldo.es
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2013/08/21/apenas_medio_millar_emigrantes_aragoneses_regresan_cada_ano_246224_300.html

Material Multimedia Relacionado