Histórico de artículos

03 de Noviembre 2008
Más de once mil extranjeros en paro en Aragón


ZARAGOZA.- La crisis está siendo un duro golpe para muchos de los inmigrantes que, sin duda, son uno de los sectores de la población más vulnerables ante la recesión económica. En Aragón, donde los ciudadanos extranjeros corresponden al 12% de la población, cerca del 22% de la sociedad inmigrante está en paro. En total, son más de 11.000 los que demandan empleo y de ellos menos de 7.000 están cobrando la prestación.

A juicio de los expertos, este desfase –que también se da entre la población autóctona- es una situación que "preocupante" y cuya evolución en los próximos meses será un elemento "clave". “La preocupación es evidente. Era evidente y todo el mundo suponíamos que si había una pérdida de empleo, y sobre todo en sectores como el de la construcción donde había una presencia muy fuerte de población de origen extranjero trabajando, pues que el impacto les daría más fuerte”, ha explicado el director general de Inmigración y Cooperación para el Desarrollo, Pedro Coduras.

Ahora, Coduras mantiene que “habrá que esperar un tiempo” para ver cómo evoluciona el empleo y en qué medida va a seguir afectando a los inmigrantes. No obstante, el director general de Inmigración y Cooperación para el Desarrollo considera que los trabajadores de origen extranjero reúnen varias características que les pueden facilitar adaptarse mejor a esta situación crítica.

“Cuentan con el problema de la carencia de una red social, como tenemos los autóctonos, que nos ayuda y nos apoya en los peores momentos. Pero a la vez tienen a su favor que les cuesta menos trabajo moverse, porque no tienen el mismo arraigo, y tienen una disposición mayor a un cambio de ocupación y aceptar trabajos que nosotros consideraríamos que están por debajo de nuestra preparación. Esto, que puede ser duro, también les puede servir para adaptarse mejor a la situación”, explica Coduras.

En Aragón, en los últimos dos años, ya se ha notado una “ligerísimo” descenso de la población inmigrante de origen latinoamericano. Sin embargo, Coduras cree que “es pronto todavía” para creer que la crisis vaya a implicar que muchos de los extranjeros retornen a sus país de origen. "Es cierto que el sector de la construcción está en retroceso, pero confiamos en que en los servicios y otros ámbitos como el de la asistencia haya un repunte y se creen puestos de trabajo", añade.

No obstante, lo que sí anuncia el experto es un cambio en el tipo de migraciones, que pasarán a ser temporales. “Yo creo que vamos a empezar a ver mucha ida y vuelta o mucha migración circular, como ocurre en el campo y en las campañas de Andalucía. Es decir, gente que viene, está unos meses aquí, trabaja y luego se vuelve”, concluye.



ARAGÓN PRESS



URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/index.php?mod=noticias&mem=detalle&idnoticia=317590

Material Multimedia Relacionado