Las Migraciones en Aragón

22 de Julio 2014
La pobreza no debe ser cosa de niños



Llevaba tiempo acosando a los más vulnerables y, por fin, se ha hecho un hueco en la agenda política. Aragón tiene un 27% de menores viviendo por debajo del umbral de la pobreza (la media española es del 27,5%) y tan alarmante cifra lleva a preguntarse si realmente son eficaces las medidas que se toman para luchar contra una lacra con tan graves consecuencias. 

«Gastamos menos en pobreza que al principio de la crisis», lamenta el profesor de Sociología de la Universidad de Zaragoza, Pau Marí-Klose, que calcula que a protección de la infancia se destina un 15% menos que en 2007. Las cifras que acaba de hacer públicas Unicef le dan la razón. El informe ‘La infancia enEspaña 2014’ pone de relieve la falta de eficacia de las decisiones tomadas. Mientras que en países como en Francia o Alemania las prestaciones reducen casi un 50% la pobreza infantil, las ayudas españolas no llega a disminuirla un 28%. No solo eso, los países de la Unión Europea gastan un 2,2% del PIB en protección infantil, en España solo el 1,4.

Desde Unicef temen un problema demográfico y vaticinan la pérdida de más de dos millones y medio de habitantes en los diez próximos años. Sobre todo, por el alto índice de pobreza en hogares en los que viven niños.

«Hemos detectado varios casos de malnutrición, no tanto de desnutrición», admiten desde la dirección del colegio Ramiro Solans del barrio Oliver de Zaragoza, un centro que tiene un 60% de niños de etnia gitana y un 35% de inmigrantes. Además, «las familias nos piden ropa y comida, muchas veces los niños se llevan la fruta que sobra del comedor. Es frecuente que necesiten de ayudas para pagar las rentas del alquiler». 

Pau Marí-Klose afirma que «los casos de desnutrición son aislados» y es más importante las ayudas para pagar el alquiler de una vivienda, facturas y una mejora de las condiciones sociales.

Las asociaciones de padres critican que las prestaciones no llegan lo suficiente a la población más vulnerable. Fecap Aragón lamenta que todavía «hablemos de niños en riesgo de exclusión social». Quizá es porque en España se ha entendido «que a las prestaciones solo tienen que tener acceso aquellos que han cotizado», opina el sociólogo de la Universidad, y por eso «hay más pensiones para adultos que sacan a niños de la pobreza que ayudas específicas para familias». 

Además, se ha incrementado un 15% el número de niños que cumplen los requisitos para acceder a una beca de comedor y, en cuanto a las ayudas de material, hay un 19% más de familias solicitantes, según informa la asociación de padresFapar. 
La presidenta de Unicef Aragón, por su parte, pide un cambio drástico en las políticas de infancia y propone un pacto «para asumir que el bienestar infantil es una tarea de todos», en palabras de Pilar de la Vega.

Comedores de verano

Para hacer frente a este problema, el Gobierno de Aragón ha invertido a través del Ministerio de Sanidad 720.000 euros en la puesta en marcha de comedores de verano. Cáritas insistió en relacionar la pobreza infantil con el entorno familiar por lo que, aunque era necesario tomar medidas, «preferíamos que las ayudas fueran directamente a la familia, ya que las carencias no son solamente alimenticias». 

Mientras que desde el colegio Ramiro Solans critican «la mala organización» de los comedores estivales porque, aunque muchas familias decidieron apuntarse en un principio, «lo desechaban al tener que cambiar de barrio para llevarlos al comedor». TambiénFapar se ha pronunciado criticando que se ha impedido acceder a las ayudas a aquellos que no hubieran sido becados durante el año.

De momento, la pobreza infantil se ha erigido como un problema endémico que se venía arrastrando desde 2008, que se ha agudizado con la crisis económica, y que ha evidenciado que las ayudas prestadas no son suficientes.


Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2014/07/24/la_pobreza_debe_ser_cosa_ninos_301207_300.html

Material Multimedia Relacionado