Histórico de artículos

21 de Noviembre 2008
Las pequeñas acciones que favorecen la inclusión social


La presentación de la jornada contó con la presencia de, entre otros, el presidente provincial de Cruz Roja en Huesca, Francisco Barreña; María Antonia Borderías, presidenta de la comisión de Bienestar Social de la Diputación Provincial; y el alcalde Fernando Elboj. Barreña señaló que la situación para las personas que se encuentran desubicadas socialmente es `muy delicada`. Simplemente leyendo la prensa, según Barreña, `todo son problemas sociales. Empresas que cierran, gente que va al paro y esto agrava la situación de personas que estaban desubicadas socialmente`.

Por eso, son fundamentales los buenos hábitos, porque `con pequeñas acciones se puede lograr ayudar a personas que se encuentran fuera de lugar`. Barreña se refirió en concreto a la situación de los inmigrantes ilegales. Éstos no tienen derecho a paro, pero `son personas y tienen sus derechos sociales y hay que procurar ayudarlas, intentando ubicarles legalmente, si se puede; facilitándoles la vuelta a su país de origen y mientras estén aquí, cobijarlos en un albergue, donde se les enseña nuestro idioma y un oficio para formales durante su estancia`, detalló.

Al acto de apertura le siguió la ponencia marco, a cargo de la subdirectora adjunta de la Dirección General de Política Social del Ministerio de Educación, Inmaculada Lasala, quien explicó el Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2008-2010. A partir del análisis de la situación española se han establecido los desafíos, objetivos prioritarios y metas correspondientes a los aspectos donde es necesario una mayor concentración de esfuerzos para la atención de necesidades y problemas de las personas que se sitúan alrededor del umbral de pobreza relativa.

Tras esta explicación, comenzaron a presentarse algunos de los ejemplos de Buenas Prácticas que se desarrollan en nuestro país. El primero de ellos, presentado por Gaspar Maza, de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, habló de los guetos y `zonas fracturadas` de las grandes ciudades. La convivencia de distintas nacionalidades en una misma zona deriva en choques culturales que dificultan la convivencia y en algunos casos generan problemas de violencia.

En las localidades de menor tamaño, este sector de la población trata de salir adelante creando sus propios negocios gracias a los microcréditos que conceden determinadas entidades bancarias o a las ayudas europeas, como apuntó Isabel Pagonabarraga, responsable de uno de estos programas. En zonas pequeñas aseguró que están dando un buen resultado y con la crisis se incrementarán los números de solicitudes de personas que optan por el autoempleo.

Por la tarde, el debate se trasladó al Hotel Abba, donde Aurora González, psicóloga técnica del programa Infancia en Dificultad de Cruz Roja, acercó a los asistentes el Manual de Buena Práctica en Acogimiento Familiar y luego mostró la situación de los niños afectados por la pobreza. El acogimiento, apuntan en este manual, es una alternativa propicia para abordar la consecuencias de los procesos de desamparo o maltrato familiar que deja a los niños en una situación extremadamente vulnerable. Entre estas dos ponencias, Carmen Monserrat, experta en acogimiento social y profesora de la Universidad de Girona, detalló cómo es el proceso en las familias numerosas.



URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/index.php?mod=noticias&mem=detalle&idnoticia=320272

Material Multimedia Relacionado