Las Migraciones en Aragón

13 de Octubre 2014
Las Armas, una carrera de color y diversión



Un gran duomo de colores y un tótem poliédrico construidos en cartón en el taller de vecinos del verano pasaron a ser el epicentro de la fiesta por unas horas. La calle Las Armas, con su patio interior y la plaza exterior, el solar del circo social y la escuela de música "se vistieron" con motivos coloristas de papiroflexia y pasaron a ser los espacios principales de la undécima edición de Ia Carrera del Gancho, bajo el lema Calles de color. "La Carrera volvió a ser un éxito de participación y convivencia intercultural y se consolida como motor cultural y social del barrio y que impregna con su recuerdo la vida del Gancho todo el año", manifestó José Manuel Latorre, coordinador de la Carrera del Gancho.

Este año, la programación volvió "al lugar donde nació", destacó Latorre, "a aquel solar de Las Armas donde los niños hicieron el primer graffiti artístico inspirado en Miró, en 2004, para mostrar y reivindicar el corazón del Gancho, a la vez, que para visibilizar su cambio y alertar sobre la urgencia de tenerlo muy en cuenta, ya que aunque late cada vez con más fuerza es preciso que entre todos le insuflemos oxígeno inversor, cultural y comercial con la participación vecinal".

Más de 500 personas protagonizaron los distintos rincones de talleres, muestras musicales o culturales, el espacio saludable o los juegos del mundo durante todo el fin de semana (20 y 21 de septiembre). Todas ellas pasearon por la calle Las Armas, "la calle ancha en la que cabe todo el mundo", engalanada para la ocasión con una alfombra y con diversos motivos de colores. La calle sirvió así como lugar de encuentro de los vecinos que acogieron a otros de diversos barrios de la ciudad, incluso del extranjero, como las 40 personas procedentes de Saint Girons o Berlioz en Pau, que fueron invitados y artistas de excepción.

IMPLICACIÓN VECINAL

Otro año más, la Carrera del Gancho sirvió para culminar el trabajo de todo un año preparando esta fiesta única en la ciudad, en la que "todos los vecinos y colaboradores hacen posible su celebración". "Atrás quedan los momentos de preparación, ensayos, talleres, reuniones, reflexiones, búsqueda de recursos, intercambio de ideas, alegrías y frustaciones, niños, jóvenes, mayores, artistas, educadores, entidades... A todos les estaremos siempre agradecidos", recordó Latorre.

Si la semana gastro-intercultural fue un éxito de participación, llenándose el aforo con más de 40 personas cada día, las exposiciones también fueron muy visitadas (Movilidad sostenible, en la calle Indiscreta; y Contraste, luz y color, en la Asociación de Vecinos Lanuza-Casco Viejo). El cine-concierto de Mickael Bentz abrió el festival Músicas Enganchadas, que permitió que los amantes del cabaret, las jotas de ronda, el flamenco o la fusión tuviesen sus momentos propios y masivos en las noches del sábado y domingo.

Entre otros momentos emocionantes, la Carrera regaló la verbena intercultural con la actuación del coro infantil del colegio Carmen y San José y la Oigan, y los protagonizados por los niños y jóvenes, que mostraron sus destrezas en los cuentos, la magia, el circo, la danza contemporánea y el teatro aprendidas a lo largo del verano.

Además, los talleres abiertos de artes plásticas, construcción de instrumentos musicales, escultura, estampación, juegos cooperativos o danza adaptada tuvieron especial seguimiento en la tarde del sábado, en la plaza Las Armas. Mientras, la visita guiada del domingo bajo el título El Gancho a ciegas permitió conocer el barrio a través de sensaciones no visuales.

La Carrera se completó con la celebración de la feria del vino y la cultura a la que asistieron curiosos y aficionados a la tertulia y los buenos caldos, que estuvo acompañada de momentos teatrales o musicales. Y colaboró con otras dos citas culturales: la feria Edición Limitada de Obra Gráfica y el festival Asalto.

"La compañía Los Navegantes acertó en la dirección artística y junto con las aportaciones de los vecinos y las casi 100 entidades y colectivos culturales implicados supo comprender y dirigir muy bien el proceso de la Carrera del Gancho culminada con más de 70 actos gratuitos", indicó su coordinador.

Un año más, la cita volvió a contar con la colaboración y el impulso de la Fundación Federico Ozanam, la Junta de Distrito del Casco Histórico y la Oficina del PICH, la Obra Social La Caixa y el Área de Acción Social, con la colaboración de Zaragoza Cultural y el Área de Turismo, a través de Regala Zaragoza.

"La Fiesta de Artes en la Calle y para la Convivencia que es la Carrera del Gancho tiñó de color las calles del barrio. Y utilizando el color como metáfora reivindicó la diversidad de vecinos y habitantes, en sus distintas lenguas, destrezas, capacidades, religiones..., a la vez que sirvió para fortalecer su reconocimiento, participación y pertenencia al barrio del Gancho", destacó José Manuel Latorre.



Fuente: El Periódico de Aragón
URL relacionado: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/la-cronica-zgz-casco-historico/armas-carrera-color-diversion_977122.html

Material Multimedia Relacionado