Histórico de artículos

15 de Noviembre 2008
La generosidad resiste bien la crisis económica


TORRECIUDAD.- Van Halen, voluntario de una parroquia católica de Phoenix (EEUU), observó en 1976 cómo una familia muy necesitada no tenía problemas para comer. Indagó y descubrió que obtenían la comida de un súper, que les daba los alimentos que no había vendido. El voluntario aplicó este modelo a otras familias y, poco después, éste se extendió a Canadá, Francia y el resto de Europa, donde hoy hay 226 bancos de alimentos en 18 países, agrupados en una Federación Internacional.

José Antonio Busto Villa es el director general de la Federación Española de Bancos de Alimentos. Busto aclara que un banco de alimentos `es una organización sin ánimo de lucro pero con modos empresariales, con voluntarios que se dedican desinteresadamente a recoger alimentos excedentes y a repartirlos entre entidades benéficas`.

Los bancos obtienen estos alimentos de `fabricantes, grandes superficies y cadenas de alimentación` y luego los reparten en `asilos, centros de acogida y otras instituciones de apoyo a discapacitados, inmigrantes, dependientes o enfermos de sida`. Busto subraya que el trabajo de los bancos consiste en `gestionar de manera eficaz esa distribución`.

Estos bancos no entregan la comida a personas concretas, sino a entidades que atienden a gente con `verdaderos problemas`, precisa Busto. La experiencia demuestra que es `mucho más eficiente` este sistema, que se calcula que ha beneficiado a más de 880.000 personas en España en el último ejercicio, con 75 millones de kilos de alimentos repartidos.

A pesar de las instalaciones que les ceden algunas administraciones, Busto advierte de que `las carencias son mucho mayores` para alimentar a los cerca de dos millones de personas que estima que necesitan estas ayudas.

Entre los colaboradores se encuentran ingenieros de minas o neurocirujanos, lo que es muy `edificante`. Mientras, los jóvenes colocan un stand en una gran o mediana superficie y solicitan ayuda a sus clientes. Estos resultados `son muy alentadores`, afirma Busto. La generosidad `resiste bien` la crisis, dice Busto, que se muestra preocupada ante el aumento en el número de personas que son atendidas por las instituciones.

Por último, Busto afirma que los bancos `no tienen carácter religioso y están abiertos a la colaboración de cualquier persona, pero es innegable que a muchos nos mueve la fe`.



Fuente: J.A. ARREGUI
URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/index.php?mod=noticias&mem=detalle&idnoticia=319315

Material Multimedia Relacionado