Las Migraciones en Aragón

16 de Diciembre 2014
Seguridad mundial made in Aragón



Hace 26 años que los hermanos Sallén, Jaime, Alfredo y César, junto con su socio Roberto Torres, pusieron en marcha en Binéfar la que hoy es una de las empresas más importantes y punteras de La Litera y de todo Aragón. Hablamos de PROYTECSA, una compañía dedicada al sector de la seguridad y que es un referente internacional en los tres productos que fabrican: robots para la desactivación de explosivos, esclusas y sistemas de acceso, y vallados inteligentes.

Los arcos de seguridad fueron los inicios de la empresa. “Mi hermano Jaime fue el que desarrolló nuestro primer arco detector de metales que diseñamos para el sector bancario”, explica César Sallén, vicepresidente de PROYTECSA y responsable del Área de Desarrollo de Negocio. Por aquél entonces, finales de los 80, los atracos a entidades financieras estaban a la orden del día; se cometían en España unos 6.200 atracos al año, una media de 17 al día.

“El arco que desarrollamos entonces permitía pasar monedas, llaves, paraguas, lo que lleva normalmente la gente, pero detectaba cualquier otro objeto peligroso. Fue una innovación tecnológica en aquel momento”, señala Sallén. La primera entidad en contratarles fue Banco Santander. El éxito del arco de seguridad hizo que pronto se sumaran a la lista de clientes otras entidades como Banco Sabadell, la Caixa, BBVA, Ibercaja, Banco Zaragozano o Caja Madrid, entre otras. Fue así como la empresa comenzaba a despegar y se hacía un hueco en el sector, marcando un referente en la seguridad de las entidades financieras.

Actualmente, esta línea de negocio sigue enfocada al sector bancario, organismos, empresas e instituciones que necesitan localizaciones en las que los accesos deban estar controlados. Así, hoy en día, esta línea cuenta con siete modelos diferentes de sistemas de paso inteligente entre los que, además de los arcos detectores, podemos encontrar sistemas de acceso controlado para estaciones de metro o tren, diseñadas con puertas automáticas, relegando así a los tornos tradicionales.

Los robots más avanzados e innovadores

Aún tendrían que pasar unos años hasta que PROYTECSA empezara a desarrollar el que es hoy su producto estrella: los robots guiados a control remoto para la desactivación de explosivos. Esta línea de negocio se inició con el Ministerio del Interior y Policía Nacional hace 15 años y se desarrolló conjuntamente con los TEDAX (Técnico Especialista en Desactivación de Artefactos Explosivos). “Desarrollamos una máquina acorde a las necesidades que el cuerpo policial tenía entonces; posteriormente, este robot se convirtió en estandarte a nivel mundial en el campo de la desactivación de explosivos”, asegura César Sallén.

Tal y como explica el vicepresidente, de explosivos, “lamentablemente”, saben mucho los cuerpos de seguridad españoles, por ello, trabajan con la empresa para mejorar el desarrollo de estos robots. La Policía Nacional, la Guardia Civil, el Ejército de Tierra, el Ejército del Aire y los Mossos d’Esquadra utilizan estos vehículos “made in Aragón” y que cuentan con diferentes modelos según las necesidades.

“Tenemos desde nuestro robot aunav.EOD, diseñado para combatir el terrorismo en España; hasta el aunav.SUPER, para el manejo de vehículos bomba, o el aunav.MEGA un robot especial para la vigilancia perimetral en infraestructuras críticas como centrales petroquímicas y nucleares, así como en grandes industrias”, comenta Sallén.

Precisamente, estos últimos están siendo muy demandados por los Emiratos Árabes Unidos y la zona del Golfo Pérsico para la vigilancia de los pozos petrolíferos. Son unos robots que llegan hasta los 18 metros de altura con sus brazos para poder coger artefactos y llevan incorporada una cámara térmica que por la noche permite detectar un vehículo a cinco kilómetros y a una persona a 2,5. “Ésta es la línea más importante para nosotros, es donde más presencia tenemos y donde más investiga la empresa”, confirma el responsable del Área de Desarrollo de PROYTECSA.

Dentro de esta línea, también fabrican un brazo robot para vehículos blindados del ejército, los RG-31. Cuando observan algún objeto sospechoso, el brazo se despliega y lleva un detector que permite manipular y desactivar los artefactos.

Angola, Arabia Saudí, Chile, EEUU, Marruecos, México y Vietnam, entre otros, son algunos de los países que forman parte de la lista de clientes de esta línea de negocio de la compañía binefarense.

La valla de Melilla

Pocos saben que la actual valla de Melilla tiene sello aragonés. Y es que PROYTECSA fue la encargada de llevar a cabo su remodelación tras la “Crisis de la Valla” de 2005, cuando más de 700 inmigrantes lograron cruzarla.

La empresa binefarense desarrolló un sistema de vallado tridimensional con sensorización y sistema CCTV (circuito cerrado de televisión) de videovigilancia que además de retardar notablemente el tiempo que tarda un inmigrante en superar los obstáculos, impiden que se lesione. Se trata de un sistema único en el mundo y por el que se interesaron países como Estados Unidos para su frontera con México.

Los vallados inteligentes son la tercera línea de negocio de PROYTECSA. Pero no sólo la valla de Melilla fue un referente en el sector de la seguridad. La compañía trabaja también con ADIF para la que elabora las vallas de protección de infraestructuras críticas en las líneas del tren de alta velocidad, además de para compañías eléctricas, térmicas, solares y petroquímicas que aplican esta tecnología en la protección de alguna de sus instalaciones. Entre ellas está Red Eléctrica de España, Gas Natural o el Ministerio del Interior. “Son sistemas de vallado que llevan detección de corte y de salto con un rango de cero falsas alarmas”, reconoce Sallén.

Innovación continua

Para poder llegar a ser un referente mundial en el sector de la seguridad, PROYTECSA ha dedicado grandes esfuerzos e inversiones a la innovación continua. “Tenemos competencia y eso es bueno, porque si quieres estar en línea con el mercado hay que innovar constantemente”, asegura el vicepresidente.

En el caso de los robots, la empresa oscense ha logrado adelantarse a sus rivales y, actualmente, son líderes en el mercado. “En esta línea de negocio tenemos competencia con empresas de Alemania, Estados Unidos y Canadá. Pero nuestros robots tienen muchísima potencia, hacemos máquinas que levantan mucho más peso, mientras que los de la competencia levantan 30 kilos, lo nuestros 200. Son robots que tienen un diseño de última generación y vamos en cabeza”, señala Sallén.

Los vallados inteligentes son la tercera línea de negocio de PROYTECSA
                        Los vallados inteligentes son la tercera línea de negocio de PROYTECSA

Para lograrlo, además del I+D, PROYTECSA trabaja conjuntamente con el cliente, para captar sus propias necesidades y desarrollar proyectos que les satisfagan. “Además tenemos que ser muy rápidos en el desarrollo, no puedes tardar años en, por ejemplo, diseñar un nuevo robot, porque si no, cuando lo acabes, la tecnología puede estar ya obsoleta”, explica el responsable del Área de Desarrollo de Negocio.

Todos los prototipos de las tres líneas de negocio se diseñan y fabrican en Binéfar, donde trabajan más de 130 personas. Aquí se ubica la planta de producción y de ingeniería. Como próximos retos, PROYTECSA se plantea seguir desarrollando sus tres líneas, especialmente la de los robots, y conseguir ser más modulares en el sector de vallas y arcos de seguridad, permitiendo un mejor diseño y facilitando su transporte para poder seguir llegando al mercado internacional.

Todo ello, siempre, bajo una misma premisa: una alta fiabilidad. En el sector de la seguridad, nada debe fallar.



Fuente: Aragón Digital
URL relacionado: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=127279

Material Multimedia Relacionado