Histórico de artículos

06 de Enero 2015
El alcalde de Gandía reivindica su padrón: "La muerte del policía en el tren de Madrid no pasaría aquí"



Arturo Torró, hiperactivo en las redes sociales, vuelve a generar polémica con su último comentario en Facebook, a raíz de la muerte de un agente de la Policía Nacional tras ser arrojado a las vías del tren por un inmigrante detenido hasta nueve veces en España. El alcalde de Gandía (del Partido Popular) manifestó ayer que «si en España se aplicase la política de empadronamiento de Gandía, el asesino del policía nacional Francisco Javier Ortega estaría en su país o en la cárcel». «Esto no pasaría aquí», insistía Torró pese a las críticas recibidas en respuesta a su comentario en la Red, algunas tachándole de «fascista». En su opinión, «hay que cambiar la ley de inmigración ya, sin complejos, para defender a los que nos defienden».

Torró fue más allá y redactó un artículo en recuerdo del joven agente de 28 años, «uno de los nuestros, de los que da la vida por sus ciudadanos, a los que defendía en el cumplimiento de su deber». En el texto entró a tratar el asunto de fondo: «en el apartado de la inmigración nadie se mete, nadie opina, por aquello de que te tachen de racista. Pero hay que diferenciar de forma muy clara, y sin complejos, lo que son inmigrantes legales, ilegales y los que delinquen legales, y los que delinquen y son ilegales, que es el caso que nos ocupa».

Y siguió a lo suyo, de forma directa, como suele acostumbrar el alcalde de Gandía: «vaya por delante mi máximo respeto a las personas que salen de su país para buscar el pan de sus hijos y familias, que no hay que confundir con los que llegan de forma ilegal, sin poder tener permiso de trabajo, y que viven muchas veces en condiciones infrahumanas, explotados y engañados por las mafias. Este último caso es el de Ali Raba, un delincuente reincidente, que arrastra hasta nueve delitos por robos y amenazas. Este personaje con el gobierno actual que presido, no se hubiese podido empadronar en Gandía, antes sí», remarcó.

HACHAZO AL PADRÓN

La política de Gandía respecto a la inmigración pasa por un control exhaustivo en busca de evitar la entrada de personas en situación ilegal que «no llegan para trabajar». Su alcalde saca pecho al hablar de «la ciudad más segura de la Comunidad Valenciana». En Gandía han pasado de 81.000 a 76.403 habitantes. «De esos casi 5.000, el 91% eran personas extranjeras que residían en otras localidades para conseguir poco a poco los papeles o bien en sus países de origen recibiendo ayudas de Gandía, y el 9% eran españoles que se beneficiaban de subvenciones al empadronarse en Gandía aunque vivían en poblaciones vecinas», explica el alcalde.



Fuente: El País
URL relacionado: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/01/06/54abbf69e2704e30558b456f.html

Material Multimedia Relacionado