Las Migraciones en Aragón

20 de Febrero 2015
Desarticulada una red pakistaní que introducía inmigrantes para explotarlos laboralmente



Cinco detenidos, al menos uno de ellos en el barrio de Yagüe de Logroño, y numerosos registros tanto en la capital riojana como, sobre todo, en Calahorra. Ese es el balance provisional de la operación 'Kaoba' que durante la jornada de ayer desarrollaron agentes del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil en La Rioja, Navarra, Aragón y País Vasco y que ha permitido desarticular un grupo criminal asentado en España desde al menos el año 2007 y al que se atribuye la comisión de delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros -favorecimiento de la inmigración clandestina-, trata de seres humanos, falsedad documental y contra los derechos de los trabajadores.

Poco antes de las 11 horas de ayer los vecinos de Calahorra y Yagüe se veían sorprendidos por la gran presencia de agentes del GAR fuertemente armados. Era el inicio de una operación que en Logroño se desarrolló hasta prácticamente las 17 horas y que en el ciudad riojabajeña se dio por concluida pasadas las 15 horas. En la capital riojana los agentes registraron una vivienda del número 120 de avenida de Burgos. Allí detuvieron a un responsable de la trama.

En Calahorra se practicaron, al menos, cuatro registros: dos viviendas ubicadas en las calles Grande y Numancia, de la que los agentes salieron con equipos informáticos y cajas con documentación; un establecimiento de alimentación en la calle Sol; y un kebab de la calle Maestro Vives. En Tudela (Navarra) y Tarazona (Aragón) también se practicaron registros.

En condiciones infrahumanas

Según la información facilitada por la Guardia Civil, la trama se dedicaba a facilitar la salida de Pakistán a inmigrantes hacia Europa de modo fraudulento mediante el pago de importantes cantidades de dinero y utilizaban como tapadera locutorios y 'kebab'. Así, una vez que conseguían entrar en suelo europeo el grupo criminal les alojaba en alguna de las viviendas que eran controladas por sus miembros. Además, la mayor parte de los recién llegados se convertían en una suerte de 'esclavos' de la organización frente a la que contraían una importante deuda. Así, la mayor parte de los recién llegados eran explotados laboralmente y la organización les empleaba en sus negocios -establecimientos de comida rápida (kebab) y tiendas de alimentación, fundamentalmente- en condiciones infrahumanas. Esa situación se sostenía, en el mejor de los casos, tres años. Cuando consideraban que la deuda estaba salvada la organización tramitaba la residencia regular en España alegando arraigo social.

Silencio y miedo

El silencio de las víctimas era absoluto y los investigadores apuntan que ninguno de ellos había interpuesto denuncia alguna. Detrás de esa circunstancia está el miedo que les infligían ya que si alguno de ellos se negaba a pagar la deuda le amenazaban, tanto a él como a sus familiares residentes en Pakistán.

Además, los agentes que han desarrollado la investigación aseguran que varios de los integrantes de la organización cuentan con fluidas relaciones con la comunidad pakistaní residente en La Rioja, Navarra, Aragón y País Vasco. Esos contactos actuaban como 'facilitadores' y eran los que les proporcionaban el acceso a la documentación que precisaran para obtener la regularización de los inmigrantes trasladados desde Pakistán de modo ilícito.



Fuente: La Rioja
URL relacionado: http://www.larioja.com/la-rioja/201502/14/desarticulada-pakistani-introducia-inmigrantes-20150214004917-v.html

Material Multimedia Relacionado