Histórico de artículos

02 de Diciembre 2008
El rejuvenecimiento del Alto Aragón se debe a los inmigrantes


Alicia Alted destacó que "Aragón ha sido siempre un país de inmigración", en especial desde mediados de los años cincuenta "cuando se produjo la crisis en el modelo de economía eutárquica y de forma paralela, el proceso de reconstrucción en Europa que implica una exigencia de mano de obra". El proceso de industrialización del país provocó "cambios, reflejados en el abandono de la población rural y el traslado a ciudades de tipos medio o bien, aquellas donde se crearon polos de desarrollo industrial, a comienzos de los años sesenta, entre ellas Zaragoza".

En este proceso, "la provincia de Huesca ha jugado un papel importante porque ha perdido población y desde finales de los años noventa ha habido repunte de crecimiento poblacional, gracias a la inmigración. En especial, se ha detectado en la capital. Hay características conjuntas que afectan al conjunto de la Comunidad de Aragón, a excepción de Zaragoza donde se aprecia un crecimiento macrocefálico".

Sin embargo, reconoce que "Huesca ha ganado en habitantes y se aprecia aumento en las comarcas de Sobrarbe y Ribagorza, gracias al turismo, tanto de verano como de invierno, en auge". La inmigración reciente presenta unas características diferenciales, "el mayor porcentaje ha sido marroquíes, que se han orientado hacia zonas de cultivo agrario, el sector de la construcción. El sector de rumanos es, también, importante, y disminuyen en otros colectivos". El porcentaje de hombres, respecto al de mujeres, entre inmigrantes marroquíes "es mayor respecto a otras zonas de España donde hay más equilibrio. Por ejemplo, entre los latinoamericanos, es mayor el porcentaje de mujeres". Según explica, "aquí hay un tipo de inmigración golondrina muy importante, sobre todo en determinadas comarcas agrarias".

El rejuvenecimiento de la población aragonesa se debe, en buena medida, a los inmigrantes. "En la provincia de Huesca se aprecia este fenómeno y sobre todo en Teruel, que registra la tasa de población más envejecida, no solo de España sino de toda Europa. En el caso de Aragón se nota mucho y es importante en núcleos pequeños que estaban en fase de descenso donde ha notado un cambio en tendencias". En estos aspectos considera que "la presencia de los inmigrantes es muy positiva" y señala que el crecimiento de los últimos años en la economía española se debe, en gran medida, a ellos.

ESPAÑA Y ARAGÓN

El programa de actividades está organizado por el Centro de la Memoria de las Migraciones de Aragón, UNED, Fundación Ramón J. Sender y CRA de Monzón para analizar, en conjunto, el fenómeno global de la inmigración desde un doble marco geográfico, España y Aragón. El curso está dirigido, en especial, a personas interesadas en el tema, alumnos universitarios y profesores, del 1 al 15 de diciembre.

En los próximos días intervendrán Carlos Gómez Bahíllo, director del Departamento de Psicología y Sociología de la Universidad de Zaragoza; Jordi Garreta, profesor del Departamento de Geografía y Sociología de la Universidad de Lérida; Joan Joseph Pujadas, profesor del Departamento de Antropología de la Universidad Rovira i Virgili y Rosa Aparicio, catedrática de Sociología en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universidad Pontificia de Comillas



URL relacionado: http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=266320

Material Multimedia Relacionado