Las Migraciones en Aragón

09 de Junio 2015
Mínimo histórico en la concesión de permisos de trabajo a inmigrantes en Aragón



Menos que nunca. Los permisos de trabajo concedidos a ciudadanos extranjeros en 2014 en Aragón suman la cifra más reducida de la serie histórica y evidencian los cambios significativos que ha experimentado el mercado laboral a lo largo de la crisis, especialmente desde 2009.

La cifra no ha dejado de caer desde que la burbuja inmobiliaria explotara. El año pasado apenas se concretaron 3.771, cuando el curso anterior se cerraron 6.325. Sólo en el mes de mayo de 2008 (antes de la última gran temporada estival) ya se firmaron más permisos de trabajo que en todo 2014. La tendencia en este año es de nuevo a la baja, ya que apenas se concedieron 410 entre enero y febrero, la cifra más exigua hasta el momento en el citado período.

El principal motivo de este fuerte retroceso es claro. "Es el empresario el que hace efectiva la solicitud a la Seguridad Social, por lo que ante la falta de necesidad de mano de obra, lógicamente hay menos contrataciones, sobre todo teniendo en cuenta que la inmigración que ha tenido España ha sido fundamentalmente económica", explica Antonio Ranera, responsable de Inmigración de UGT Aragón.

Los inmigrantes que llegaron a la región a lo largo del año pasado se ocuparon, sobre todo, en negocios e industrias de la provincia de Zaragoza, que centralizó más del 85% de las concesiones, según los datos del Instituto Aragonés de Estadística. A la par, se han denegado 750 solicitudes por no cumplir con los requisitos.

En la evolución de la estadística influye también el freno en la llegada de inmigrantes. "Durante los primeros años de este siglo llegaban muchos trabajadores, especialmente en sectores como la construcción o la hostelería. Ahora ese flujo se ha detenido y ha comenzado una lenta de marcha de personas a sus países de origen", apunta Ranera.

Cabe destacar que también ha descendido, de manera llamativa, el volumen de permisos otorgados a trabajadores por cuenta propia. Es decir, ciudadanos no comunitarios que se dan de alta como autónomos a la vez que ponen en marcha una tienda, un bar u otro pequeño negocio. En los dos primeros meses de este año (último dato disponible) se han dado, únicamente, 7 autorizaciones de este tipo, cuando las cifras de cursos anteriores al menos las triplican.

Nicaragua, Marruecos y China

La mayor parte de las autorizaciones que se acaban concretando son para personas llegadas de Sudamérica (con un claro predominio de Nicaragua, Colombia y Ecuador) y África (destacan los 603 marroquíes). Llaman también la atención los 540 permisos concedidos a ciudadanos chinos.

Visado para inversores

El Ejecutivo nacional quiere poner en marcha un visado de residencia para inversores extracomunitarios. Este dará derecho a sus titulares no sólo a vivir, sino también a trabajar en España. Estos visados se conceden a quienes invierten en deuda pública, fondos de inversión o sociedades de capital y a quienes adquieren una vivienda de más de medio millón de euros.

Según la propuesta del Gobierno, la concesión del visado de residencia para inversores extranjeros constituirá título suficiente no sólo para residir, como se reconocía hasta ahora, sino también para trabajar, y además se extiende este efecto a todo el tiempo que dure su vigencia, que se limita a un año.


Fuente: Heraldo de Aragñon
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2015/06/09/minimo_historico_concesion_permisos_trabajo_inmigrantes_365650_300.html

Material Multimedia Relacionado