Histórico de artículos

08 de Diciembre 2008
La crisis devuelve a los extranjeros a las tareas domésticas


El presente ejercicio empezó con 269.162 inscripciones, cantidad que en noviembre ascendía a 285.725, es decir, se contabilizaban16.563 trabajadores más. Ahora bien, este incremento corresponde a los inmigrantes, puesto que enero de 2008 terminó con 152.697 afiliados extranjeros, total que el pasado día 30 había subido en 16.995 personas hasta llegar a 169.692 afiliados.

Por comunidades autónomas, Madrid figura a la cabeza, con un total 67.700 empleados de hogar, seguida por Cataluña, con 55.543; Andalucía, con 31.790; C. Valenciana, con 23.642; y Galicia, con 20.686. La afiliación en el resto llega a 13.777 en País Vasco; 12.019, en Castilla y León; 9.596, en Baleares; 8.170, en Murcia; 7.924, en Canarias; 7.819, en Castilla-La Mancha; 7.122, en Aragón; 6.236, en Asturias; 4.076, en Navarra; 3.655, en Cantabria; 2.408, en Extremadura; y 1.560, en La Rioja. En las ciudades de Ceuta y Melilla la estadística refleja 677 y 1.324 trabajadores domésticos.

Promesa antigua

Mientras tanto, el sector espera impaciente la reforma prometida por el Gobierno en la anterior legislatura, para mejorar sus condiciones laborales. Argumentan que se trata de una actividad situada entre "los nuevos yacimientos de empleo", que da respuesta a las necesidades sociales crecientes, y cuyos derechos urge equiparar con los de otras profesiones.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado ha reiterado, en el Parlamento (Comisión del Pacto de Toledo), la necesidad de acometer los cambios anunciados, pero fuentes del Ministerio de Trabajo e Inmigración asumen que se trata de una modificación muy compleja y delicada. Las variaciones no podrán encarecer la mano de obra ni deteriorar la contratación, puesto que las cifras de la economía sumergida en el sector sobrepasan las 600.000 colocaciones.

Reivindicaciones


Algunas de las reivindicaciones planteadas consisten en el avance «sin demora» hacia la convergencia del sector de empleados de hogar con el régimen general de la Seguridad Social, que recoge a los asalariados, así como garantizar la aplicación efectiva de normas europeas sobre «la igualdad de trato y no discriminación».

Otra demanda, es la aplicación de la Ley de Igualdad hombre-mujer. Entre las propuestas para la reforma figuran que el contrato laboral se haga por escrito de manera obligatoria, una jornada máxima ordinaria de 40 horas semanales, un salario igual o superior al mínimo interprofesional, e indemnización en caso de despido. Los trabajadores también plantean la equiparación de la prestación de incapacidad temporal por enfermedad, para que los afectados puedan cobrar desde el cuarto día de baja, y regulación del desempleo para determinados casos como por ejemplo el del fallecimiento del empledor.



URL relacionado: http://www.heraldo.es/index.php/mod.noticias/mem.detalle/idnoticia.32695

Material Multimedia Relacionado