Las Migraciones en Aragón

29 de Julio 2015
Dos millones de kilos de solidaridad



Cruz Roja y la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) han iniciado, durante el mes de julio, la distribución de dos millones de kilos de alimentos procedentes del Fondo Europeo de Ayuda a los más Desfavorecidos (FEAD), promovido a su vez por el Gobierno central, para repartirlos entre familias residentes en toda la Comunidad Autónoma. Un total de 116 asociaciones aragonesas han seleccionado a las familias destinatarias de estas ayudas. Este programa tiene como objetivo repartir en su totalidad hasta 15 millones de kilos de alimentos por toda España.

En la provincia de Zaragoza, 23 asociaciones han sido las encargadas de hacer llegar esos lotes alimentarios a familias desfavorecidas. Cruz Roja Zaragoza ha sido la gestora de iniciar la distribución de alimentos.

“La causa principal de la necesidad de estas personas es la carencia de trabajo, lo que tiene como consecuencia directa la falta de dependencia económica”, afirma una de las integrantes de la Asociación de Familias Numerosas de Zaragoza, Ana Torrado, quien cuenta que uno de los requisitos principales para seleccionar a estas personas destinatarias es que vivan por debajo del umbral de la pobreza.

Uno de los datos más curiosos, según la integrante de la Asociación de Familias Numerosas de Zaragoza, es que el número de aragoneses que acuden a solicitar estas ayudas ha aumentado, mientras que el de inmigrantes cada año se mantiene. Los casos más comunes, según Torrado, son “familias en las que ambos progenitores trabajaban, y a día de hoy están desempleados”. “El mayor incremento que hemos experimentado ha sido por el desempleo de estos últimos años”, concreta.

“Lo que las familias realmente piden es un trabajo, es el punto clave; lo que todas demandan es la estabilidad laboral. A partir de ahí, se puede vivir bien y no se necesitan estas ayudas”, explica la integrante de la asociación. “Estos alimentos no durarán más de tres meses, pero es un comienzo, es un empujón para que estas familias sigan luchando por tener una vida mejor”, ha comentado Torrado. Esta asociación, en concreto, operará con 26.000 kilos de alimentos destinados a 1.400 personas que integran familias numerosas.

Lo que sí subraya Torrado es que son unas ayudas “para salir del paso, en ningún caso solucionan nada", sino que estas permitirán que las familias puedan invertir ese presupuesto que destinaban a la bolsa de la compra en otros gastos igual de necesarios, como el alquiler de la vivienda.

La responsable del Programa de Alimentos FEAD de Cruz Roja, Cristina Barón, manifiesta que la primera Fase se encarga de cubrir las necesidades de 14.000 beneficiarios en toda la provincia zaragozana a través de las Asambleas Locales de Cruz Roja, Asociaciones o de los propios Ayuntamientos de cada una de las localidades. “Van a acercarse a ayudar un número incalculable de voluntarios, hay mucha gente dispuesta a ayudar y a ofrecer sus servicios por esta causa social”, cuenta Barón.

El número de aragoneses que piden estas ayudas ha aumentado
                                   El número de aragoneses que piden estas ayudas ha aumentado

El proceso de selección ha sido el siguiente: los individuos o grupos familiares necesitados se han acercado a estas asociaciones benéficas, han pedido la ayuda pertinente, y estas organizaciones han evaluado y valorado cada una de las situaciones.

Un trabajador social se ha encargado, durante los meses previos, de entrevistar y revisar la documentación que han presentado estas personas (se realiza un estudio económico y se evalúa la situación laboral), y deciden si se incorporan a este programa solidario. En muchas ocasiones, estas asociaciones trabajan coordinadas con trabajadores sociales o educadores de otras entidades sociales.

Más de 113 millones de kilos repartidos por todo el país 

Cruz Roja Española y la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) han comenzado su campaña de reparto en esta primera fase en julio, donde se espera hacer llegar hasta 113,15 millones de kilos de alimentos por todo el territorio español, empezando por 15 millones en esta primera fase. Esta iniciativa forma parte del Programa Operativo del Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) 2014-2020, y tiene tres fases concretas: la primera acaba de comenzar en julio, la siguiente será después del verano y la última, a principios de 2016.

Este Programa está cofinanciado en un 85% por el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD) y en un 15% por el presupuesto nacional. En su desarrollo colaboran, además, los Ministerios de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Empleo y Seguridad Social; y Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El objetivo del programa es repartir 113,15 millones de kilos de alimentos en toda España, lo que supone un incremento de 64 millones de kilos de alimentos en relación con el Programa de 2014. Además, como novedad, se contribuirá a la inclusión sociolaboral de estas personas desfavorecidas, de cuya implementación se encarga el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El Programa cuenta con 124 millones de euros de presupuesto, de los cuales 118,5 se han invertido en la compra de alimentos y 5,5 se destinarán a gastos administrativos y de almacenamiento de las Organizaciones Asociadas de Distribución.

Estas ayudas van dirigidas a casi dos millones de personas desfavorecidas
                    Estas ayudas van dirigidas a casi dos millones de personas desfavorecidas

Desde los centros de Cruz Roja y Fesbal (que repartirán los alimentos en partes iguales), se repartirá la totalidad entre más de 7.000 organizaciones sociales procedentes de todas las CCAA. Las entidades solidarias, a su vez, serán las encargadas de hacer llegar estos paquetes alimentarios a las personas más desfavorecidas de su lugar de origen. El dato más positivo del programa es que, en esta ocasión, se cuenta con 64 millones de kilos de alimentos más que en la misma campaña de 2014.

Estas ayudas van dirigidas a casi dos millones de personas desfavorecidas: individuos o grupos familiares especialmente vulnerables, como son familias con menores y/o personas mayores a su cargo, familias monoparentales, personas con discapacidad física, psíquica o sensorial, personas incapacitadas para el trabajo o afectadas por toxicomanías o sida, menores en situación de desamparo, mujeres maltratadas, minorías étnicas, inmigrantes, refugiados, asilados, ex reclusos, transeúntes, y personas mayores perceptoras de las pensiones más bajas.

Los alimentos que se incluyen son de carácter básico, poco perecederos, de fácil transporte y almacenamiento. La selección de los mismos se ha llevado a cabo gracias a un estudio nutricional que se ha realizado a las familias beneficiarias. Los lotes de ayuda contienen aceite de oliva, pasta alimenticia, arroz, tarros y cereales infantiles, leche de continuación en polvo, garbanzos, alubias, leche UHT, atún en conserva, tomate frito, galletas, crema de verduras deshidratada, fruta en conserva sin azúcar añadido y judías verdes en conserva.



Fuente: Aragón Digital
URL relacionado: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=135250

Material Multimedia Relacionado