Histórico de artículos

03 de Agosto 2015
Reino Unido ordena a los caseros que echen a los inmigrantes y paga a los taxistas para alejarlos de Calais



La Administración británica está desbordada por la grave crisis migratoria que vive Calais. Así, mientras en Kent pagan 150 libras a los taxistas para que desplacen a los inmigrantes de Dover a Londres debido a la falta de hogares de acogida, el Gobierno de David Cameron ha anunciado este lunes que los caseros británicos tendrán que expulsar a los inmigrantes que pierdan el derecho de residencia, pudiendo hacerlo sin necesidad de autorización judicial.

Los inmigrantes que han tratado de cruzar el túnel de Calais están siendo trasladados a nuevas viviendas en Londres a costa del contribuyente, que es quien paga los taxis en los que realizan el viaje, según ha recogido el diario The Telegraph.

Los taxistas del condado de Kent reciben 150 libras por conducir a los inmigrantes a un alojamiento temporal a más de 100 kilómetros de distancia. Una tarifa que no es "tan inusual", como han señalado las autoridades del condado.

Han recurrido a esto debido a que los servicios locales no pueden hacer frente a un número tan elevado de peticiones de asilo. Aseguran que el número de jóvenes que solicita asilo se ha duplicado, pasando de 368 en marzo a 629 a finales de la semana pasada.

Los viajes los pagan los servicios sociales del condado, que se han quedado sin sitios en los albergues en los que suelen acoger a los inmigrantes.

Kent está sin capacidad para acoger más inmigrantes

Un taxista en Dover ha comentado que su empresa había sido contratada para realizar alrededor de siete u ocho viajes a Londres la semana pasada, dando lugar a una factura que supera las 1.200 libras

El Ayuntamiento de Kent, desbordado

El Ayuntamiento de Kent ha asegurado que está haciendo todo lo posible para hacer frente a esta crisis migratoria, que en la última semana ha vivido 3.500 intentos por entrar en el túnel que conecta el país con Francia.

Paul Carter, alcalde de Kent, advirtió la semana pasada de que tenía un déficit presupuestario de 5,5 millones de libras debido a los "ejercicios masivos de logística" de cuidar a los recién llegados.

Además, aseguró que el condado se había quedado sin capacidad para acoger más inmigrantes, ya que la crisis en Calais "no ha dado muestras de terminar".

Hoteles y manutención

Mientras tanto, los inmigrantes son enviados a hoteles de tres estrellas en Lancashire, donde tienen tres comidas diarias y una paga en efectivo de 35 libras a la semana, según señalan varios medios.

Un portavoz del ayuntamiento de Kent ha señalado que: "Ha sido necesario transferir a algunos en taxi, cuya tarifa de 150 libras no es tan inusual, dependiendo de la distancia".

"Estamos tratando de mantener estos costos al mínimo y hemos negociado las mejores tasas mediante acuerdos con algunas empresas. Esperamos recuperar estos gastos del gobierno central a su debido tiempo".

Expulsados de las viviendas

Los caseros británicos deberán expulsar de sus casas a los inmigrantes que pierdan el derecho de residencia en el Reino Unido, sin necesidad de autorización judicial, según las nuevas medidas anunciadas este lunes por el Gobierno.

Según esta medida, los caseros tendrán que asegurarse en primera instancia de que no alquilan sus propiedades a personas sin derecho a residir en el Reino Unido.

En caso de que los inquilinos pierdan posteriormente su permiso de residencia, les caduque el visado o se les deniegue la petición de asilo, los podrán expulsar de la vivienda, en algunos casos sin necesidad de autorización judicial.

El Ministerio del Interior comunicará a los caseros el nombre de los solicitantes de asilo cuya petición ha sido rechazada y que por tanto no tienen derecho a quedarse en el país.

La ley de Inmigración, que solo se aplicará en Inglaterra -otras regiones británicas tienen su propia normativa-, penalizará a los caseros que no efectúen las comprobaciones necesarias antes de alquilar su propiedad.

La crisis migratoria le ha supuesto a Kent un déficit presupuestario de 5,5 millones de libras

La sanción puede ser una multa o una pena de prisión de hasta cinco años, según los datos adelantados hoy.

"Estamos decididos a combatir con fuerza a los caseros que hacen dinero de la inmigración ilegal, explotan a gente vulnerable y socavan nuestro sistema de inmigración", ha asegurado Greg Clark, ministro de Comunidades.

Multas a los camioneros

En los dos últimos meses nueve inmigrantes han perdido la vida tratando de cruzar el Euro-túnel, el último de ellos el pasado martes cuando un hombre fue atropellado por un camión al que trataba de subirse.

De hecho, los camioneros están afectados también por esta crisis migratoria. Ahora se enfrentan a multas de entre 1.00 y 2.800 euros si la policía descubre a inmigrantes ocultos en sus vehículos.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/internacional/2015/08/03/55bf199fca4741a2578b4572.html

Material Multimedia Relacionado