Las Migraciones en Aragón

30 de Agosto 2015
Japoneses que hablan fabla



Satoshi Terao, sociolingüista y profesor de la Universidad de Kyoto, es un estudioso y defensor de las lenguas minoritarias, de su lengua materna, el banshu, y también de otras de países más lejanos, como el mirandés, de Portugal, o la fabla aragonesa, sobre la que publicó el pasado año un libro en japonés.

En 2011 la lengua aragonesa fue incluida en la planificación del departamento de estudios extranjeros de la Universidad de Kyoto, y desde entonces cada curso entre 30 y 40 alumnos con formación en castellano profundizan durante dos semanas en la gramática, fonética y conversación básicas, y en su situación actual. "La lengua aragonesa tiene originalidad en España porque es la única lengua que no se enfrenta directamente con el castellano, sino que incentiva la convivencia de varias", comenta Terao.

El profesor nipón sabía de la existencia del aragonés desde su época de estudiante en la Universidad, pero fue en su primera visita a Jaca en julio de 1997 cuando la conoció más en profundidad, ocasión también en la que conoció al profesor Francho Nagore en el encuentro de la Asociación Internacional de Lenguas y Culturas Minoritarias.

Desde aquella primera incursión, Terao ha realizado una veintena de viajes al territorio aragonés, la última de ellas el verano pasado, para "saludar a mis orientadores en fabla", como los miembros del Consello d'a Fabla Aragonesa, el Ligallo de Fablans y la Asociación Cultural Nogará. El viaje también le sirvió para dar a conocer su libro sobre aragonés publicado en japonés, fruto de la tesis doctoral que presentó en 2013 sobre el proceso de promoción lingüística, comparando casos europeos, el aragonés y el mirandés especialmente, con casos asiáticos, como el Banshu y el Wenzhou, "la lengua nativa de la mayoría de los inmigrantes de China en España", explica Terao, quien se muestra defensor de la Ley de Lenguas aprobada por el ejecutivo aragonés en 2009: "espero que la ley de 2013 la cambien otra vez en poco tiempo", dice.

De sus investigaciones y estudios por el mundo sobre la preservación y promoción de lenguas minoritarias en sus respectivos países, se muestra esperanzado: "su promoción es difícil en general, pero hay posibilidades".

Pese a lo que pueda parecer, el castellano o el aragonés son lenguas que no resultan difíciles de aprender para los estudiantes japoneses. "Son fáciles, comparadas con el inglés son lenguas muy accesibles, especialmente en lo que se refiere a la pronunciación", apunta.

Algunas de las noticias y fotos de Satoshi Terao, muy activo en el entorno digital en todo lo referente a la difusión y promoción de lenguas minoritarias, son difundidas a través de Chesús Agustín, promotor de la lengua aragonesa y de la página de facebook L'aragonés En Plana, en la que comparte abundante información y noticias sobre la lengua aragonesa, su enseñanza y promoción, así como la cultura y costumbres de la tierra.

A través de esta página entró en contacto con Satoshi y empezó a compartir sus fotos y comentarios, que pueden ser tanto de sus clases como de camisetas incitando a 'charrar aragonés' por las mismas calles de Kyoto. "Me parece que es de agradecer que en el mundo se preocupen por nuestra lengua, cuando lo conocí me quedé impresionado", comenta Agustín, quien explica que a su buzón de correo le llegan consultas de otras partes del mundo. "Hay gente que me pregunta desde el extranjero si hay cursos de aragonés on line", dice.

Dentro de las acciones organizadas desde su Facebook, una de las más populares para corresponder el abrazo 'nipón-aragonés' es el concurso que iniciaron hace dos años de haikus, poemas tradicionales de tres versos inspirados en la naturaleza, pero en los que los participantes pueden encontrar la inspiración en Ordesa o en el mismo cierzo, porque en este caso deben ser escritos en fabla.


Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/2015/08/29/japoneses_que_hablan_fabla_479568_300.html

Material Multimedia Relacionado