Histórico de artículos

16 de Septiembre 2015
'Veo un futuro para mi familia en España'



La historia de Osama Abdul Mohsen ha tenido un final feliz. El padre sirio, al que una periodista húngara puso la zancadilla en un vídeo que dio la vuelta al mundo, ha llegado esta noche a Madrid, gracias a la ayuda de EL MUNDO.

Osama era entrenador de un equipo de Primera División en su país y ahora la Escuela Oficial de Entrenadores Fútbol y Fútbol Sala (Cenafe) estudia ficharle, tras leer el reportaje de los periodistas de EL MUNDO, Martín Mucha, Marina Sardiña y Alberto Domínguez. El refugiado sirio que salió en tren esta mañana desde Múnich, ya está en España y esta noche ha llegado a la localidad madrileña de Getafe, donde Cenafe le ha buscado un alojamiento. Un periodista de este periódico realiza el viaje con Osama y dos de sus hijos.

"Estoy muy feliz por la llamada del señor Miguel [Miguel Ángel Galán, presidente de CENAFE] para venir a España", cuenta Osama en el tren que partió que ya atraviesa España hasta llegar a Madrid. Osama da las gracias varias veces y recuerda: "Vinieron a por mí a Múnich y me dijeron 'Ven a España". "El futuro va a ser muy bueno para mi hijo en España", dice, emocionado.

'Pudimos morir en el viaje a Europa'

Días antes, durante la entrevista con EL MUNDO, realizada nada más llegar a Alemania, el padre sirio ya confesó lo duro de su odisea: "El viaje fue agotador y muy estresante. Muy difícil y peligroso. Mi hijo y yo pudimos morir durante el viaje a Europa". Osama se desplazaba con su hijo Zaid, de 7 años, que cayó derribado junto a su padre tras la zancadilla de la periodista Petra László. En Múnich, se encontró con su otro hijo, Mohammad Al Ghadabe, de 18 años, que emigró antes que ellos y arribó por mar a Italia.

"La patada de la periodista fue inquietante y dura... Mi sensación fue de sorpresa. Y después dolor cuando vi el miedo y el pánico en la cara de mi hijo. Zaid lloró durante dos horas. Estaba aterrado. Tras ello nos tomaron las huellas digitales, nos amenazaron con la cárcel", confesó angustiado.

Osama Abdul Mohsen también relató que su sueño era reunir a toda su familia y pidió ayuda para que les apoyasen a la hora de poder juntar a todos su parientes.

El llamamiento lanzado por Osama a través de las páginas de este periódico no cayó en saco roto y la escuela de entrenadores se puso en contacto con el periodista de EL MUNDO, Martín Mucha, para intentar localizarle. A partir de entonces, la escuela envió a Múnich a Mohamed Labrouzi, un alumno marroquí que habla árabe, para ir a buscar a la familia.

Osama (primero a la izquierda) junto a su equipo de fútbol.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/sociedad/2015/09/16/55f94e24ca4741f7388b4578.html

Material Multimedia Relacionado