Histórico de artículos

24 de Septiembre 2015
Hallado inconsciente un inmigrante en el salpicadero de un coche



Un BMW de color granate, del modelo 320 de la Serie 3, se adentra en la frontera melillense de Beni-Enzar. Por allí, cada día, pasan miles de vehículos y personas. "Un paso muy permeable y usado por las mafias de tráfico de personas", según explican fuentes policiales. Y por allí ha intentado entrar a España un joven guineano de 19 años. Lo hizo a las 10 de la noche del sábado oculto en el salpicadero del coche. Contorsionado. Jugándose la vida hasta el punto de perder la consciencia. Aunque lo encontraron inconsciente, en el hospital volvió en sí y está fuera de peligro, según fuentes policiales.

La Guardia Civil lo encontró tras sospechar del conductor del automóvil y de su acompañante: dos jóvenes varones. Los agentes los pararon y los bajaron del BMW, de matrícula española. Empezaron a inspeccionar el turismo utilizando, para ello, una máquina que detecta la presencia de latidos del corazón. "De repente, cuando estábamos examinando el coche, como sabían que iba a dar positivo, los dos hombres salieron corriendo", detallan fuentes de la Comandancia de Melilla. El piloto huyó hacia el lado marroquí —donde consiguió escapar del Instituto Armado—. El otro ocupante lo hizo, en cambio, hacia la ciudad autónoma. Allí, en la misma salida del recinto fronterizo, lo capturó una patrulla.

Los agentes, entonces, registraron "exhaustivamente" el vehículo y hallaron en el salpicadero al joven guineano. "Lo habían desmontado y vuelto a montar perfectamente. La extracción resultó muy complicada. El chico estaba en un mal estado. No reaccionaba a los primeros auxilios. No lo pudieron reanimar", relatan fuentes policiales, que añaden que se decidió trasladarlo inmediatamente hasta el hospital Comarcal, donde finalmente pudieron estabilizarlo. "Ahora está bien y fuera de peligro", subrayan estas mismas fuentes.

El detenido, un melillense de 23 años, que responde a las iniciales K. A., ya ha pasado a disposición judicial. La Guardia Civil le imputa un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. "Este tipo de doble fondos es muy habitual en este paso fronterizo, que atraviesan cada día más de 5.000 vehículos y 20.000 personas", recalcan fuentes de la Comandancia, que explican que recurren a este método los subsaharianos con más recursos: "Sabemos que pagan a las mafias más de 3.000 euros para intentar entrar así en España".

De hecho, hace apenas un mes, ingresó en prisión un español de 39 años que había atravesado Beni-Enzar con tres inmigrantes, de entre 18 y 25 años, ocultos en los bajos de un mismo vehículo. Viajaban en una situación "crítica" y poniendo en "grave riesgo su integridad física, ya que apenas tenían aire para respirar y soportaban altas temperaturas y los gases procedentes de la combustión.

El año pasado, al menos, 80 personas cruzaron la frontera de Melilla en dobles fondos, según los datos que manejan las fuerzas de seguridad. Un problema que no solo ocurre en esta ciudad autónoma. En Ceuta, otro de los puntos calientes, también se enfrentan a este fenómeno. Es más, como informa Efe, la Guardia Civil encontró este mismo martes a otro inmigrante subsahariano, natural de Guinea Conakry, escondido en el salpicadero de un vehículo. El conductor, un marroquí que iba a cruzar la frontera de Tarajal, ha sido detenido.



Fuente: El País
URL relacionado: http://politica.elpais.com/politica/2015/09/24/actualidad/1443086469_450433.html

Material Multimedia Relacionado