Histórico de artículos

15 de Diciembre 2015
España apuesta por un atletismo global



Es la nueva realidad de la globalización, un mundo cuyas fronteras se cuestionan cada día, límites que están marcando nuevas pautas de comportamiento en las sociedades actuales. Y el deporte, sobre todo el atletismo, no es ajeno a este fenómeno, con países que otrora brillaron en unas disciplinas -Jamaica, por ejemplo, en la velocidad- y ahora ven cómo su diversidad les lleva a lograr éxitos inauditos en pruebas antes inalcanzables.

En ese panorama también la esencia de muchos equipos nacionales, sobre todo los europeos, ha cambiado. Francia es uno de los ejemplos de esa heterogeneidad, con atletas en cuyo DNI aparece el país galo como lugar de nacimiento pero que presentan ascendencia foránea como hijos de inmigrantes de segunda o tercera generación.

Poco a poco España se va incorporando a ese perfil, un país receptor de inmigración con herederos absolutamente integrados en la sociedad, que alcanzan altas cotas también en lo deportivo. El equipo español que participó el pasado fin de semana en el Campeonato de Europa de campo a través es un ejemplo. En la nómina, 33 atletas, todos españoles, muchos de ellos con apellidos foráneos, pero en su mayoría nacidos o criados en España, donde vivieron su primer contacto con el deporte.

Alemayehu Bezabeh o Trihas Gebre, en categoría absoluta, se erigen quizás como algunas de las excepciones, que también existen, a este fenómeno de la globalización. Llegaron a España hace ya años, pero ya como atletas formados en su país de origen. Sin embargo, el resto, entre ellos muchos de los integrantes del equipo promesa que se proclamó campeón continental o del júnior que acabó cuarto, han mamado el deporte en las pistas españolas: Nassim Hassaous García, de madre española, nació en Las Palmas; Mohamed Jelloul lo hizo en Ceuta o Ayoub Mokhtar, que llegó con apenas cuatro años a España, se forjó atléticamente en Guadalajara.

"Es la nueva realidad mundial, la globalización es para todos y, por tanto, también para el atletismo", asegura Ramón Cid, director técnico de la Federación Española. "En muchos casos sólo su apellido habla de su origen porque en realidad son tan españoles como el resto, pisaron por primera vez una pista en nuestro país, tienen técnicos nacionales... Son hijos de inmigrantes de segunda o tercera generación. Es maravilloso que se integren en la sociedad también gracias al deporte".

De hecho, en categorías inferiores, en las inscripciones de campeonatos infantiles o cadetes, se aprecia un aumento significativo de niños de ascendencia foránea. "Hablamos de una cuestión social, otra cosa bien distinta es la nacionalización como estrategia. En ese sentido, la política de la Federación Española no es sospechosa", explica Cid. "Culturalmente quizás estos chicos se ven también más atraídos por el atletismo porque los ídolos de sus padres han sido El Guerrouj o Bekele".

Grandes resultados desde 1994

Los resultados históricos para España en los Europeos de cross se remontan a antaño, cuando el fenómeno de la inmigración aún no estaba arraigado. "La tradición nacional de esta disciplina es evidente", analiza Cid. "Recuerdo ir a ver de niño el cross de Lasarte, la época de Mariano Haro... Era también algo cultural, no sólo deportivo. Ahí radica una de las razones del éxito porque pese a la crisis la mayoría de las pruebas se han mantenido".

Sesenta medallas continentales acumula ya España en cross. "La actuación del equipo en Hyeres ha sido muy buena, de relumbrón en el caso de los chicos. Es un campeonato que les motiva y eso es clave. Y se ha demostrado que hay nombres y apellidos para el relevo", recuerda Cid. Sin duda, ejemplo de un atletismo global.



Fuente: Marca
URL relacionado: http://www.marca.com/atletismo/2015/12/15/566ff45d22601dbb438b45ce.html

Material Multimedia Relacionado