Las Migraciones en Aragón

08 de Diciembre 2015
Preocupación en Monegros por el descenso en habitantes


Como el resto de Aragón, Monegros había ido ganando habitantes hasta la llegada de la crisis. Sin embargo, desde el 2011, lentamente, ha ido perdiendo vecinos y, según las últimas estadísticas, extraídas del Nomenclátor del Gobierno de Aragón, la población total ha caído algo por debajo de los 20.000 residentes, situándose exactamente en 19.826.

No es la primera vez que la comarca se coloca por debajo de las dos decenas de millar. Sin embargo, el dato ha producido cierta preocupación entre los responsables políticos, que temen las consecuencias de la pérdida de peso demográfico. "Se trata de un goteo, no de un descenso progresivo y acelerado, pero siempre es preocupante que la gente se vaya marchando", subraya Alfonso Salillas, vicepresidente de la comarca y alcalde de Villanueva de Sigena, que recuerda que un padrón anterior arrojó casi 21.000 habitantes.

En su opinión, una de las causas del retroceso poblacional puede ser la marcha a las ciudades de los jóvenes una vez terminado su periodo de formación. Además, apunta a las dificultades para la instalación de nuevas industrias en el medio rural, donde los empresarios no tienen fácil el acceso a la energía eléctrica, al contrario de lo que pasa en Zaragoza. Monegros, por otro lado, es una tierra que depende en gran medida de la agricultura y la ganadería, "dos sectores de la economía que llevan años estancados", según Salillas.

Francisco Villellas, alcalde de Sariñena, capital de la comarca con unos 4.300 habitantes, sostiene que la causa del descenso está en el regreso a sus países de inmigrantes que habían encontrado trabajo en la comarca, principalmente magrebís, suramericanos y rumanos. Además, recalca, "el crecimiento vegetativo es negativo, se producen más muertes que nacimientos".

"Sariñena se mantiene estable, con unas pedanías que se despueblan y otras que ganan residentes", asegura Villellas, que indica que las localidades bien situadas, como Bujaraloz, o las más próximas a Zaragoza, como Perdiguera y Leciñena, son de las pocas de la comarca que registran cierta tendencia al alza.

Para Salillas, la reducción del censo vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de abordar en serio la financiación de los ayuntamientos. "Los municipios deberían tener una mayor participación en los tributos del Estado", afirma. "Tal y como está organizado el sistema actual, los pueblos vivimos de mendigar subvenciones en las instituciones, pero esa, como se ve, no es la solución", denuncia.



Fuente: El Periódico de Aragón
URL relacionado: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/preocupacion-monegros-descenso-habitantes_1072791.html

Material Multimedia Relacionado