Las Migraciones en Aragón

07 de Abril 2016
Francia cierra sus fronteras a los turistas melenudos y pobres



La intolerancia occidental hacia la inmigración (nada nuevo) tuvo en su día ejemplos más grotescos que dramáticos (como los actuales), pero igualmente irritantes. Es el caso de Francia, que hace medio siglo decidió prohibir la entrada de turistas vestidos de manera incorrecta y/o sin el suficiente dinero para que su estancia en tierras galas fuera claramente orientada al ocio y la diversión. Una inmigración selectiva y clasista, que además dirigía su ira hacia los músicos callejeros.

PARÍS, 5. (Del corresponsal de Efe)
Francia ha cerrado sus fronteras, sus aeródromos y sus puertas a la picaresca.
En adelante, la Policía de fronteras rechazará, de modo terminante, a todos los extranjeros que, vestidos de modo incorrecto y desprovistos de recursos, pretendan entrar en el país a título de "turistas".

Esta decisión se dirige principalmente contra los melenudos que, por esta época, llegan a Francia, guitarra a la espalda y macuto en bandolera, dispuestos a subsistir por medio de una molesta mendicidad-musical que ha sido ya objeto de numerosos desórdenes públicos.

Estos sujetos crean, constantemente, conflictos a las autoridades ya que sus Consulados se desinteresan de ellos y son los organismos franceses los que tienen que cargar con los gastos de expatriación.

Por todo ello, en adelante, el acceso al territorio francés quedará prohibido a las personas que no puedan justificar la existencia de recursos suficientes para su estancia, y cuyo aspecto exterior constituya un espectáculo indeseable.
La medida cuenta con el aplauso público.


Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/sociedad/2016/04/06/francia-cierra-sus-fronteras-los-turistas-melenudos-pobres-840985-310.html

Material Multimedia Relacionado