Las Migraciones en Aragón

03 de Julio 2016
Una ONG zaragozana reparte 10.000 meriendas en dos años



Era 4 de julio de 2014. Enrique Hernández paseaba por la calle con la recaudación de la venta de varios ejemplares de su libro auto publicado ‘Ordeñando a Davar’ –que cuenta la historia real de un inmigrante llegado a Zaragoza en patera- en un par de papelerías zaragozanas. De repente, una mujer se le acercó para pedirle 2 euros para dar de merendar a su hijo. Hoy no recuerda si se los llegó a dar, pero a raíz de ese suceso puede afirmar orgulloso que ya ha repartido más de 10.000 meriendas a cientos de niños en la capital aragonesa. Así nació el proyecto ‘Ningún niño sin merienda en Zaragoza’.

Este domingo celebran su segundo aniversario, dos años en los que cada sábado a las 17.00 han acudido puntualmente a su cita con los pequeños de los barrios de San Pablo y Tenerías –actualmente en torno a 150 chavales de hasta 15 años y de más de 100 nacionalidades distintas- sin excepción alguna. La cita, para ellos, es ineludible. “No hemos faltado ni uno, haya llovido o hecho frío. Los críos acuden igual. No les puedes fallar”.

Batidos y zumos, bollos y repostería, chocolate, piezas de fruta… en las bolsitas de merienda, preparadas de manera semanal en su sede del barrio del Actur de la mano de unos 15 voluntarios, hay “bastante variedad de productos” dependiendo de las donaciones de cada semana. Empresas locales como Chocolates Lacasa, Iberdulces, Galletas Asinez, Buenola o pastas Romero surten los almacenes de ‘Solidaria on line’ cada semana. Sin embargo, no todo es comida.

“Un día se me ocurrió recurrir a Laboratorios Berkos –ubicados en Pinseque- porque les damos muchas chuches a los chavales. Ellos nos donan pasta de dientes y cepillos. La verdad es que sin estas empresas ni los particulares no podríamos hacer nada. De ellos es este proyecto”, añade Hernández.

Además, casi todos los domingos un grupo de voluntarios sale a repartir comida a los indigentes. El fundador de ‘Solidaria on line’ destaca la honradez de quienes se acercan a recoger comida: “No vienen todas las semanas ni mucho menos, tan solo cuando lo necesitan. La gente es muy honesta en ese sentido”. Su sueño sería poder materializar sus esfuerzos en un comedor “enorme” para todos estos niños. “Me he encontrado con casos de niños que me decían que durante el fin de semana no comen otra cosa que no sea nuestra merienda. No tienen a dónde ir y es muy doloroso”.

Hernández, que a sus 60 años vive de alquiler y con una pensión de 400 euros al mes, cuenta con orgullo como, poco a poco, el proyecto ha ido creciendo de manera inimaginable. “Empecé yo solo repartiendo comida por El Gancho. Cuando vendía varios libros me metía al supermercado, compraba todo lo que podía y me iba a repartirla”, recuerda. Al poco tiempo se unió al proyecto David Juan Bonacho, que acababa de cerrar su negocio. Él es el encargado de toda la parte informática de ‘Solidaria on line’, nombre real de la ONG.

Su presencia en redes sociales es fundamental a la hora de convertirse en un punto de encuentro. Visitar su página de Facebook da una idea de la situación que atraviesan muchos zaragozano: “Necesito que me puedan comprar algo de comida para mis niños, estoy desesperada por favor no tengo nada”, “Estoy sola y embarazada de 7 meses con otra hija de dos años. No tengo ningún tipo de ingreso ni ayuda de nadie”. También se suma quien quiere echar una mano: “Tengo ropa de bebe para donaros. ¿Podría acercarme a entregarla?”. “En el último trimestre del 2015 lanzamos la página web, así como el grupo de facebook. La presencia en redes sociales es una de las principales entradas de colaboradores tanto a nivel particular como empresas”, asegura David Juan Bonacho.

Por otra parte, los expertos alertan del grave problema que supone una mala nutrición en la infancia y aseguran que es fundamental que consuman las calorías necesarias dentro de una distribución normal, es decir, de cuatro a cinco comidas al día: “El niño que no llega a las calorías mínimas puede sufrir una disminución del crecimiento derivada de la pérdida de peso que podría provocar enfermedades debido al déficit de hierro o de calcio”, explica Fleta, pediatra experto en nutrición infantil de la Universidad de Zaragoza. Además, existen numerosos estudios que hablan de la posibilidad de que afecte a su rendimiento, provocando la “pérdida de facultades mentales, funcionales y mentales”.

Mucho más que alimentos


A día de hoy, ‘Solidaria on line’ no solo ha repartido meriendas, también más de un centenar de 150 chaquetones de invierno, 2.000 juguetes, 1.000 artículos de material escolar, unos 200 pares de zapatos, una veintena de carros de bebé, unas 200 prendas de bebé y en torno a 300 bolsas de comida a familias e indigentes. “También hemos enviado comida y juguetes a otros puntos de España como Requena, Torrelavega y Palma del Rio desde donde varias familias desesperadas se han puesto en contacto con nosotros”, resume Hernández.

Además, practican el trueque: intercambian juguetes por alimentos a quienes quieran acercarse a su sede, o realizan encuentros como el que tendrá lugar el próximo 10 de julio en el bar El Gran Kaimán, en la calle Rebolería.


Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza-provincia/zaragoza/2016/07/02/una-ong-zaragozana-reparte-000-meriendas-dos-anos-942902-301.html

Material Multimedia Relacionado