Las Migraciones en Aragón

26 de Agosto 2016
Un menor en protección agrede con una silla al personal de seguridad del Centro de Observación y Acogida



Este jueves se volvió a repetir un nuevo episodio de desprotección y riesgo en el Centro de Observación de Acogida (COA) de Zaragoza. Un joven agredió con una silla al personal de seguridad que trabajaba en el turno de noche. En este altercado fue necesaria de nuevo la presencia policial, que se llevó arrestado temporalmente al joven denunciado.

Desde Educadores en Lucha insisten en que esta situación de desprotección que viven los menores del COA y los profesionales que les atienden es responsabilidad del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), que desde la complacencia está permitiendo que la entidad gestora del COA, Intress, esté acabando con un proyecto educativo y represaliando a los educadores veteranos que denuncian esta desprotección.

Queremos dejar claro que las principales víctimas de esta situación son los menores. La desorganización de Intress se ha convertido en un total caos desde junio, fecha en la que se vienen repitiendo este tipo de situaciones constantemente. No existe un proyecto educativo, han echado a compañeros veteranos, la mayoría de profesionales nuevos no son formados adecuadamente por Intress ni tienen experiencia con menores en protección. El COA se ha convertido actualmente en un centro de desprotección a merced de los menores con perfiles más complicados“, denuncian desde este colectivo, que en noviembre cumplirá dos años en huelga.

Insisten en que esta es un realidad que conocen todos los profesionales (Protección, Psiquiatría,Psicólogos, Policía…) que trabajan con los menores del COA. Advierten que el único que niega esta grave situación es Joaquín Santos, director del IASS, quien en sus contadas declaraciones públicas miente ocultando lo que, a nuestro juicio, es un flagrante maltrato institucional. Sobre sus últimas palabras, indicamos: “Es de una desvergüenza total salir a decir que estas situaciones de desprotección son normales en los centros durante verano. Que exponga la cifra comparativa de agresiones, intervenciones policiales, de 061 y de bomberos de otros años, a ver si es normal. En lugar de preocuparse de los niños está más pendiente de limpiar el nombre de Intress, entidad catalana de la que Inspección de Trabajo ya reconoció irregularidades laborales en la primera de nuestras cinco denuncias”.

Sorprendente criterio de Fiscalía de Menores

Desde este colectivo además de denunciar el conflicto social y político del COA también hemos incidido en todas las graves carencias que tiene actualmente el Sistema de Protección de Menores en Aragón. En este sentido también queremos expresar nuestra petición de una mayor implicación de Fiscalía de Menores, principal institución cuya principal labor es ser garante legal de todos los menores. Sin embargo en las últimas fechas nos hemos sorprendido con la disparidad de criterios con que está abordando las situaciones de desprotección denunciadas por nuestro colectivo.

“Creemos que Fiscalía de Menores debería estar vigilante del caos organizativo que sufren los menores en el COA. Sin embargo, parece invisible y sorda a nuestras denuncias públicas. Tampoco entendemos la diferencia de criterio que tiene con algunos menores respecto a algunas denuncias durante este verano. Resulta que a principios de agosto un menor de 14 años tras prestar declaración por un robo de un móvil con violencia, fue encerrado en calabozo y se le impuso una medida cautelar de seis meses de internamiento en el centro de Juslibol a la espera de juicio. Sin embargo, actualmente tenemos en el COA chicos más mayores que acumulan numerosas denuncias similares o más graves y no se les pone freno. Nos gustaría que alguien diera la cara y aclarara esta desproporción de criterio. Y si lo creen conveniente denunciar la falta de centros especializados para estos menores”, lamentan.

Aclaración de incidente en Juan de Lanuza

Por otra parte, desde el colectivo de Educadore en Lucha desean aclarar la noticia que ha aparecido en varios medios de comunicación que decía que dos menores del COA habían sido detenidos por amenazar con arma blanca a un educador. “Queremos insistir y aclarar que ambos menores, pese haber estado anteriormente en el COA, actualmente residían en la Residencia Juan Lanuza. Ésta es un centro de protección pero no un Centro de Observación y Acogida, que es el primer centro de emergencia al que acuden los menores en desprotección”.

Respecto a este incidente de Juan de Lanuza se demuestra una vez más que tanto el problema del COA como el del Sistema de Protección de Menores es estructural, no algo puntual como trata de excusar el director del IASS. “Cada vez que habla de menores en protección miente. Un día sale diciendo que hay centros especializados para todos los menores, otro día culpa a los educadores, otro afirma que todo es normal pero que hay alarma social por un problema laboral, otra vez hace chanzas sobre nuestras denuncias de las medicaciones diciendo que ningún padre mete en la boca la medicación a la fuerza a un joven de 17 años. Como director es un profesional pésimo, pero como persona le falta bastante sensibilidad con los menores en protección”, expresan.



Fuente: Arainfo
URL relacionado: http://arainfo.org/un-menor-en-proteccion-agrede-con-una-silla-al-personal-de-seguridad-del-centro-de-observacion-y-acogida/

Material Multimedia Relacionado