Histórico de artículos

10 de Octubre 2016
Salen de España más que los que llegan



Cristóbal Colón llegó a América el 12 de octubre de 1492. Fecha que marcó, también, el inicio del intercambio de bienes, culturas y personas entre España y el Nuevo Mundo.

Argentina, Bahamas y Cuba junto a Honduras, México, Perú y Venezuela son algunos de los territorios conquistados durante los cuatro viajes que Colón emprendió hacia el nuevo continente. 

Estos pasaron a formar parte de la Corona Española y, a los que años más tarde, se unieron otros tantos de la mano de personajes como Francisco Pizarro o Hernán Cortés.

Más de 500 años después del descubrimiento y tras la independencia de todos ellos, las relaciones entre España y sus antiguas colonias americanas siguen vigente aunque con matices.

Vozpópuli ha analizado los datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre los flujos migratorios entre Latinoamérica y España entre 2008 y 2015.

Durante los siete últimos años, cerca de 891.200 personas llegaron a España procedentes de sus antiguas colonias en Latinoamérica.

Sin embargo, la cifra de llegada de inmigrantes se ha ido desinflando con los años. En 2015, entraron a España menos de la mitad que en 2008, al pasar de 212.400 en aquel entonces a 102.970 el año pasado.

A pesar del fuerte descenso, 2013 marcó un punto de inflexión y las cifras se han recuperado paulatinamente en los dos últimos años.

Colombia ha sido el principal país emisor de inmigrantes entre 2008 y 2013. Supremacía que perdió a favor de Venezuela en 2014 y, que en 2015, llegó a su punto más álgido.

El año pasado llegaron a España 18.700 venezolanos, es decir, un 57% más que siete años atrás. Por detrás, Colombia con poco más de 11.400 lo que supone una caída del 69% con respecto a 2008.

De hecho, entre 2008 y 2015, el porcentaje de llegadas que más ha crecido corresponde a los inmigrantes de Honduras (un 69%) y Venezuela (un 57%). En el otro lado de la balanza: Perú (-77%), Ecuador (-76%) y Paraguay (-73%).

El punto de inflexión

Entre 2008 y 2015 se marcharon de España más de 894.000 personas. Cifra ligeramente superior a las llegadas. Y es que desde la crisis, la incidencia de la inmigración procedente de las antiguas colonias americanas ha disminuido.

Desde que España entró en recesión, el ritmo de entrada de inmigrantes iba menguando al tiempo que el de salida iba increcendo. No obstante, el año 2013 fue el punto de inflexión. 

Otro hecho a destacar es que en 2015 Argentina figura en ambas listas al convertirse en el tercer país que más salidas y entradas de inmigrantes registró.

Al analizar las cifras de las salidas entre 2008 y 2015, el mayor porcentaje de personas que dejaron España eran de Nicaragua (146%), República Dominicana (98%) y Cuba (49%). En el lado opuesto: Bolivia (-39%), Uruguay (-41%) y la ya mencionada Argentina (-36%).

Protagonistas

Edgard Marcano, Kir Her Yánez, Scarle García, Jacqueline Toribio y Maite Valadés: son testigos de estos flujos migratorios.

En junio de 2015, Edgard Marcano y otros 19 médicos venezolanos llegaron a España. A nivel laboral, el médico de 26 años "tenía un futuro profesional truncado" y, a nivel personal, "no podía desarrollarse". Así y bajo la premisa del "no tengo nada que perder", Marcano decidió emigrar, al igual que sus compañeros de promoción, a Salamanca para prepararse el MIR.

"Dentro de los países hispanohablantes, el que da una mejor oportunidad a nivel técnico es España. Tiene una relación costo-beneficio que no se comparan con otros países", explica Marcano. Presentaron el MIR, pero no todos aprobaron y "a pesar de no haber conseguido el objetivo primario, es más rentable seguir intentándolo aquí que volver", asegura.

Al comparar la realidad venezolana con la española, no lo dudan. "¿Crisis? Crisis es lo que se está viviendo ahora en Venezuela", dice Kir Her Yánez, un periodista venezolano que a sus 36 años lo ha "dejado todo para empezar de cero" en Madrid. Pero Yánez aún no forma parte de las estadísticas, ya que llegó a mediados de 2016 al igual que Scarle García.

La venezolana llegó a Barcelona en enero, gracias a la visa de trabajo que ha conseguido su marido. Él recibió una oferta para una aerolínea: "No estamos mal, pero no veo a España muy bien, siento que la situación laboral es bastante inestable".

Pero los venezolanos no son los únicos que se han sentido atraídos por España. El resto de las comunidades latinoamericanas que, alguna vez fueron colonias de la Corona española, también vienen al país. 

En el caso de Jacqueline Toribio, periodista peruana, lo que llamó su atención fue la oferta académica. "Siempre quise estudiar en la Universidad Complutense de Madrid" donde actualmente cursa un máster.

Para Maite Valadez, mexicana y con nacionalidad española, además de la opción educativa, España se perfila como "un reto cultural interesante". Sin embargo, admite que tomar la decisión de emigrar "fue más difícil que lo que hubiera sido en otros tiempos", consecuencia de la situación económica española.

De hecho, desde que estallara la crisis en 2008 ha disminuido el número de inmigrantes procedentes de las antiguas colonias españolas en América, pero el flujo se mantiene entre ambos continentes desde aquel 12 octubre de 1492. 



Fuente: Voz populi
URL relacionado: http://www.vozpopuli.com/actualidad/nacional/inmigrantes-procedentes-America-Latina-comenzara_11_961813810.html

Material Multimedia Relacionado