Histórico de artículos

03 de Noviembre 2016
La brecha de género, también en la salud



Es una evidencia que hombres y mujeres presentamos diferencias en muchos aspectos. Pero estas desigualdades tienen muchos matices y, entre ellos, los que incumben a la salud y a la asistencia sanitaria. Por ejemplo, en lo que atañe a la salud mental, el 15% de la población adulta residente en España presenta algún síntoma depresivo y estos casos son el doble de frecuentes entre las mujeres que entre la población masculina. Se trata de uno de los datos que arroja el amplio diagnóstico sobre recortes en salud y la asistencia sanitaria a mujeres en el informe Deficiencia e inequidad en los servicios de salud sexual y reproductiva en España y que sugiere la necesidad de un enfoque de género en la salud pública para mitigar las desigualdades que "repercuten negativamente en la salud física, mental, emocional y social" de las mujeres.

El documento, elaborado por Médicos del Mundo con el apoyo de 12 organizaciones de ámbito nacional e internacional, arroja que entre los mayores de quince años, ellas tienen una imagen de su salud peor que la que tienen ellos. En concreto, un 33% de las adolescentes manifiestan una percepción de su salud que no es buena, frente al 25% de los chicos que expresan esa visión. Y es que, de las diez principales enfermedades que tanto hombres como mujeres refieren padecer con mayor frecuencia, salvo la diabetes, todas ellas son más frecuentes en mujeres.

Asimismo, el informe hace hincapié en que en los últimos años se ha producido "una reducción en los servicios de salud mental y una medicalización excesiva, con abusos de tranquilizantes, relajantes y pastillas para dormir": el 21% de las mujeres toman alguno de estos medicamentos, frente al 11,6% de los hombres que lo hacen. Además, de las consultas por malestares psicosociales que se muestran en forma de sufrimientos anímicos o del cuerpo como ansiedad, angustia, cansancio, fática crónica o colon irritable y que copan alrededor de la mitad de consultas en Atención Primaria, entre el 70 y el 80% son originadas por mujeres.

Las desigualdades económicas también tienen su hueco. De la población que declaró que no pudo permitirse atención médica, dental o medicamentos en los doce meses que preceden a la publicación de este documento, fue mayor el número de mujeres que dijo no haber podido cubrir alguna de estas necesidades.

Educación y salud sexual "nula"

El informe sostiene que la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva "es casi nula" en lo que se refiere a la salud y la educación sexual, ya que, argumentan, "no hay un presupuesto específico asignado y hay deficiencias en su implantación". Según una encuesta llevada a cabo por la Sociedad Española de Contracepción en 2014, el 26% de las mujeres de entre 15 y 49 años no recurrieron a ningún método anticonceptivo en su primera relación sexual. Cifra que aumenta cuando se preguntó a mujeres con estudios primarios e ingresos bajos: sólo el 40% de ellas admitieron haberlos utilizado. En el informe, critican también que España adolece de centros de atención a la sexualidad juvenil, cuyo número es inferior a la veintena.

Además, el 80% del total de centros reconocidos para llevar a cabo técnicas de reproducción asistida son privados, por lo que, sostienen, "se genera una situación de desigualdad de acceso a los servicios y, por tanto, de la posibilidad de ser madres/padres al primar la situación económica. Situación que también se da a la hora de poder acceder a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE), critican en el informe. Según el mismo sólo el 10,1% de las IVE se llevaron a cabo en la red sanitaria pública en 2014 y, de hecho, fueron cuatro las comunidades (Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia) en las que no se realizó ningún aborto dentro de su sistema público. Derecho al que las mujeres inmigrantes en situación administrativa irregular no pueden acceder, ya que "no se les permite acceder a IVE dentro del Sistema Nacional de Salud ni a medidas de planificación familiar", critican en el informe.

El documento alerta sobre el número de cesáreas que se llevan a cabo en España y sobre las que la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó la atención recientemente ante la necesidad de realizarlas, tan solo, cuando son realmente beneficiosas y racionalizar, así, la tasa de intervenciones.Entre 2001 y 2011 estas aumentaron en España un 9,5% y el documento expone que existen inequidades al dar a luz en un hospital público dependiendo de la comunidad autónoma donde se halle: 27,5% en Extremadura y 12,6% en País Vasco.

Como resultado del conjunto de datos, cabe la reflexión de Beatriz Salgado, de Médicos del Mundo, quien señala la necesidad de "un enfoque de género en el ámbito de la salud" y que hace hincapié en que son las mujeres "las que encuentran más barreras para conseguir métodos anticonceptivos o las que tienen que recorrer kilómetros para acceder a un servicio de aborto legal" ya que en su Comunidad Autónoma no llevan a cabo "este servicio sanitario".

Violencia de género

En España, el 10,3% de las mujeres ha sufrido algún tipo de violencia física, el 25,4% psicológica de control, el 21,9% fueron víctimas de violencia psicológica emocional y el 8,1% sexual. El 45% de ellas acudieron a servicios de asistencia médica, psicológica, jurídica o social.

En el documento, critican que dentro de la Unión Europea, España es uno de los países con menos servicios sociales, déficit que "hoy se absorbe por los servicios sanitarios" y que consideran un "grave problema cuando tanto servicios sociales como sanitarios están limitando su oferta". Y no sólo por el sistema sanitario. De hecho, hay ocho comunidades autónomas en España en las que los recursos para víctimas de violencia sexual de género son iniciativas privadas dependientes de subvenciones públicas, lo que, denuncian, genera desigualdad territorial y no garantiza estándares mínimos en todo el Estado.

En cuanto al presupuesto del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para la violencia machista, reprochan que este se ha reducido en un 21.6%, pérdida que también ha padecido la partida para políticas de igualdad, que se ha visto mermada en un 18%.



Fuente: El Mundo
URL relacionado: http://www.elmundo.es/salud/2016/11/03/581b1e77e5fdea5c1d8b459d.html

Material Multimedia Relacionado