Histórico de artículos

23 de Noviembre 2016
La Unión Europea gasta más en bajas e incapacidad laboral que en desempleo



Los gastos sociales por discapacidad y las bajas por enfermedad en la Unión Europea son mayores que los destinados al desempleo. Así se desprende de un amplio estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Europeo (OCDE), en el que se analiza desde numerosas perspectivas los sistemas sanitarios de los países europeos.

En el informe se destaca que las enfermedades y los comportamientos poco saludables, como el consumo de alcohol y tabaco y la obesidad, suponen un gasto muy importante para los estados europeos, incluso mayor que el que se destina a las prestaciones de desempleo.

Señala la OCDE, que las personas que padecen enfermedades crónicas y/o adoptan actitudes que ponen en riesgo su salud abandonan de forma prematura el mercado de trabajo para recibir pensiones de invalidez, el paro o jubilaciones anticipadas.

Te puede interesar: El 99% está satisfecho de la masacrada sanidad pública española, según la OCDE

"Esta transición fuera del mercado de trabajo tiene un coste para los gobiernos", destaca. Así, para pagar las bajas y los permisos por enfermedad en la Unión Europea se destinó de media un 1,7%, frente al 1,2% que se dedicó al desempleo.

Enfermedades crónicas y muertes prematuras

El informe también señala que las enfermedades crónicas, la obesidad y el consumo de alcohol y el tabaco provocan la muerte prematura de más de 550.000 personas de 25 a 64 años cada año en los países de la UE, lo que supone "unos 3,4 millones de años de vida productivos potenciales".

Las enfermedades crónicas -cardiovasculares, problemas respiratorios, diabetes y problemas mentales graves- también tienen importantes repercusiones laborales para las personas que las padecen, como menor empleabilidad, jubilaciones anticipadas e ingresos más bajos.

Los grandes consumidores de alcohol y los ex bebedores son menos productivos en el trabajo y ganan menos que los bebedores moderados. Además, se ausentan en menos ocasiones del trabajo.

La causa fundamental es que tienen mejor estado de salud. Por ejemplo, en Finlandia, las ausencias de trabajo médicamente certificadas fueron 20% más altas entre los ex bebedores y los grandes bebedores que entre los consumidores moderados.

Tasa de empleo y enfermedades

Utilizando el los últimos datos de la encuesta SHARE (Encuesta de Salud, Envejecimiento y Europa), la tasa de empleo de las personas de 50-59 años que tienen una o más enfermedades crónicas es menor que la de las personas que no sufren enfermedades.

Lo mismo pasa entre las personas que son obesas, fumadoras o que consumen demasiado alcohol. Los trabajadores con depresión severa tienen dos veces más probabilidades de abandonar el mercado de trabajo de forma prematura.


Fuente: La Información
URL relacionado: http://www.lainformacion.com/espana/Union-Europea-incapacidad-laboral-desempleo_0_974604345.html

Material Multimedia Relacionado