Las Migraciones en Aragón

27 de Diciembre 2016
Navidad multicultural de nuestros deportistas extranjeros



Cada Navidad es distinta; cada persona guarda una historia. Las hay alegres, tristes, intensas... y también profesionales. No todo son reencuentros y celebraciones. El deber laboral aleja a las familias. Sirva el ejemplo de determinados deportistas. Mientras las plantillas de Real Zaragoza o Mann-Filter disfrutan de un par de semanas de descanso, Tecnyconta, Ríos Renovables o Zaragoza Femenino prosiguen con su actividad.

El pasado viernes, los rojillos desarrollaron un entrenamiento de puertas abiertas destinado a que los niños -no tuvieron colegio- se acercasen a sus ídolos; el 28 de diciembre se medirán al Joventut y, solo cinco días después, recibirán al todopoderoso Barça. Agenda más que apretada, que no permite a los jugadores extranjeros marchar a su país. Isaac Fotu da fe de ello.

"Me gustaría ir a mi casa para estar en familia, pero tenemos que jugar varios partidos importantes. El equipo es lo primero", comenta el neozelandés, que pasó la Nochebuena junto a un amigo. "Él y otros compañeros del basket me rodearán a lo largo de las vacaciones. No estaré solo", añade, antes de recordar lo que más añora: "Allí es verano y hace mucho calor. El clima es muy diferente al de España".

20.000 kilómetros separan a Fotu de la isla que le vio crecer a orillas del Oceano Pacífico. Playas que por estas fechas se llenan de grupos que celebran barbacoas. "Por Navidad es típico juntarse al aire libre. Se suele comer verdura, pollo y cordero. También echo de menos esos alimentos", completa, haciendo alusión a la cocina del país desde el que llegó en 2014. Por aquel entonces, era un desconocido; hoy, tras un periodo de cesión en Manresa y temporada y media al alza, nadie discute su proyección. "Estoy feliz aquí. Espero lograr muchos éxitos en Zaragoza, una ciudad que me encanta", ensalza, coincidiendo con Kosuke Fukatsu, colega japonés del Ríos Renovables de fútbol sala.

"No puedo viajar a mi tierra porque la competición apenas se detiene. Pasaré las fiestas en el pueblo de Iván (por Bernad) y con Nano (por Modrego). Después volveré aquí junto al resto", explica Fukatsu, que ya es fan del jamón. "Está buenísimo, pero estos días es tradicional comer alitas de pollo empanadas y bizcocho. En Japón se suele pasar la noche con las parejas", señala el cierre, que aterrizó en la capital aragonesa siguiendo los pasos de Toru Sato, nipón que pisó el parqué del Siglo XXI en la campaña 2013-2014.

En fútbol, tras el fugaz paso de Aria Hasegawa por la Romareda, la parroquia oriental queda únicamente representada por Minori Chiba. Se incorporó al Zaragoza Femenino en el pasado mes de abril y comparte piso con Sara Monforte y Gloria Villamayor. "Ambas se han marchado a sus casas (a Valencia y Paraguay, respectivamente) y como me quedaba sola han venido dos amigas a hacerme compañía", comenta Chiba, que recibe la visita de Tomo Matsukawa (Albacete CF) y Maya Yamamoto (Valencia CF). Sobre los banquetes, Chiba revela que "el arroz y la sopa estarán muy presentes en los primeros platos", y que "el pollo será la base de los segundos". Alimentos propios de Japón, que serán rematados al estilo aragonés. "Con el postre no tengo dudas: tomaremos trenza de Almudévar", concluye la futbolista, que el día 2 de enero deberá reincorporarse a los entrenamientos.

Fukatsu, por su parte, disputará el próximo compromiso oficial el 30 de diciembre, inmediatamente antes de Nochevieja. Esta festividad, tal y como ambos reconocen, en Japón se celebra de muy diversas formas. Aquí, en la lejanía, repetirán experiencia. Amigos, compañeros y mezcla de culturas como receta antinostalgia.


Fuente: Heraldo de Aragón
URL relacionado: http://www.heraldo.es/noticias/deportes/2016/12/25/amigos-intercambio-culturas-para-combatir-nostalgia-1149928-307.html

Material Multimedia Relacionado